Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

NUEVA MODA CON SERVILLETA

Come con cócteles

Cada vez más restaurantes de Barcelona incorporan a sus menús los tragos de colores de sus 'bartenders'. Aquí te descubrimos 10

Òscar Broc

En Yakumanka te aconsejarán remojar el ceviche de Punta Hermosa con el cóctel Chincha

En Yakumanka te aconsejarán remojar el ceviche de Punta Hermosa con el cóctel Chincha / FERRAN NADEU

A Baco hay que rezarle con asiduidad, con el vino no se juega. Pero ¿qué pasa si en lugar de regar una cena con un Penedès te apetece hacerlo con un pisco sour? ¿Qué pasa si prefieres un par de cócteles en lugar de pimplarte una botella de Sangre de Toro mano a mano con tu pareja? El cóctel es un magnífico compañero y cada vez hay más gente que, en lugar de beber uvas pisadas con la cena, prefiere dejarse seducir por los destilados 'premium' y la creatividad ilimitada de los 'bartenders'. Por otra parte, y en respuesta a esta nueva pulsión etílica, cada vez hay más restaurantes que incorporan una coctelería a su oferta y que juegan con brebajes más cercanos a la alta gastronomía que al bebercio. Y no hablo del Tickets, que también, sino de garitos más baratos en los que no tendrás que sacrificar un cordero para encontrar sitio. En Barcelona, cócteles y buena mesa ya son pareja de hecho: ¿te apuntas a la nueva era?

1.Pisco y pala

Yakumanka

Ceviche con cóctel, un gran tándem en Yakumanka. / Ferran Nadeu

En esta trinchera del buen comer utilizan como metralla piezas de pescado salvaje fresquísimo (lo verás expuesto en la barra de la entrada); bocados de mar que dan vida y color a sus celebérrimos ceviches. Con el sello de calidad de Gastón AcurioYakumanka es una fiesta de la gastronomía peruana con producto de nuestra costa. Los tiraditos y anticuchos son de aplauso lacrimógeno; no le digas que no a los arroces al 'wok'; tienen un ceviche 'apaltado' al que ya le he puesto tres pisos en la zona alta; si te va el marisco, acabarás metiendo la nariz en su plancha marina… Y cuando te digan que puedes completar la orgía con los mejores cócteles de pisco de la ciudad (hay chilcanos), escribirás tu número de cuenta encima de la mesa y te dejarás llevar. Mucho cuidado con sus pisco sours, pues son tan deliciosos como embriagantes: más de dos y acabarás bailando el 'changanacuy' encima de la barra. 
València, 207. T.: 93 566 15 48.
www.yakumanka.com


2. Visas y brasas

Mr. Porter

Cóctel Silver Fox con 'carpaccio' de lubina. / Elisenda Pons

En Mr. Porter se masca el lujo. He aquí una brasería actualizada para bolsillos dopados en la que todo, absolutamente todo lo que te llega a la mesa es de una calidad suprema. Ubicado en los bajos del hotel Sir Victor, este 'steak house' de prestigio internacional se despliega en forma de 'lounge fashion', se deja querer por la música del dj y cuenta con una de las mejores barras de cócteles de Barcelona. En Mr. Porter te comerás un puerro asado antológico, un carpaccio de calabacín que te hará cantar ópera, una 'focaccia' de otro planeta, una entraña que supera con creces al sexo y un filete de 'chateaubriand' con 'foie' más meloso que los mofletes de Gordi. En los cócteles, el Silver Fox (con tequila, 'bitter' de apio y un 'zorrito' en la cima de la copa Martini) se lleva el premio gordo. Haz un curso de primeros auxilios: tendrás que aplicarle un masaje cardiaco a la Visa.
Rosselló, 265. T.: 93 271 12 45. 
www.mrportersteakhouse.com


3. Noche en el museo

Artte

'Bao' con un Ave María y un Wheatgrass Mojito. / Salva López

Los cócteles de autor de Artte son pequeñas obras de arte, valga la redundancia. Inspiradas en el mundo vegetal y construidas con producto fresco, las copas de este amplio espacio entran por los ojos y se deslizan por tu gaznate como si fueran maná. Recomiendo encarecidamente el Bloody Chamánico, una sopa densa y rebosante de 'umami', con tequila, zumo de tomate y calabaza, y un desfile de especias que te deja la lengua tiritando. En la sala interior, podrás entregarte a una carta internacional sin florituras que va a lo seguro: hamburguesas de calidad,'baos', ceviches, 'gyozas', croquetas y lo que necesites. Por si fuera poco, también puedes amenizar la velada con actuaciones en directo: consulta su agenda musical.  
Muntaner, 83. T.: 93 454 90 48. 
www.artte.es


