QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

El talento artístico florece en L'Hospitalet

El Centre Tecla Sala expone una colección de obras contemporáneas locales

Paraules, paraules juega con términos que van desvaneciéndose o apareciendo.

Paraules, paraules juega con términos que van desvaneciéndose o apareciendo. / GABINET DE PREMSA DE L'AJUNTAMENT DE L'HOSPITALET

L’Hospitalet del Llobregat tiene una larga tradición artística que, a veces, obnubilados por los atractivos de Barcelona, tendemos a olvidar. Pero lo cierto es que se trata de una localidad en constante ebullición y donde cada vez son más los artistas que experimentan, innovan y presentan proyectos nuevos y originales. Para comprobarlo basta con pasarse cualquier día por el Centre d’Art Tecla Sala donde ofrecen una interesante exposición, Our garden needs its flowers, que reúne la obra de más de 50 artistas visuales, músicos y diseñadores realizada en los diversos espacios de creación de la ciudad. Arte contemporáneo en su esencia más pura que nos sorprenderá.

Los originales dibujos simbólicos de El aroma de la falta. 

/ GABINET DE PREMSA DE L'AJUNTAMENT DE L'HOSPITALET

Los comisarios, David Armengol y Albert Mercadé, han escogido este título en referencia al disco homónimo editado en 1985, donde los costamarfileños Jes Sah Bi y Peter One rindieron tributo a la música folk y country norteamericana fusionando estos sonidos foráneos con sonoridades autóctonas y mezclando idiomas. El álbum se agotó rápidamente y desapareció pero ha quedado como obra de culto de la música popular, plural y sin fronteras. Eso mismo pretende esta muestra, enseñar su diversidad cultural y la necesidad de cuidarla, como las flores citadas en el elepé.

Pinturas y relaciones

En la rampa de acceso a la planta baja podemos ver el primer ejemplo, Fluorescent Markov Beat, una instalación inmersiva de Óscar Martín, una serie de fluorescentes intermitentes que se apagan y encienden al ritmo de unos fuertes sonidos. Ya en la sala podemos ver el apartado Pintura en expansión donde Lolo & Sosaku juegan en H-Vector con la deconstrucción pictórica por medio de un cuadro que parece haber sido creado por un robot, entre tubos y otras estructuras metálicas, algunas en movimiento. Por su parte, German Portal ofrece Estudio para figura (y paisaje), una estructura de hierro en la que gravitan unos pequeños cuadros.

Lolo & Sosaku juegan con la deconstrucción pictórica en H-Vector.

/ EPC

Diego Tampanelli y Matteo Guidi representan Actitudes relacionales por medio de Estado de fuga, unas marcas pintadas sobre un papel durante 24 horas seguidas y la serie Donaciones, testimonio de la pandemia. Magnetismo y combustión es el título que engloba a Xavier Grau, David Franklin y Diego Paonessa. Del primero veremos una pintura acrílica con colores y líneas; Franklin aporta seis dibujos en tinta que contraen el espacio-tiempo jugando con el blanco y negro, mientras que el último destaca en Escala AC, cinco vasos de vidrio con un imán y electricidad que hacen girar unas bolitas.

Diego Paonessa presenta el original Escala AC. con unas bolitas en movimiento.

/ EPC

El compromiso y la naturaleza

Desde el compromiso reúne a varios artistas o colectivos. Guillaume Darribau ha hecho un reportaje fotográfico de denuncia sobre desahucios, luchas y protestas de los más humildes, mientras que SiteSize reivindica la cultura agraria en Subur por medio de una serie de acciones con fotos, vídeo y elementos de la tierra. En Potencia (Mercedes Pimiento y Antonio R. Montesinos) están presentes con una serie de palés y, éste último, muestra también una veintena de fotografías de calzadas con líneas y símbolos y un somier agujereado, en tanto que Duncan Gibbs denuncia el armamentismo en Tender seed bombs.

Una joven frente a las fotografías retocadas de Antonio R. Montesinos.

/ GABINET DE PREMSA DE L'AJUNTAMENT DE L'HOSPITALET

Cuatro artistas figuran en el apartado Naturaleza o artificio, donde Arnau Blanch ha creado la videoinstalación EG6T, estructura con seis televisores que muestran imágenes de su pueblo, Vilobí d’Onyar, entre carreteras, vallas y vías con un sonido sincopado. Mario Santamaría presenta el vídeo sin audio A deer in the wide web, sobre la fisicidad del mundo virtual; Lucía C. Pino se encarga de dos esculturas de un latón doblado y una cadena que sujeta una estructura de metal y Mireia C. Saladrigas indaga en las micropartículas con los fotogramas de En suspensió y una instalación con un router, piedra y cable Ethernet. Junto a ellos, Marria Pratts presenta My hood is changing mood, una cabaña a la que hay que asomarse para ver las pinturas, caras, fluorescente y vídeo que esconde.

Aspecto de la instalación EG6T, de Arnau Blanch.

