Premios con mensaje

Los Grammy Latinos se ponen políticos y premian 'Patria y vida'

  • Rubén Blades gana mejor álbum del año y Caetano Veloso mejor grabación

  • C. Tangana se lleva tres estatuillas y el colombiano Camilo cuatro

Así ha sido la gala de los Grammy Latinos. En la foto, la canción del año: ’Patria y Vida’, de Yotuel, Gente de Zona, Descemer Bueno, Maykel Castillo El Osorbo y el Funky. / EFE / CAROLINE BREHMAN / VÍDEO: EFE

4
Se lee en minutos
Idoya Noain
Idoya Noain

Periodista

ver +

Se suponía que iba a ser la noche de Camilo, el cantante colombiano que llegaba como máximo nominado con 10 candidaturas, o quizá una en la que C. Tangana tomaría el gran impulso en el salto en su conquista de América o incluso una que podía quedar marcada por el boicot de estrellas del reaguetón que promovió J. Balvin. La Academia Latina de Grabación de Estados Unidos tenía otros planes. La 22 edición de los Grammy Latinos se ha rendido este jueves en sus categorías principales a dos artistas consagrados: Rubén Blades y Caetano Veloso (con su hijo Tom). También, y ahí ha roto con sus propias tradiciones, la Academia ha elevado como canción del año a una de fuerte contenido político:Patria y vida’, el tema de Yotuel, Gente De Zona, Descemer Bueno, Maykel Osorbo y El Funky que se ha convertido en himno de protesta contra el gobierno en Cuba.

No es que Camilo y C. Tangana se hayan ido de vacío. Al contrario. El de Medellín se ha llevado gracias a su disco ‘Mis Manos’ y tres de sus canciones cuatro galardones, el mismo número de premios que ha cosechado Juan Luis Guerra. El madrileño, mientras, ha recibido otros tres, todos entregados en la parte no televisada de la ceremonia.

 ‘Hong Kong’ ha sido elegida mejor canción de pop/rock (ocasión que ha servido para que Andrés Calamaro asegurara que su amigo ‘Pucho’ es la “definición del artista del siglo XXI”), ‘Nominao’ se ha coronado como mejor canción alternativa y todo el disco se ha llevado el reconocimiento por ingeniería de grabación, momento en que C. Tangana ha agradecido a “ toda la gente que nos ayuda a hacer lo que más nos gusta en la vida. Sin vosotros”, ha dicho “realmente no sonaríamos ni mierda”.

La velada en el MGM de Las Vegas, donde los Grammy Latinos han vuelto a una edición presencial y con público tras la pandémica del año pasado, ha quedado menos marcada por esos artistas que por un veterano como Blades. En la misma edición en que recogía el reconocimiento como Persona del Año por su trabajo musical y humanitario, el panameño ha visto como ‘Salswing’, su disco con Roberto Delgado & Orquesta, se alzaba con el premio gordo, el de mejor álbum. Y el reconocimiento al talento de la veteranía también ha llegado con el premio a los Veloso por ‘Talvez’ como grabación del año en una edición de la que sale coronada como mejor nueva artista la joven colombiana Juliana Velásquez.

Revolución cubana en Las Vegas

La revolución cubana de los Grammy Latinos ha sido, no obstante, lo más sonado en la noche. En la interpretación de ‘Patria y vida’, con todos los intérpretes de blanco, el público se ha volcado con voces y las luces de sus móviles. Y en los discursos por los premios (ha recibido también en la ceremonia previa el reconocimiento como mejor canción urbana), se ha hablado como nunca antes en esta ceremonia de libertad de expresión y presos políticos, a los que ha dedicado el galardón El Funky. Osorbo, uno de los autores, sigue encarcelado en la isla.

“Este Grammy es de los 12 millones que están en Cuba, los presos, quienes no tienen voz, a quien no se les permite elegir a quien los dirige. Para todos ellos que sufren una dictadura. Este es el primer Grammy del pueblo de Cuba”, ha dicho en otro momento Gente de zona.

Los números musicales

Noticias relacionadas

El de Patria y Vida ha sido solo uno de los 18 números musicales en vivo en la gala televisiva. Entre ellos ha estado el de C. Tangana, que prácticamente ha replicado la mesa familiar del exitoso concierto Tiny Desk que hizo para la radio pública NPR en la pandemia, esta vez reuniendo a su alrededor para interpretar ‘Ingobernable’ a 17 personas, incluyendo un Antonio Carmona de eterna sonrisa, Diego del Morao, Israel Fernández, Jorge Drexler, La Húngara, Natalia Lafourcade y Omar Apollo.

Otros se han aventurado en terrenos menos explorados y ahí ha brillado el homenaje rockero que Juanes y Cafe Tacvba han hecho del ‘No tengo dinero’ de Juan Gabriel, o la fuerza de ver y escuchar juntas a Mon Laferte (ganadora de mejor álbum de cantautor por ‘Seis’) y Gloria Trevi, o el retorno al escenario de los Grammy Latinos por primera vez desde su primera edición de Christina Aguilera. Y a una velada de fuerte presencia de música norteña y de banda que ha abierto Gloria Estefan en un número en el que también ha tenido cabida Carlinhos Brown ha acabado con la pirotecnia y la lluvia de fuego rodeando a Bad Bunny, que poco antes había ganado con ‘El último tour del mundo’ el premio a mejor disco de música urbana.