Diez días de feria literaria en Barcelona

La Setmana del Llibre en Català cumple 40 años reafirmando su vocación frente al mar

  • La fiesta literaria se consolida en el Moll de la Fusta ampliando espacio y horarios y la presencia de editoriales y librerías

  • Los premios Trayectoria y Difusió van a parar al escritor Joan Francesc Mira y a la directora del CCCB Judit Carrera

Una imagen de la Setmana del Llibre en Català del 2021.

Una imagen de la Setmana del Llibre en Català del 2021.

3
Se lee en minutos
Elena Hevia
Elena Hevia

Periodista

ver +

Los años de la pandemia, en los que no se detuvo su actividad, la Setmana del Llibre en Català se situó en el Moll de la Fusta, una localización nada céntrica respecto a zonas más concurridas de la ciudad. En la edición de 2022, que se celebrará este año entre el 9 y el 18 de septiembre, se insiste en el lugar, no ya por necesidades de espacio y prevención sanitaria, sino por el convencimiento de que el crecimiento editorial requiere de un lugar de estas características. Además, ya no hay que cazar al vuelo al público lector, a aquellos despistados curiosos que se encontraban con el evento mientras paseaban. Tanto Joan Abellà, presidente de la Associació d’Escritors en Llengua Catalana, como Joan Carles Girbés, presidente de la Setmana, han constatado, en la presentación del evento, que la mayor parte de los visitantes acuden ex profeso a una convocatoria en la que pueden adquirir una idea clara de las novedades en catalán del nuevo curso, buscar las firmas de los autores, presenciar conversaciones con los escritores,  mesas redondas, recitales de poesía e incluso actividades destinadas a toda la familia y en particular a los más pequeños. La Setmana, que engloba una fecha significativa como el 11 de septiembre, marca la 'rentrée' del año editorial en catalán con la presentación de 150 novedades. 

No le sobra a la Setmana motivos de satisfacción. Por una parte cumple su edición número 40, sin sombras pandémicas, y con un significativo crecimiento: los escenarios para adultos pasan de 2 a 3 y se mantiene el dedicado a los pequeños. Crece en espacio expositivo, que acoge 259 expositores, 206 editoriales y 25 librerías, seis más que el pasado año. Además por primera vez se ha ampliado el horario, con actividades matinales en una jornada de 11 a 21 horas, toda la semana, excepto viernes (de 17 a 21 horas) y el domingo (de 11 a 14 horas). 

Fe en el Pla del Llibre i la lectura

“Durante la crisis sanitaria hemos aprendido que el libro es un valor refugio y la famosa cadena del libro ha demostrado una gran imaginación a la hora de potenciar su valor, que ahora cristalizará en el Pla del Llibre i la Lectura que se esta elaborando”, ha explicado Abellà, haciéndose eco del optimismo que impregna al sector tras la constatación del incremento en las ventas del 2021. 

Noticias relacionadas

Dos premios suelen marcar el arranque de esta fiesta del libro. En el acto inaugural, que contará con el pregón de la Premi d’ Honor de les Letres Catalanes 2022, Antònia Vicens, se concederá el Premi Trajectoria al escritor y filólogo valenciano Joan Francesc Mira, que no ha podido acudir a la presentación de la semana porque se está recuperando de una intervención quirúrgica pero ha enviado un texto en el que se ha mostrado muy optimista por el futuro del libro “con más librerías abiertas que en cualquier otro momento de la historia” y algo más apesadumbrado por el hecho de que “las horas que las escuelas puedan dedicar a la lengua propia dependan de decisiones tomadas en centros externos al poder”. Mira recibirá una obra cedida por el artista Perico Pastor. 

Premio ecuménico

Si el Premi Trajectoria parece evidente, quizá no lo sea tanto el Premi Difusió, también concedido en el mismo acto y guiado por una voluntad más ecuménica, a Judith Carrera, directora del CCCB, unorganismo que “no ha enarbolado banderas”, como ha señalado Jordi Martí, teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona. Prendas no le faltan a Carrera: en este ultimo año el centro ha trabajado con 30 editoriales en lengua catalana. Además, hace 20 años impulsa bienalmente el proyecto Kosmopolis y ha abordado grandes proyectos como el Noucentisme o, entre otras, las exposiciones a Espriu, Calders y Ramon Llull, amén de preparar una, muy ambiciosa, sobre Mercè Rodoreda. “Nuestra vocación es celebrar la fuerza y la vocación de la literatura catalana”, ha dicho.