Crítica de música

Orfeo sube a los cielos en el Palau

Fabio Biondi dirige una aclamada versión de la ópera de Monteverdi con un Ian Bostridge en estado de gracia

Ian Bostridge y el conjunto Europa Galante dirigido por Fabio Biondi, en el Palau de la Música, el 18 de febrero.

Ian Bostridge y el conjunto Europa Galante dirigido por Fabio Biondi, en el Palau de la Música, el 18 de febrero.

1
Se lee en minutos
Pablo Meléndez-Haddad

Antes de desembarcar en el universo Barroco del CNDM en Madrid, el Palau de la Música Catalana acogió una audición en forma de concierto de una de las óperas más antiguas que se conservan, 'L’Orfeo' de Monteverdi. Con este título el auditorio modernista consolida su creciente vocación lírica a la espera del festival barroco que anuncia para marzo, cuando reciba una ópera de Händel (en concierto) y dos de Purcell (semiescenificadas). Arrancar la oferta lírica con 'L’Orfeo' ha sido todo un acierto, más todavía cuando se contó con Fabio Biondi al mando de la orquesta barroca Europa Galante, quienes, junto al Cor de Cambra del Palau -que rindió a un nivel superlativo preparado por Júlia Sesé-, apoyaron a un reparto de campanillas.

Noticias relacionadas

La obra de Monteverdi, escrita para el duque de Mantua en 1607 sobre un libreto de Alessandro Striggio, se estrenó en la Accademia degli Invaghiti y poco después se ofreció en el teatro de la corte, una 'fábula en música' -como la llamó su autor- plenamente vigente a más de cuatro siglos de su concepción. Contar con Biondi como concertador desde el primer violín fue toda una garantía, ya que se ha convertido en toda una autoridad en el repertorio, siempre a la vanguardia de la interpretación con criterios históricos e instrumentos originales, pero sin olvidar la expresividad propia del canto y del teatro, junto a una instrumentación fiel, aunque no evitó poner algo de percusión en la escena final.

Ian Bostridge ofreció un Orfeo espectacular, bien fraseado y ornamentado, con un volumen portentoso y pleno dominio del personaje. Monica Piccinini dibujó sin problemas a Euridice y, sobre todo, a La Música, mientras Marina de Liso ofrecía unas expresivas Mensajera y Esperanza. Roberta Invernizzi propuso unas eficaces Proserpina y Ninfa, completando el reparto Ugo Guagliardo (elegante Caronte), Fabrizio Beggi (sonoro Plutón), Valentino Buzza (potente Pastor-Espíritu), Filippo Mineccia (Pastor y Espíritu de dudosa afinación en el 'forte'), Francesco Marsiglia (Apolo) y Matheus Pompeu (Pastor y Eco).