/ EPC

Obras muy originales

Una exposición dentro de una exposición dialoga con la vida orgánica y el ecosistema. Pablo del Pozo, con su cerámica Crepitar; Ludovica Carbotta con sus esculturas Untitled (Fausto); el cuadro colorista Barcelona 1918, pintado en ese año por el uruguayo Rafael Barradas; un óleo con predominio del gris y el blanco de Joan Claret o el original Leuchtturm 1917, de Samuel Labode, compuesto por páginas de cuadernos pintados, en varios casos, con motivos eróticos. Completan este apartado Víctor Jaenada con La muerte de Pepa, donde nos parece ver un alma dejando el cuerpo; Jordi Colomer enseña Anarchitekton, foto y vídeo sobre Brasilia; Takk ocupa el espacio central con Escenari, una espectacular estructura de madera con paneles; los cristales de Lara Fluxà en Fata Morgana y Antoni Muntadas, con el original montaje Paraules, paraules, donde juega con términos como ideología, democracia o transparencia, que se van desvaneciendo, mientras que política, retórica o miedo sufren el efecto inverso.

Escenari, la espectacular estructura de madera de Takk.

/ EPC

El refugio mental juega con la intensidad dramática de Carles Gabarró con Deriva, dos cuadros de camas en el mar; la calma de Ayelen Peressini con la fotografía Variations of yellow; Alfredo Sánchez con su escultura naturalista de madera; Mònica Planes y sus dos construcciones de hormigón y cemento Talls (de vergonya); la critíca social de Raúl Lobo Baroja con Oda a la dialéctica (un cuerpo humano con un puño como cabeza) o una montaña montada sobre un caballo; el deterioro fósil de Francesca d’Alfonso; la conexión terrenal de Paola Masi con sus cerámicas Notte e giorno o las xilografías de Pere Díez sobre el dinero o la familia.

La reivindicativa Oda a la dialéctica de Raúl Lobo Baroja.

/ EPC

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Utopías, distopias y deconstrucción

Las nuevas miradas se dan cita en Utopía y distopia, donde Rasmus Nilausen muestra un campo verde separado por un biombo en The other side; Raúl Páez nos hace intuir una ave mitíca en Fènix y Paco Chanivet sorprende con El jardín de Alhazred, inquietante instalación con insectos disecados y patas de cuervos sobre varas de acero y entre la tierra, Berto Martínez Franco nos traslada a un lugar idílico en Paraíso y Neus Frigola, mediante el dibujo, apunta a la condición biológica y finita del cuerpo.

Un visitante se fija en los detalles de El jardín de Alhazred.

/ GABINET DE PREMSA DE L'AJUNTAMENT DE L'HOSPITALET

Un arte deconstructivo invita a la paradoja como el tríptico de tres videoclips dialogando en bucle de María I. Barrios Ask to (a) God(dess) the reason of (my) existence; Isabel Servera con la Taula de treball blanca con pequeñas manchitas; Andrea Lería juega con el tiempo en Relicario, un texto con fotos de carnet sobre la memoria perdida de su abuela; Arash Fayez habla de la burocracia exponiendo una resolución sobre las medidas contra el Covid; Marc Herrero muestra una veintena de originales dibujos simbólicos en El aroma de la falta y Alejandro Palacín, el inesperado viaje de una pelota rodando junto a una manguera al lado de los lavabos.

Una niña se sorprende ante la creación de Alejandro Palacín.

/ GABINET DE PREMSA DE L'AJUNTAMENT DE L'HOSPITALET

El ritmo biológico y la pandemia

En la sección Respiración, dedicado a obras rítmicas y biológicas, se encuentran la pintura de una nadadora de Dolores Mendy, o el Ab Intro (unas placas de cobre y una gran tienda de campaña bajo la que se proyectan unas imágenes de un hombre) y Portar un llum (una lámpara de carburo dorada y tres manos) de Quico Estivill o Palpitar, palpitar, de Laura Llanelli, una extraña videoinstalación sonora. En el espacio central descubrimos otras originales obras como la silla de calderilla (hecha con monedas), de Cristian Herrera o I have nothing to do and I am done it, de Julia Crehueras, que consiste en una caja en la que se esconden unas tijeras y una mariposa en movimiento.

La luz de carburo y las tres manos de Portar un llum.

/ QUICO ESTIVILL

Para acabar la visita podemos ver también los resultados del taller de videocreación La muerte en la calle y los trabajos del laboratorio de creación La Infinita que consisten en una serie de vídeos, fotografías y carteles centrados en la pandemia que vivimos. Un original viaje por el arte más inesperado que florece en L’Hospitalet.

Panel que forma parte de la iniciativa de La Infinita.

/ EPC

'Our garden needs its flowers'

¿Dónde? Centre d'Art Tecla Sala (avenida Josep Tarradellas, 44. L'Hospitalet de Llobregat).

¿Cuándo? de martes a sábado (de 11 a 14 y de 17 a 20 h.) Domingos y festivos, de 11 a 14 horas. Hasta el 18 de julio.

Precio: entrada libre.

Más información:  Centre d'Art Tecla Sala.

Noticias relacionadas