4. Suelta la pasta

Velissima

Plato de 'carbonara di mare' + cóctel Martinelli / kiko romano

En los confines del paseo de Joan de Borbó (Marina Vela) se yergue este gigantesco espacio con vistas al lujoso embarcadero que hay cerca del hotel W. Da igual que la opulencia te produzca eccemas detrás de las orejas, en cuanto la comida de esta 'osteria deluxe' aterrice sobre tu coronilla, te relajarás cosa mala. Los platos de pasta son tan estelares que le enderezarían la tocha a Franco Battiato sin necesidad de cirugía. El 'trofie' con gambas y los raviolis rellenos de anguila son colosales, la bola de burrata podría perseguir a Indiana Jones durante tres horas y el fresquísimo bacalao sale con un punto de cocción quirúrgico. 
Si te apetece, podrás pedir ayuda en la exquisita barra de cócteles para bajar el bolo alimenticio. Copas sofisticadas de autor con pinceladas italianas; recetas afrutadas y amargas de gran complejidad, con unas presentaciones que epatan más que un libro troquelado en un parvulario. Si te vienes arriba, no te arrojes al mar cuando llegue la cuenta: los precios están en las antípodas del Pastafiore.
Paseo Joan de Borbó, 103. T.: 93 626 84 26.
velissima.com 


5. Bar adentro

Il Giardinetto

'Antipasti' con Dry Martini. / poldo pomés

No miento cuando digo que en la barra de Il Giardinetto se factura el mejor Dry Martini de Barcelona, con permiso de Boadas. En este restaurante 'gauchdivinesco' fundado en 1974 ya se cenaba con cócteles cuando la mitad de los 'bartenders' actuales de Barcelona veían Los Chiripitifláuticos por la tele. Coctelería clásica, de afeitado nuclear y americana cara. Coctelería sin monsergas que nutre, desde la planta baja, a bebedores sibaritas y también a los comensales que ocupan el piso superior. 
Es difícil resistirse: la cocina de mercado con producto 'top' y las recetas italianas que han popularizado los fogones de este espacio saben mejor cuando se acompañan de un Negroni o una Margarita de la casa. Y si te va el postureo, tienes fotos a mansalva: Il Giardinetto tiene uno de los interiorismos más exquisitos de Barcelona. Además, es uno de los restaurantes donde cenan más escritores de Barcelona, y siempre está bien codearse con la élite intelectual, aunque solo leas los pies de foto de la Cuore. 
Granada del Penedès, 28. T.: 93 218 75 36.
www.ilgiardinetto.es
                         


6. Masca y pica

Spicy

Cóctel de fruta de la pasión con un plato de 'bao'. / elisenda pons

Spicy, un invento de Òscar y Carlos Manresa, es el restaurante al que irían los adolescentes de la serie 'Euphoria': está en Sant Antoni, tiene espíritu canalla y te machaca los sentidos con música rap, camareros tatuados, más neones que 'Ghost in the shell' y proyecciones alucinógenas. Sus platillos asiáticos, a precios populares, tienen más vicio que una peli porno japonesa. 'Street food' con todas las de la ley, bocados casuales, joyitas en cuencos y boles asiáticos que llenan la mesa y podrían desfilar eternamente delante de tu jeta. El pollo frito a la japonesa, las costillas de cerdo, la panceta al vapor, las brochetas, el 'bao' de cangrejo, los langostinos ardorosos… 
La tentación es constante (y picante), y se riega con cócteles que también se apuntan al canalleo gordo. Copas muy chulitas y relecturas punkis de clásicos, en la línea de la distopía oriental que define al garito. No tendrás suficientes emoticonos para recomendarlo cuando cuelgues la foto en Instagram.  
Comte Borrell, 41. T.: 93 750 55 11.
spicyvolx.com


