ON / OFF

5 cosas que no te puedes perder esta semana en Barcelona

Lo mejor: la actuación de Malibu y el maratón de conciertos de Seward. Lo peor: otro disco prescindible de Kanye West

Juan Manuel Freire

Malibu.

Malibu.

ON

Como en otro mundo

En el celebrado 'One life', la productora francesa Malibu desmenuza influencias diversas hasta su esencia y encuentra un ambient de extraña fuerza emocional. Ella inaugura el sábado, día 11, el ciclo Soirée MUTEK, colaboración del festival electrónico con Abaixadors10. A partir de las 21.00 h.


Punk con mensaje

Durante las dos últimas décadas, el grupo punk Anti-Flag ha mantenido viva –y de qué manera salvaje– la llama de la canción protesta. Repasar su repertorio es recordar un puñado de causas dignas. El domingo, día, 12, desatarán su rabia consciente en la sala Estraperlo de Badalona.


El maratón de Seward

Banda de conocida inquietud, Seward celebran su primera década de existencia con diez conciertos en otros tantos días consecutivos (y nunca en el mismo lugar ni formato). La aventura arranca el miércoles, día 15, con un "círculo abierto de impro libre" en el Espai Jove Boca Nord.


A seguir de cerca

Terr es el alias de Daniela Caldellas, DJ y productora brasileña que se dio a conocer como parte del dúo Digitaria. En solitario factura 'tracks' de baile de géneros diversos, con el gusto por la melodía como factor cohesivo y determinante. El viernes, día 10, trae su directo a la sala Lolita (Razzmatazz Clubs).


Los coleccionistas

Los hermanos Stephen y David Dewaele, más conocidos como 2manydjsasaltan este sábado los platos de Nitsa para otra demostración de enciclopédicos conocimientos musicales y eficacia en la mezcla. De ellos se puede esperar cualquier cosa; ninguna mala. También pincha DJ Coco.


OFF

El último proyecto de Kanye West

La continuación de 'Jesus is king' no es exactamente otro disco de Kanye West, sino uno del coro góspel que lidera el rapero y productor, el Sunday Service Choir. Uno no tiene nada particular contra los discos de góspel, tampoco contra 'Jesus is born', pero añora aquellos días en que un disco de West desafiaba las restricciones genéricas y las descripciones con palabras.