Historieta

Los pecados capitales de la cultura según Max

El artista publica 'Saboteando a Shakespeare', una antología de su serie de tiras 'Trampantojo'

   El dibujante Francesc Capdevila, más conocido como Max, en una imagen de 2018.

El dibujante Francesc Capdevila, más conocido como Max, en una imagen de 2018. / Miguel Lorenzo

Se lee en minutos

Un poco de Max es mucho, y cada vez es más así.

'Saboteando a Shakespeare' (Salamandra Graphic) recopila tiras de la serie 'Trampantojo' que el artista publica semanalmente en el suplemento 'Babelia' de 'El País'. Lacónicas viñetas que muy a menudo producen fogonazos sinápticos y en las que expresa su amor por la cultura de la mejor manera que puede expresarse: riéndose con cariño del tinglado cultural. Dante, Shakespeare, Picasso, Dalí, genios todos, os lo reconocemos allí donde estéis, pero ¡no hay para tanto!

Un tira de 'Saboteando a Shakespeare'.

/ Max

Lo que consideren 999 de cada mil personas que son los tres pecados capitales de un creador nos da igual. Pero Max es esa persona de cada mil cuya opinión nos importa. "Endiosamiento", "torre de marfil" y "solipsismo", dice. En cuanto a las tres virtudes favoritas en un creador: "Inquietud" para no convertirse en una fórmula, "zozobra" ante la exposición pública de cada nuevo trabajo, una forma de "valentía", y "coherencia".

Max desprecia la "apropiación innoble" que han hecho la política, la publicidad y el periodismo de la palabra 'relato'. "El relato es una necesidad humana ancestral que nos han birlado. A mí los relatos que me interesan son los que me cuentan lo que no sé y quizá no quiera saber", dice. Mientras que el actual 'relato' mercantil es una reafirmación de lo que crees saber y quieres oír.

Harto de autoficción y memoria

Del concepto 'novela gráfica' aplaude Max que ha generado "un espacio físico y mental" nuevo para el cómic. Esto es, que ha funcionado como etiqueta comercial para ennoblecer la historieta, maldita la necesidad que tenía de ennoblecerse la historieta, aunque bienvenidos sean el respeto y los nuevos lectores. Pero está hasta la coronilla de tanta autoficción y tanta recuperación de la memoria. "A mí lo que me gusta es la ficción", dice.

La desmitificación del proceso creativo es una especie de 'running gag' en los trampantojos. Max tiene un proceso creativo, "aunque no un sistema". Consiste el proceso creativo en ir regularmente muy pronto a un bar de un polígono industrial que tiene cerca de casa y, en medio del ruido de la cafetera, la radio y los gritos carajilleros, crearse una burbuja durante una hora y media o dos horas y tener ideas. "El 80% no van después a ningún sitio, pero algunas brotan en el estudio", dice.

Los Bosé, los Flores, la Trinca junta y por separado, la Dharma siempre han estado allí como maldiciones endémicas para una quinta. También Max, pero como una bendición. Su trayectoria es un cañón de ‘bobsleigh’ hacia un esencialismo gráfico e intelectual sin par. Si bien en los trampantojos para 'Babelia' tiene que cortarse un poco. "Unas personas me dicen que compran el diario por mis tiras y otras me dicen que no entienden mis tiras -dice-. Es jodido no tener claro a quién te diriges".

Viñetas de 'Saboteando a Shakespeare'.

/ Max

Noticias relacionadas

Sí, todavía puede ser más esencial Max. Trabaja en "un cómic, un libro, no una novela gráfica" sin palabras, aunque con onomatopeyas. Los protagonistas son el viento y un pájaro. Todo pasa en el cielo, un cielo sin fondos. Es "una historia de acoso", dice Max, del viento al pájaro. La inspiración le vino tras leer el relato de César Aira 'La costurera y el viento'. Más que inspiración, un reto le inyectó Aira. "La dificultad está en convertir el viento en un personaje gráfico". ¿Modelo Eolo soplando, tanto que le gustan a Max los mitos? "No". Habrá que ver cómo se las ha apañado para dibujar el invisible viento. Sin fondos.

 

Temas

Cómic