7. Probetas y fogones 

The Alchemix

El 'bikini' de 'trinxat' se degusta con pisco sour. / jordi cotrina

Es uno de los locales que mejor ha fusionado mixología y cocina en Barcelona. Platos y copas  conviven en perfecta armonía, merced a la pericia de Ignacio Ussía en la barra y Sergi Palacín en los fogones. La alquimia más experimental acontece en los líquidos. Los tragos de Ussía son despliegues de imaginación que te vuelven majareta, como el alucinógeno Señora Potts y el Pequeño Chip, presentado en la tetera y la taza parlantes de 'La Bella y la Bestia'. Puedes quedarte en la barra y acompañar los chalados brebajes con bocados de corto alcance ('gyoza' de 'cap i pota', por Dios), pero si vas en serio, te aposentarás en la sala, repasarás sus menús degustación y explorarás su impecable cocina asiático-mediterránea. Tiene una buena bodega de vinos, pero sería un pecado no colorear la ingesta con los líquidos con misterio que escupe su caleidoscópica coctelera. En The Alchemix no transmutan el plomo en oro, pero de sus probetas solo sale felicidad: para todo lo demás, Mastercard. 
València, 212. T.: 93 833 76 78.
www.thealchemix.com


8. Made in Catalonia

Muy Buenas

El cóctel Josep Pla va muy bien con los calamarcitos con alcachofa. / jordi cotrina

Gracias al Grup Confiteria, el Muy Buenas ahora no es una tienda de fundas para móvil o un Le Pain Quotidien. La respetuosa cirugía que el grupo aplicó a este paraíso modernista no solo dignifica al Raval y su historia, también nos ha traído uno de los combos cena-cóctel más interesantes de Ciutat Vella
Si superas el 'stendhalazo' retro de su interiorismo –la barra de mármol es un sueño–, podrás disfrutar de una cocina catalana tradicional que nunca falla y no te derretirá la Visa como si fuera sangre de 'Alien'. Anchoas, croquetas de jamón, carrillera de ternera, albóndigas con sepia, pollo a la catalana, el festival es muy serio. Y lo mejor es que puedes combinar sus platillos de la terra con una carta impecable de cócteles, elaborados con licores más catalanes que la boina de Josep Pla, con cuyo nombre, por cierto, han bautizado una de las copas. Ratafía 'power'!  
Carme, 63. T.: 93 807 28 57. 
muybuenas.cat

   


9. El club del poeta muerto 

Rilke
Si te gustan los sitios con entidad e identidad, estás en un paraíso del que no querrás salir. La coctelería de Rilke –su nombre se debe al poeta Rainer Maria Rilke– es una exhibición de creatividad, elegancia y técnica con el sello de calidad del Grup Confiteria
Ubicado en un majestuoso piso en zona burguesa, donde antes estaba el mítico Beltxenea, este espacio combina sus sofisticados copazos con una cocina catalana actualizada de muchísimos quilates. En los fogones, carnes y pescados (producto exquisito) se cocinan con arrebatos de autor y muchísimo oficio. Y se acoplan como piezas de Lego a las excitantes creaciones líquidas de los 'bartenders'. Por cierto, si quieres hacer una celebración grupal y tus amigos no están en números rojos, en Rilke encontrarás más salones privados que en la casa de Isabel Preysler. 
Mallorca, 275. T.: 93 764 89 52.
rilkebcn.com


10. Ojo de güey 

San Pedrito

 

Inyecta una buen dosis de mezcal en tu vida. Volverás a por más. No es un consejo del departamento de Sanidad precisamente, pero más de una vida ha salvado. San Pedrito tiene una de las mejores colecciones de mezcal de Barcelona: su carta de cócteles, con este licor místico como protagonista indiscutible, es una montaña rusa de colores y sabores que puede sacar tu existencia de la vulgaridad en lo que tardas en gritar «¡ay, ay, ay!». 
Y olvídate de fajitas y burritos cutres, en la carta de este santuario azteca se imponen los aguachiles, las sopas aztecas, las enmoladas, los chilaquiles, los tacos… La carta de San Pedrito es un homenaje culinario al México más auténtico, no el que intentan vendernos los garitos 'tex-mex' con exceso de cartón piedra y calaveras. Si no combinas sus platos tradicionales con algún cóctel de la casa con mezcal o alguna michelada, la furia de Pancho Villa te chamuscará el flequillo desde el más allá.
Fusina, 6. T.: 93 858 10 70. 
www.facebook.com/snpedritobcn

Temas: Bebidas