Indios de Barcelona

Roger Pelàez, un endemoniado contra el imperio de la farlopa

El cantante, cómico e historietista exorciza su descontento en el espectáculo 'Ejaculant diarrea', un cóctel (molotov) de furia, lucidez y humor que volverá al Antic Teatre en septiembre

Indios de Barcelona: el último gran hallazgo del buscador de tesoros 'beatles'

Indios de Barcelona: Pilar, la madre de los punks de Barcelona

Pelaez

Pelaez / Manu Mitru y Xavi Piera

Ramón Vendrell

Ramón Vendrell

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Ada Colau fue emparentada con los mitos griegos de Casandra y Tiresias a través de una anécdota asamblearia sobre el don adivinatorio de la exalcaldesa. El funcionamiento secreto del negocio editorial fue expuesto con Víctor Amela como clave. Los cadáveres del Mediterráneo, tantos desde tan antiguo y con abundante suministro en el presente, y los cadáveres de la guerra de Ucrania dieron pie a reivindicar un cadáver en cada cimiento, para dar vidilla a los jubilados y glamur mafioso a los edificios. El opio fue revelado como remedio contra la hiperactividad, no para quien la sufre sino para quienes la tienen que soportar. Cayó el himno 'Cada dia és un bon dia per odiar la policia'. Todo esto y mucho más sucedió a velocidad supersónica en la última función de la temporada de 'Ejaculant diarrea', el espectáculo mensual de Roger Pelàez (La Roca del Vallès, 1972) en el Antic Teatre. Pelàez es un endemoniado en el escenario, máxime por contraste con el 'panxacontentisme' general.

Tras cada pase, Pelàez se queda "vacío". "Me paso tres o cuatro días sin articular palabra -prosigue-. Y eso que, a menudo, me quedan cosas en el buche".

Después de la catatonia

Pasados esos tres o cuatro días como de catatonia, Pelàez vuelve a la carga. Del mismo modo que Ignatius Reilly escribe en cuadernos Gran Jefe, Pelàez tiene sus cuadernos favoritos. "Lo que pasa es que utilizo simultáneamente varios tipos de libreta porque cada una tiene su objetivo -dice-. Las personales y de canciones son Miquelrius, la que llevo en el bolsillo es del Todo a Cien y para dietarios de casa utilizo unas de la marca Hahne Müle. Siempre con la hoja en blanco". Además, están las que se hace él mismo con "hojas blancas" para los esbozos de tebeos.

Pelàez, una vez resucitado, va apuntando cosas en una libreta u otra y el primer martes de cada mes sale al escenario "sin ni siquiera una idea general" de lo que va a contar y cantar. Las notas que lleva consigo son una ayuda relativa. "Creo que tengo buena letra -señala-. Escribo con minúscula redonda, una floritura. Se está quedando anticuada mi letra porque la chavalería escribe de imprenta". En cualquier caso: "Las notas a veces me sirven pero con frecuencia, intentando seguir una idea que me había apuntado, me pierdo por el camino y no la acabo explicando".

La teoría que explica el mundo

Pelàez es el cantante y el letrista de Zombi Pujol, entre otros grupos. Como lo fue en los años 90 de Budellam, bomba de hardcore con letras de aúpa. Con toda la lógica del mundo convergente, la banda no se benefició lo más mínimo del 'boom' del rock en catalán.

No solo por el 'hit' de Zombi Pujol 'No tenir farlopa no em fa por', parece que la cocaína simboliza algo para Pelàez. "Cada proceso histórico se entiende a partir de las drogas que consume -explica-. La farlopa define muy claramente este periodo de fanfarronería, truculencia, charlatenería vacía, altivez e inanidad que estamos viviendo. El efecto de la farlopa marca el ritmo del debate político, de los programas de entretenimiento, de la ficción y de la manera que tenemos de consumir y vivir. Creo que estamos entrando en un periodo histórico farlopero avanzado que denomino farlofascismo. El farlofascismo y la cachondocracia son los dos signos que marcan nuestro tiempo, tal como yo lo veo".

¿Quiere Pelàez decir que, igual que Balzac escribió miles y miles de páginas propulsado por hectolitros de café (y la necesidad de dinero), todo quisque produce ahora enfarlopado? "Ha habido periodos históricos en los que el azúcar, la cafeína o las anfetaminas marcaban el carácter de la civilización europea -informa-. En principio, no estoy en contra del uso de ninguna sustancia para el recreo personal. Pero cuando hablamos de un consumo tan masificado y habitual de farlopa ya estamos hablando de unos patrones de conducta e ideológicos que la sustancia comporta. Los discursos políticos, las finanzas, todo parece bailar al ritmo de la paranoia estúpida y de niñato nuevo rico que la farlopa proporciona. El abuso de poder continuado, las demostraciones de fuerza de los desahucios o el supuesto ritmo trepidante de los programas televisivos, por ejemplo, no se podrán explicar dentro de unos años si no es contando que muchos de los ejecutores iban puestos hasta las cejas".

Núcleo punk

La Roca del Vallès es un pueblo internacionalmente famoso por albergar el centro comercial La Roca Village. En círculos marginales, también tiene renombre la población por la cárcel de Quatre Camins. Antes, durante la década de 1990, fue La Roca una meca punk. "Por el motivo que sea, una pandilla de chavales se empezaron a interesar por el punk y como muchos eran los hermanos mayores, los hermanos pequeños les copiamos", cuenta Pelàez. "Nosotros creamos la Internacional Karate Punk, casi dos conciertos de grupos a la semana, muchos extranjeros -continúa-. Lo que aprendimos musical y personalmente de toda la peña que pasó por ahí fue increíble: a tocar, a vender discos, fancines y comida, como público... La autogestión del ocio es el primer estadio para autogestionarlo todo. Fijaos en lo amenazadas que se sienten las instituciones cuando alguien quiere montar algo que no entra en sus raquíticos esquemas de tradición, deporte y mierda supuestamente moderna".

Nunca solo

En 'Ejaculant diarrea' parece Pelàez personificar el verso "I'm gonna fight me a one man revolution, someway" (voy a luchar una revolución de un solo hombre, de alguna manera), de la cancion 'Here come the people in grey', de The Kinks. "Sí y no -responde-. Aunque lo parezca, no hago nada solo. Individualmente no vale la pena hacer nada, a menos que seas un genio o estés en trabajos de investigación que requieren enclaustramiento. La vida es encontrarse con los demás y hacer cosas conjuntamente". El guitarrista que le acompaña en los números musicales de 'Ejaculant diarrea' es Vidal Soler.

Pelàez volverá al Antic Teatre a partir de septiembre con 'Ejaculant diarrea 2'. Semanalmente hace la historieta 'Cultura del no' para el portal Nativa. Es el hombre detrás del pódcast Maximum Clatellot, también el nombre bajo el que hace su 'blitzkrieg' situacionista en Twitter.

Nota metodológica: la entrevista de la que salen los entrecomillados de esta pieza se hizo por escrito a través de un chat de Gmail en el que yo preguntaba y Pelàez respondía como un rayo.