Los premios del cine español

Pilar Palomero, como en el patio del colegio

  • La directora zaragozana se consagra con su ópera prima, 'Las niñas', que conquistó cuatro Goya, entre ellos el de la mejor pelìcula y dirección novel

  • El equipo de la película dio rienda suelta a la euforia en un hotel de Barcelona desde el que siguieron la gala a distancia

Pilar Palomero, eufórica después de uno de los cuatro premios Goya que conquistó su película ‘Las niñas’.

Pilar Palomero, eufórica después de uno de los cuatro premios Goya que conquistó su película ‘Las niñas’. / Nacho Álvarez

3
Se lee en minutos
Beatriz Martínez
Beatriz Martínez

Periodista

Especialista en cultura y cine

Escribe desde Madrid

ver +

Carla Simón, Arantxa Echevarría, Belén Funes y, ahora, Pilar Palomero. El Goya a la mejor dirección novel lleva cuatro años teniendo nombre de mujer. Parece como si unas fueran pasando el testigo a las otras en una cadena invisible de sororidad entre esta nueva generación que está removiendo los cimientos de la industria del cine reivindicando un lugar que hasta el momento les había sido negado.

Además del Goya a la mejor dirección novel, Pilar Palomero (Zaragoza. 1980) también ha conseguido el premio al mejor guion original y el de mejor película. Es la primera mujer que, con su debut, se alza con este galardón. Y de paso, también ha conseguido otro hito, que su directora de fotografía, Daniela Cajías, sea también la primera mujer en la historia de la academia que recibe este reconocimiento. “Para mí, el de Daniela es el logro más importante”, afirma la directora a EL PERIÓDICO. 

La del sábado fue una noche mágica para Pilar. Estuvo con buena parte de su equipo en el Hotel Seventy de Barcelona, donde organizaron un 'set' para la retransmisión. “Casi no me enteré de la gala, todo pasaba muy rápido y solo la podíamos ver en la pantalla del ordenador a cierta distancia, y como encima soy miope…”. Lo que podría haberse convertido en un entorno impersonal, se transformó en una burbuja de euforia y felicidad. Y esa energía, ese agradecimiento, se coló por nuestras pantallas. Ahora Palomero se encuentra preparando su segundo largometraje, que tiene como título provisional ‘La maternal’ y que girará en torno a las adolescentes que se quedan embarazadas y son madres y que, en cierto modo, recogerá el testigo de ‘Las niñas’. 

Perspectiva femenina

'Las niñas', precisamente, es una historia de mujeres en la que no salen hombres. La perspectiva es enteramente femenina. Por una parte, tenemos el punto de vista de la pequeña Celia (Andrea Fandós) y por otro, el de su madre (Natalia de Molina), que ha tenido que sacarla adelante sola en una España, la de los noventa, en la que se mantienen los valores reaccionarios.

Palomero reconoce que ella misma "se ha proyectado" en el personaje de Celia. Estudió en el colegio de las Escolapias en Zaragoza desde los cuatro a los 14 años. "Por eso, al recibir el galardón al mejor guion, agradecí a mis compañeras de clase las aportaciones que habían hecho para recrear la atmósfera de aquella época", en la que comenzaban a dejar atrás la niñez mientras las monjas les daban clases de sexualidad. También tuvo palabras para sus padres, que siempre la han animado a "seguir luchando por mis sueños".

Todos los puestos

Al principio Palomero escribía cuentos. Lo hacía medio en secreto, hasta que se apuntó a un curso de guion que impartía Bigas Lunas. Ingresó en la ECAM en 2003 y se licenció en la especialidad de Fotografía. La crisis económica de 2008 la empujó a trabajar en prácticamente todos los departamentos. Ha sido operadora de cámara, 'script', asistente y montadora, lo que le ha venido bien a la hora de tener una visión global del proceso no solo creativo, sino también técnico de una película.

Noticias relacionadas

2013 se convertiría en su año de epifanía. Fue elegida para formar parte de un proyecto educativo en Sarajevo impartido por el gran cineasta húngaro BélaTarr. El maestro le enseñó a ser ella misma, a encontrar su voz propia. No importa el virtuosismo si una película no tiene alma. Y eso fue lo que se llevó de aquella experiencia reveladora que duró aproximadamente tres años.

Regresó a España y comenzó a rodar cortos. Conoció a Válerie Delpierre, al frente de Inicia Films, y le contó una idea que tenía sobre la educación que habían recibido las mujeres de su generación. Fue el germen de un proyecto que se fue cocinando a lo largo de cuatro años en los que recibió muchos noes. Pero también contó con un gran aliado, Álex Lafuente, que además de uno de los socios de la distribuidora Bteam, también había empezado a producir (‘La novia’, ‘Entre dos aguas’ y… ‘La hija de un ladrón’). Todos remaron juntos a pesar de las dificultades, porque al principio nadie se involucraba en la financiación. Hasta que, por fin, las cosas comenzaron a cambiar a base de paciencia y tesón. Natalia de Molina fue una de las personas que también creyó en ‘Las niñas’ y se involucró con ella desde el principio aportando su prestigio en un cartel lleno de jóvenes debutantes en la interpretación.