Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CIUDAD CON RITMO

7 sitios de Barcelona para bailar o ver bailar

Las calles de Barcelona se han convertido en un escenario al aire libre. Aquí te mostramos a dónde debes ir. En algunos, hasta te invitan a bailar

Natàlia Queralt

Javi Owono, en el Pati de les Dones del CCCB, adonde acude dos veces a la semana para ensayar afrobeats, un estilo musical que proviene de Nigeria.

Javi Owono, en el Pati de les Dones del CCCB, adonde acude dos veces a la semana para ensayar afrobeats, un estilo musical que proviene de Nigeria. / JORDI COTRINA

Con la llegada del buen tiempo, grupos de jóvenes –y no tan jóvenes– salen a las calles de Barcelona a mover el esqueleto. Altavoces, ropa cómoda y ritmo en las venas. Algunos participan en 'jam sesions' organizadas por escuelas de baile y otros dan rienda suelta al 'freestyle' en corros improvisados. Los turistas sacan sus móviles para inmortalizar los movimientos y se quedan boquiabiertos ante tanta pirueta. Hay espacios como el Macba y la plaza de la Universitat que llevan más de una década siendo el escenario de quienes practican bailes urbanos. Recientemente, los espejos del CaixaForum se han convertido en el lugar preferido de quienes bailan K-pop y el parque de l’Espanya Industrial, de los amantes del 'dancehall'. También están los que bailan con patines y convierten la explanada del Hotel W en la versión catalana de Venice beach. 

1. Afrobeats

Pati de les Dones del CCCB

Pantalones de chándal, deportivas blancas y altavoz en mano. "Me gusta el ambiente joven que hay aquí. Tenemos espejos, estamos al aire libre y no molestamos a nadie", asegura Javi Owono, quien va al Pati de les Dones del CCCB dos veces a la semana para ensayar 'afrobeats', estilo musical que proviene de Nigeria. Tiene 24 años, es originario de Guinea Ecuatorial e imparte talleres de ritmos africanos en algunos centros cívicos. "Es una forma de acercar la cultura africana a la ciudad", afirma concentrado en el reflejo de sus pies en el cristal. "Gracias a los esfuerzos de los bailarines y coreógrafos, el 'afrobeats' está triunfando cada vez más en Barcelona", añade.

Con el objetivo de enseñar 'afrodance' y difundir la cultura africana, Owono ha creado el grupo Betagroovebcn. Un proyecto en el que se ha fijado la marca Nike, que los apoya y les brinda la opción de darse a conocer en sus eventos. Así fue como Owono conoció a Kendry, quien forma parte de un grupo de chicas que también se reúne en el CCCB para ensayar 'dancehall'. "Bad Gyal lo ha puesto de moda en Barcelona y en Rusia también están a tope con este estilo", afirma. Kendry es colombiana, vive en Barcelona y también ha sido uno de los talentos que ha seleccionado la marca estadounidense. "El 'mix' de estilos que encontramos en este enclave nos atrae", coinciden. Instagram: @betagroovebcn


2. Swing

La Sedeta

josep garcía

El segundo domingo de cada mes, a las 12 del mediodía, la plaza de La Sedeta de Gràcia se empieza a llenar de 'lin-dyhoppers' que salen de sus casas, ropa cómoda y ganas de balanceo, para acudir al baile dominguero que organiza la escuela SwingCats. Música 'swing' y bebidas en el bar del centro cívico La Sedeta. ¿Qué más se puede pedir?

"Viene gente de todas partes, tanto alumnos como curiosos. Con la excusa de bailar 'swing', muchas personas de fuera de la ciudad deciden pasar el día en Barcelona", explica  Aitor Leniz, director artístico de la escuela SwingCats, quien se inició en el mundillo hace más de 15 años. Por aquel entonces, casi nadie bailaba 'lindy hop' en la ciudad. Pero, afortunadamente, las cosas han cambiado mucho. "La escena mundial del swing es brutal en la actualidad, y Barcelona fue la primera ciudad de la península que bailó 'lindy hop'", asegura. En SwingCats ofrecen cursos de todos los estilos: 'lindy hop', 'blues', 'boggie-woggie' y 'claqué', entre otros. !Aunque la mayoría de nuestros alumnos está entre los 25 y los 50, no tenemos límite de edad. Hay una pareja en clase de unos sesenta y pico… ¡y bailan estupendamente bien!". Segundo domingo del mes, de 12 a 14.30 horas. 


3. Claqué

Ciutadella

albert bertran

Hace más de una década que un grupo de amantes del claqué se reúnen cada domingo en la glorieta del parque de la Ciutadella para demostrar sus habilidades con los pies. Se calzan los zapatos, forman un círculo, marcan una base rítmica y dan rienda suelta a la improvisación. Los encontrarás fácilmente por el corro de curiosos que se forma a su alrededor. Ludovico Hombravella fue el impulsor de estas 'tap jam' por las que han pasado algunos de los mejores bailarines de claqué de Europa. Su legado lo continuó su amigo Iván Bouchain hasta que, hace unos meses, Adhara Jackson ha cogido el relevo.

