PEQUEÑOS FORMATOS

'Mexicatas': tacos con 'allioli'

La obra dirigida por Sergi Belbel e interpretada por ocho mujeres mexicanas que viven en Catalunya muestra que no hay una, sino muchas formas de ser y sentirse catalán

Aída Pallarès

Escena de ’Mexicatas’.

Escena de ’Mexicatas’.

México desde la distancia, desde la añoranza. Catalunya desde el aquí y el ahora, pero siendo ‘mexicata’. Mitad mexicana, mitad catalana. Hace poco más de dos años, un par de actrices se acercaron a Sergi Belbel y le propusieron escribir un espectáculo sobre la visión de ocho mujeres mexicanas. Ocho actrices, residentes en Catalunya, que se sienten de acá y de allá, pero no saben dónde pertenecen. Todas habían estudiado en la Escuela Nacional de Arte Teatral de Ciudad de México pero se conocieron aquí, a través de Facebook, y fundaron su propia compañía: Cor de Maguey

Mexicatas

Escenari Brossa (Flassaders, 40). Dramarturgia: Sergi Belbel.
Dirección: Antonio Calvo.
Reparto: Merlene Avendaño, Lupe Cano, Esmeralda Elizalde, Ariadna Ferreira, Mónica Mar, Thania Paulinni, Marisol Salcedo y Nadia Zúñiga.
Funciones: de viernes, 13, a domingo, 15.
De 15 a 20 €

Un par de meses más tarde, ya tenían más de 300 páginas escritas. Sobre la identidad, la injusticia, la nostalgia y la muerte. Autocrítica multicultural que, con gran sabiduría, Belbel se ha encargado de hilar y depurar. ¿Cómo se vive México desde la distancia? ¿Cómo se ven Catalunya y España desde la próxima lejanía? ¿Cómo somos? A través de 12 cuadros independientes y una puesta en escena de lo más minimalista -solo necesitan algunas sillas de colores para hacernos viajar-, la compañía Cor de Maguey esboza un crudo y demoledor retrato de un México teñido por la violencia, por el narcotráfico, por la corrupción. De un México herido, que se cae a pedazos, pero que sigue resistiendo y siendo rico en lo artístico, en lo popular. El México de la gente, de los tacos de maíz azul, del huitlacoche, de la enchilada. Una instantánea llena de amor y tristeza, que, de alguna manera, podría traducirse como la versión escénica -pero llena de música y movimiento- de ‘La llorona’, esa maravillosa canción popular que cantaba Chavela Vargas. 

Muchas formas de ser y sentirse catalán

'Mexicatas', en el Escenari Brossa.

A la vez, y haciendo caso a lo que decía Santiago Rusiñol hace más de un siglo (“per estimar Catalunya cal riure-la”), trazan una divertida parodia sobre nosotros, los catalanes, y las diferencias, por ejemplo, entre el carácter tan “polit” y “pa dentro” que gastamos por estos lares y la espontaneidad e impulsividad mexicana. Tópicos y realidades que ayudan a construir un retrato (auto)crítico pero divertido sobre nuestra sociedad, que nos invita a vislumbrar los muchos puntos en común. ‘Mexicatas’, que se podrá ver hasta el domingo, día 15, en la sala grande del Escenari Brossa, es una mezcla de culturas, una amalgama de realidades que esas ocho mujeres, con su frescor y espontaneidad, convierten en algo más que un ágil espectáculo coral. Si bien alguna escena, como la historia del más que conocido mercado del Born se alarga demasiado, el resultado es un encuentro tierno, divertido, amargo y cautivador que dejará a más de uno con lágrimas en los ojos. 

Merlene Avendaño, Lupe Cano, Esmeralda Elizalde, Ariadna Ferreira, Mónica Mar, Thania Paulinni, Marisol Salcedo y Nadia Zúñiga nos enseñan su realidad. Se desnudan, metafóricamente hablando, para mostrarnos cómo son y cómo somos, para que dejemos de mirarnos al ombligo de una vez por todas. Para darnos cuenta de que no hay una, sino muchas identidades, muchas formas de ser y sentirse catalán.
 

Temas: Teatro