Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

la receta de mi vida

Receta de sardinas en gabardina

"Es un recuerdo de mi niñez en las tascas de Cornellà, donde el pescadito adobado y frito era una delicia de fritura de origen andaluz", explica Sergio Gil, chef de Bodega La Peninsular

Sergio Gil (Bodega La Peninsular)

Sardinas en gabardina, una receta de Sergio Gil, chef de Bodega La Peninsular.

Sardinas en gabardina, una receta de Sergio Gil, chef de Bodega La Peninsular. / MAITE CRUZ

“Es un recuerdo de mi niñez en las tascas de Cornellà, donde el pescadito adobado y frito era una delicia de fritura con origen andaluz. Se solían utilizar boquerones y sin miel. Pero aquí, en La Barceloneta, la pesca de la 'sardineta' es más estable”, explica Sergio Gil, chef de Bodega La Peninsular.

DIFICULTAD MEDIA

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

-800 g de sardinas medianas (200 g por persona)

-1 l de vinagre blanco

-350 g de miel

-1 cabeza de ajos

-7 hojas de laurel

-1 cucharadadita de sal

-1 cucharadita de pimienta negra en grano

-1 l de aceite de girasol

-1 k de harina de freír 


PREPARACIÓN

1. Limpiar las sardinas quitando la cabeza y las tripas. Aclarar bien con agua y escurrir.

2. En un recipiente, verter el litro de vinagre y los 350 gramos de miel.

3. Pelar los ajos y cortarlos en rodajas. Luego, añadir al vinagre y a la miel.

4. Romper un poco el laurel con los dedos sin destrozarlo demasiado, evitando trozos demasiado pequeños. Añadir al vinagre, a la miel y al ajo.

5. Añadir a la mezcla las cucharaditas de sal y de pimienta en grano.

6. Mezclar bien todos los ingredientes y añadir las sardinas hasta que queden totalmente cubiertas por el aliño. Tapar bien el recipiente y guardar en la nevera 24 horas.

7. Pasadas las 24 horas ya se pueden cocinar. Poner un litro de aceite de girasol en una sartén. Mientras se calienta el aceite, sacar las sardinas y escurrirlas levemente, antes de ponerlas en harina. No hay que pasarlas por agua para que conserven todo el sabor.

8. Rebozar bien con harina de freír.

9. Cuando el aceite esté bien caliente, echar las sardinas poco a poco (deben quedar cubiertas por el aceite) y dejarlas freír hasta conseguir un color dorado.

10. Retirar con cuidado las sardinas de la sartén y colocarlas en un recipiente plano con papel absorbente para que chupe el aceite. Ya estarán listas para emplatar.

Temas: Recetas