Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CIUDAD ON

Baila con patines en Barcelona

Aquí se patina tanto como Albert Rivera al escuchar el silencio. Ya llaman a la explanada del hotel W «la Venice beach de Europa». Es un imán de bailarines con patines, como la playa de California. Los domingos hay quedada de BCN Roller Dance

Ana Sánchez

Quedada con patines bajo el Vela. Philippe hace piruetas delante de Michelle (al fondo, con calcetines verdes), la fundadora de BCN Roller Dance.

Quedada con patines bajo el Vela. Philippe hace piruetas delante de Michelle (al fondo, con calcetines verdes), la fundadora de BCN Roller Dance. / RICARD CUGAT

Pareces una mezcla de Chiquito y Leticia Sabater bailando La salchipapa. Ni Iceta en campaña se vería capaz de seguir el ritmo de esta panda callejera. Pero al menos aquí tienes asegurado que todo va a ir sobre ruedas. En cuanto te ajustas los patines. 

Domingo a mediodía, explanada del hotel W. Son fáciles de localizar: donde se van parando peatones con la boca abierta. Es verlos y flipar en colores, como se hacía en los 80. La mayor parte de estos bailarines llevan patines quads, como se llaman ahora a los de cuatro ruedas vintage. Habrá una decena. Practican coreografías acrobáticas delante de ¿eso es un loro? (Inciso para millennials: un loro es el tatatarabuelo de Spotify). Este radiocasete XXL le quitaría el hipo al príncipe de Bel-Air

«Esta es la Venice beach de Europa». Hace tiempo que comparan la zona del Vela con la playa de California con más concentración de bailarines rodantes desde los 70. Sí, en Barcelona se patina tanto como Rivera al escuchar el silencio. Nombre oficial: roller dance. Baile con patines. Si lo tecleas en Google, aparecen tantos millones de entradas como si buscaras a una Kardashian. No es que hayan vuelto, es que nunca se fueron, dicen. «Ahora está más de moda con internet –justifica Michelle–. Hay más visibilidad». 

Michelle Barrios ha hecho hasta acroyoga con los patines puestos. Sin ruedas, es diseñadora. Lleva en España 20 años, pero aún mantiene intacto el acento de Panamá. No le preguntes la edad. «La que quieras», responderá ella. Debe de ser pariente de Jordi Hurtado. Aparenta 30 desde hace casi 20 años. 

LO+

Acabarás bailando aunque te sientas más inestable que Mario Vaquerizo con pesas.

LO-

Al principio pareces una mezcla de Chiquito y Leticia Sabater bailando 'La salchipapa'.

«Mi sueño era bailar como en Venice beach», recuerda. Fundó BCN Roller Dance hace ya ocho años. Entonces eran solo dos: ella y Philippe, un francés de aires hiphoperos que te enseña en 5 minutos a posturear con patines en plan breakdance. El grupo de Whatsapp ahora va por el medio centenar. Michelle hasta ha creado un festival internacional de música sobre ruedas: Skate Love Barcelona. Empezó como una quedada con gente de fuera: eran 15, al año siguiente, 100. El festival comenzó en el 2015 con 600 personas. Este septiembre esperan a 1.200.

Fiestas rodadas con ‘dj’

¿Qué engancha? «La sensación de las ruedas con el ritmo de la música», resume Michelle. Aparte del festival, montan fiestas (Roller Vibes: patines con dj), eventos privados, incluso proyectos escolares. Quedan todos los domingos por la zona del hotel W o en el paseo marítimo de Badalona. «El suelo de allí es perfecto», justifica Michelle la excursión. Suelen reunirse 15-20 habituales. 

RICARD CUGAT

«Todo el mundo te quiere enseñar», sonríe Judit, una de las patinadoras neófitas de hoy. Sí, los veteranos te enseñan con la paciencia de Patrick Swayze en Dirty dancing, pero aquí con patinazos literales. En media hora terminas postureando en Instagram aunque tu referente con patines más cercano es la chica Martini de los 80. Aunque no, uf, no es fácil.   

«Es cierto que no es fácil –asiente Michelle–. Es una técnica que tiene su complicación». Pero en una clase con ella terminarás haciendo pasos de baile rodados aunque te sientas más inestable que Mario Vaquerizo con pesas. La bailarina también da talleres y cursos

Te quitas el miedo con el primer culazo. «Te has caído y del suelo no has pasado, que es lo mejor», se ríe Michelle. Anika llevaba 25 años sin patinar. Esther solía patinar sobre hielo. Mónica hacía patinaje artístico de pequeña. Todas las alumnas de hoy terminan bailando una coreografía. «Que nadie se compare con nadie», insiste la profesora. Ese es el «mensaje principal», asegura. «Esto es ocio puro. Ocio sobre ruedas».  
 

Temas: Ciudad on