CLÁSICA

Mischa Maisky se estrena con la Orquesta Camera Musicae

  • El aclamado violonchelista interpretará el 'Concierto para violonchelo en Si menor' de Dvorak en el Palau de la Música este domingo

Mischa Maisky durante un ensayo con la Orquesta Camera Musicae este viernes en Tarragona.

Mischa Maisky durante un ensayo con la Orquesta Camera Musicae este viernes en Tarragona. / Joan Revillas

Se lee en minutos

La Orquesta Camera Musicae celebra este años su 15º aniversario con destacados conciertos como el que este domingo ofrece en el Palau de la Música Catalana con un invitado muy especial, el violonchelista Mischa Maisky (Riga, Letonia, 1948). El aclamado músico interpretará el célebre concierto de Dvorak en un programa que se completa con 'El idilio de Sigfrido', de Wagner. También lo interpretarán antes en Tarragona (Teatre Tarragona) y Vic (L'Atlàntida), el viernes y el sábado respectivamente. "Nos lo estamos pasando muy bien en los ensayos", comenta Tomàs Grau, intrépido director de esta formación privada. Esta es la segunda estrella internacional que toca con la orquesta esta temporada tras el magnífico concierto con la pianista Maria João Pires. Con o sin artista invitado, lo cierto es que ahora cada concierto es especial, tanto para los artistas como para el público debido al clima creado por la pandemia. "En Europa la mayoría de conciertos son en 'streaming' y muchos se han pospuesto o cancelado. Es casi un milagro pensar que vamos a hacer tres conciertos con gente en la sala y con esta grandísima obra maestra de Dvorak", explica Maisky, que tuvo a dos grandes del violonchelo como maestros, Rostropóvich y Piatigorsky.

Te puede interesar

"Cuando tocas por primera vez con una orquesta siempre hay una energía, unas ideas y unas perspectivas nuevas. Intento ser flexible y adaptarme"

Mischa Maisky

Maisky ha grabado dos veces el 'Concierto de Dvorak' con Deutsche Grammophon. La primera, con Leonard Bernstein y la Filarmónica de Israel en 1996 y la segunda, con Zubin Mehta y la Filarmónica de Berlín en 2003. "Son dos obras completamente distintas", dice orgulloso. Señala que poder interpretarla ahora junto a una orquesta como la Camera Musicae es otra oportunidad para ampliar su visión. "Cuando tocas por primera vez con una orquesta siempre hay una energía, unas ideas y unas perspectivas nuevas. Yo intento ser flexible y adaptarme. No me gusta tocar siempre la misma versión, lo interesante es dejarte sorprender en cada interpretación". El músico, residente en Bélgica, afirma estar disfrutando cada segundo de su estancia en Tarragona, donde han preparado el concierto. "Nadie sabe cuando volveremos a una vida normal. Nadie es capaz de predecir qué pasará. Esta pandemia se está alargando más de lo que creíamos", comenta. Considera que sería conveniente empezar a cambiar el chip en Europa y volver a permitir contar con público en los conciertos "con todas las restricciones y medidas necesarias, por supuesto". Considera incoherente no poder tocar en su ciudad en un auditorio con determinado número de público por culpa del covid-19 pero en cambio sí poder viajar en tren o avión con todos los asientos ocupados. "No entiendo por qué se margina así a los auditorios. Es algo a revisar".