A partir de hoy en Movistar+

Las mejores películas de A24, el estudio que lo está petando, por Quim Casas

¿Quiénes son Los Daniels?

'Aftersun', la película revelación del año: "A los once, entre la niñez y la adolescencia, estás en el precipicio"

Florence Pugh en 'Midsommar'.

Florence Pugh en 'Midsommar'. / EPC

Quim Casas

Quim Casas

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El 20 de agosto de 2012 se fundó la compañía cinematográfica A24. Sobre el papel, una productora y distribuid­ora ‘indie’ más. Hoy es un estudio que mira de tú a tú a las multinacionales. Lo crearon en Nueva York David Fenkel, Daniel Katz y John Hodges. Este último puso en marcha el departamento de televisión de A24 antes de dejar la empresa para convertirse en responsable de cine en Jax Media.

Un fotograma de 'Aftersun', de Charlotte Wells

Un fotograma de 'Aftersun', de Charlotte Wells. / EPC

 Los inicios fueron los esperados. Otra más de las controvertidas películas de Harmony Korine, ‘Spring breakers’ (2013), protagonizada por James Franco y varias actrices adolescentes salidas de la cantera de Disney, significó el primer éxito.

Le seguirían otras pequeñas obras de culto casi inmediato producidas o distribuidas por la compañía, como ‘Ex machina’ –la fábula de ciencia ficción que supuso el debut de Alex Garland–, ‘La habitación’ –con Brie Larson en el papel de una mujer que lleva años recluida con su hijo pequeño en un cobertizo– y, sobre todo, ‘La bruja’, el filme de Robert Eggers realizado en 2015 que revolucionó el cine de terror creando un nuevo estilo en el género, disponible en Prime Video.

 A24 ha potenciado esta línea de ‘folk horror’ sinuoso, atávico y algo ‘arty’ con ‘El faro’ del mismo Eggers, las películas de Ari Aster ‘Hereditary’ y ‘Midsommar’ –además de la iconoclasta ‘Beau tiene miedo’– o la producción irlandesa ‘Bosque maldito’. Pero también ha apadrinado otros nombres y registros temáticos dentro del amplio abanico del fantástico: de A24 son también las últimas películas de Ti West, ‘X’ y ‘Pearl’, y la fascinante ‘A ghost story’ de David Lowery, una minimalista historia de fantasmas.

Adam Driver, en un fotograma de 'Ruido blanco', de Noah Baumbach

Adam Driver, en un fotograma de 'Ruido blanco', de Noah Baumbach / Netflix

 Aunque identificada durante años con esta prodigiosa renovación del terror, A24 ha tenido el suficiente buen ojo para intuir otros autores y películas particulares y marcar, además, una coherente línea de trabajo. Unos filmes gustarán más que otros, pero es indudable que la compañía de Katz y Fenkel persigue y detecta cosas nuevas. Si además recibe premios importantes, como en los últimos Oscar, mucho mejor: ‘La ballena’ se llevó el galardón al mejor actor y ‘Todo a la vez en todas partes’, de Los Daniels, fue la gran triunfadora con siete Oscar, incluidos los de película, dirección, actriz y guion. Empezó como independiente y hoy es un gran estudio consagrado. Apostó por la pareja Los Daniels,de quienes distribuyeron su primer filme, la fantasía surreal y escatológica ‘Swiss army man’, para obtener después con ellos una ristra de Oscar.

 Esta búsqueda de nuevos valores, o de cineastas que necesitan el definitivo espaldarazo, sean estadounidenses o de otras nacionalidades, ha permitido que A24 se convirtiera en poco tiempo en una de las productoras más arriesgadas o que mejores frutos proporciona dentro del más influyente cine independiente; de hecho, ya no se puede hablar exactamente de cine ‘indie’.

Podríamos citar ‘The disaster artist’, evocación por parte de James Franco del rodaje de una obra tan insensata como alabada, ‘The room’; ‘Diamantes en bruto’ de los hermanos Safdie, uno de los filmes de mayor prestigio del 2019, distribuido a medias con Netflix; las dos partes de ‘The souvenir’ y ‘La hija eterna’, de la británica Joanna Hogg; la inclasificable ‘Lo que esconde Silver Lake’; ‘The Florida Project’ y ‘Red rocket’, las dos aceradas muestras del derribo del viejo sueño americano perpetradas por Sean Baker; ‘El reverendo’, primer jalón de la trilogía de la redención de Paul Schrader; ‘Lady Bird’, (también en Prime Video), debut en la dirección de Greta Gerwig, y ‘Ruido de fondo’, la más experimental de las películas de Noah Baumbach, el compañero sentimental de Gerwig. 

Toni Colette, en un fotograma de 'Hereditary', de Ari Aster

Toni Colette, en un fotograma de 'Hereditary', de Ari Aster. / EPC

 También ‘Moonlight’, el primer éxito de la compañía en los Oscar; el fascinante y goyesco corto de Jonathan Glazer ‘The fall’, así como el último largometraje de este director, ‘La zona de interés’, según la novela del recientemente fallecido Martin Amis; ‘First cow’ de Kelly Reichardt; la muy punk ‘American honey’ de Andrea Arnold; las dos últimas películas de Sophia Coppola, ‘On the rocks’ y ‘Priscilla’, y ‘Aftersun’, uno de los recientes triunfos del cine ‘indie’.

Ha distribuido en Estados Unidos ‘Langosta’ y ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’, las dos primeras cintas internacionales de Yorgos Lanthimos, con Colin Farrell, Rachel Weisz y Nicola Kidman. Su apuesta en el campo de la serialidad televisiva no ha sido baladí, con otro éxito rotundo, la ‘Euphoria’ protagonizada por Zendaya, y una serie más minoritaria, la ‘Irma Vep’ del francés Olivier Assayas, ambas en HBO.

 En su promo, Movistar Plus+ anuncia su oferta de filmes de A24 como “la productora que lo está petando”. Eso es. Entre el 15 y el 29 de junio, la plataforma programa ‘Todo a la vez en todas partes’, ‘La ballena, ‘X’, ‘Midsommar’, ‘Aftersun’, el ‘slasher’ paródico ‘Muerte, muerte, muerte’ y ‘Hereditary’ –la película sobre cuya base empezó a cimentar su imperio la compañía, ya que costó poco más de nueve millones de euros y lleva recaudados casi 77 en todo el mundo–, además de filmes de estreno directo como ‘La inspección’ y el documental ‘Jerry Lee Lewis: música del diablo’, la primera película dirigida en solitario por Ethan Coen.