Adhara tiene 20 años, es de L’Hospitalet de Llobregat y hace 15 que baila 'tap dance'. "Empecé haciendo teatro musical, jazz y cante pero, al final, el claqué me ha hecho dejarlo todo", afirma. "Hacer música y bailar con los pies es increíble. Los bailarines de 'tap' tenemos nuestra propia forma de comunicarnos y frasear", añade. La glorieta, con sus maderas y al aire libre, se ha convertido en el espacio de culto donde repiquetear con los pies. Además, un tanto resguardada del resto del parque, le da un aire íntimo al asunto. Si no te animas a bailar, acércate a curiosear. Descubrirás actuaciones que arrancan aplausos. Domingos, de 15.30 a 17.30horas. Más información: adharajackson@gmail.com


4. K-pop

CaixaForum

laura guerrero

El CaixaForum, a los pies de Montjuïc, se ha convertido en el epicentro del K-pop en Barcelona. Los fines de semana, grupos de adolescentes y veinteañeros se instalan delante de los espejos del museo para practicar sus coreografías. "¿Hacen algún descuento para jóvenes?", pregunta una pareja de visitantes. En absoluto. "El K-pop –o pop coreano– es como el 'boom' de las Spice Girls y los Backstreet Boys, pero en Asia", explica Ariadna Cànaves, que se reúne con sus amigas en el CaixaForum para ensayar e imparte talleres de K-pop en centros cívicos desde el 2013. Junto con Mònica Burló, Marta Santos, Georgina Guzmán y Yaiza Luna forman su propio grupo de baile llamado Atenea

Ariadna fue una de las pioneras del K-pop en Barcelona. "A diferencia del pop americano, la puesta en escena cobra una gran importancia con mucho brilli-brilli, estilismos muy cuidados y coreografías súper trabajadas", explica. "Empecé hace diez años, primero con el manga y el anime, el pop japonés, y terminé interesándome por el K-pop". Entonces solo existían tres o cuatro grupos en la ciudad. Ahora pueden llegar a reunirse más de 50 adolescentes un sábado delante del museo. "Barcelona vive una fiebre del K-pop que no ha hecho más que empezar", pronostica. Sábados y domingos. Más información: han.association.catalunya@gmail.com


5. Bailes urbanos

MACBA

joan mateu parra

"El Macba es la meca del baile urbano en Barcelona". Lo dice Dali Galarza, peruano de 21 años que lleva más de media vida en la ciudad e hipnotiza a los transeúntes con sus pasos de 'breaking'. "Cuando vienen bailarines de otras partes del mundo, sean del estilo que sean, siempre pasan por aquí", añade. Por la tarde, la plaza dels Àngels se convierte en un microcosmos de 'skaters' y hip hop. 

Por la calle de Montalegre llegan cuatro chicas en chándal, dejan sus mochilas en un rincón y empieza a sonar la música en el altavoz. Dali les muestra los movimientos y ellas le siguen: poses imposibles, mucho equilibrio y fuerza abdominal. Que si 'footwork', 'power moves' y 'top rock'. Si no eres un enterado del mundillo, necesitarás un diccionario para seguir el ritmo. Siguen con un 'round' donde cada una muestra sus habilidades, mientras un turista les graba con el móvil. El corro se hace cada vez mayor entre turistas, curiosos y otros bailarines que van llegado. En menos de 30 minutos cambian del 'breaking' al 'popping', estilo que se basa en la contracción de los músculos al ritmo de la música. "Nos juntamos para bailar en la calle porque la idea principal de los bailes urbanos es compartir", explica Galarza. "Y ofrecemos formaciones de 'breaking', 'popping' y hip hop para quienes quieran aprender". A partir de las 18.00 horas. Instagram: @17ddrama 


6. Bailar con patines

Delante del Hotel W

ricard cugat

Todos los domingos por la tarde, la explanada frente al Hotel W se llena de bailarines con patines: una Venice beach a la catalana. Practican coreografías acrobáticas y se mueven al ritmo de la música, aunque no esperan que tú hagas lo mismo. "Te enseñamos unos pasos o, si lo prefieres, puedes hacer 'freestyle'. ¡A tu gusto!", propone Michelle Barrios, la fundadora de BCN Roller Dance, donde ha unido sus grandes pasiones: la danza y los patines. !Me pareció increíble que en una ciudad con sol, playa y un ambiente tan internacional nadie patinara!. Así fue como empezó  BCN Roller Dance, una comunidad de bailarines con patines que ofrecen clases, espectáculos en eventos y están abiertos a todas aquellas propuestas que tengan que ver con bailar sobre ruedas.

¡A veces hay personas que no vienen porque tienen miedo de hacer el ridículo!, explica Michelle, quien también organiza el festival Skate Love Barcelona en torno al concepto de música sobre ruedas. "Para nosotros las quedadas del domingo son ocio con patines, así que todo el mundo con ganas de pasarlo bien es más que bienvenido". Los transeúntes se quedan boquiabiertos. Domingos al mediodía. Más información: bcnrollerdance@gmail.com


7. Dancehall

Parque de l’Espanya Industrial

jordi cotrina

Al lado de la estación de Sants, en el parque de l’Espanya Industrial, un grupo de baile se adueña de la atención de todos los visitantes. Una veintena de cuerpos coordinados a la perfección, chicas en su mayoría, interpretan una coreografía al son de los ritmos caribeños que suenan en el altavoz. "Es dancehall", afirma Rafa Ponferrada, instructor e integrante de la compañía One love inna di place. ¿Te suena Bad Gyal? Ella es una de las artistas que ha popularizado este baile en España en los últimos dos años.

"El dancehall no es solo un baile originario de Jamaica, es un estilo de vida", explica Rafa, nacido en Córdoba, quien ha visitado Jamaica en cinco ocasiones para impregnarse de la esencia callejera de este baile. "Son movimientos cotidianos como lavar la ropa, abrir un paraguas o poner la comida en el horno". Eso sí, con una gracia y una coordinación infinitas. Cada martes, salen a la calle para bailar, sin espejo y al aire libre. Durante el descanso, la música suena de fondo y las chicas empiezan a mover la cabeza, las caderas, el cuerpo… "¿Qué?, ¿bailamos?" ¡Pura energía y ganas de pasarlo bien! Martes, de 19.30 a 21.30 horas. Instagram: @rafaredvolcon