Prueba pionera

El concierto masivo en Apolo concluye sin asistentes infectados de covid-19

  • Según los investigadores, el ensayo clínico demuestra la utilidad de las medidas de seguridad implementadas, como el test de antígeno

El concierto masivo en Apolo concluye sin asistentes infectados de covid-19

ACN/Primavera Sound

2
Se lee en minutos
Ignasi Fortuny
Ignasi Fortuny

Periodista. Principalmente, escribo sobre música.

Escribe desde Barcelona

ver +

El estudio clínico celebrado en la sala Apolo para estudiar la posibilidad de hacer conciertos masivos sin distancia de seguridad ha concluido sin asistentes al evento infectados de coronavirus. Así lo han comunicado este miércoles los promotores del ensayo, el festival Primavera Sound y la Fundació Lluita contra la SIDA i les Malalties Infeccioses, que han calificado los resultados de "contundentes". Estos permiten confirmar el objetivo primario del estudio, que era no asociar la asistencia a un concierto con las infecciones de covid-19 a partir de unas determinadas normas sanitarias. Según los investigadores Josep Maria Llibre y Boris Revollo, se demuestra la utilidad de las medidas de seguridad implementadas, como el cribado con test de antígeno antes de la asistencia a un evento. "Es seguro hacer este tipo de actividades", ha sentenciado Llibre en la presentación de unos resultados mejores de lo que habían previsto.

Así, de las exactamente 463 personas que asistieron al concierto, realizado el pasado 12 de diciembre en la sala Apolo de Barcelona -con medidas de higiene, mascarilla obligatoria, control del flujo de personas, etcétera-, ni una se infectó. Un aforo, eso sí, muy por debajo del que tiene el recinto después de que el Procicat rebajara la cifra de personas que podían participar en la prueba pionera.

Noticias relacionadas

De este modo, entraron casi 500 personas a la sala con un test de antígeno negativo hecho el mismo día y una PCR previa y, ocho días después, ninguno de ellas dio positivo. En cambio, sí que se infectaron dos de las personas del grupo de control (otras 496 que no entraron al concierto). Una de ellas dio positivo de covid-19 a los tres días del concierto y la otra, en la prueba de seguimiento que se les realizó a los cerca de mil participantes, de entre 18 y 59 años, a los ocho días. Cabe destacar que todos ellos hicieron durante una semana vida completamente normal, tan solo siguiendo las obligaciones sanitarias impuestas por el Govern. "Esto demuestra que el riesgo de infección es el mismo en los dos grupos", ha comentado Revollo.

En el concierto se podía cantar, bailar y beber en una zona delimitada, así como fumar en otra área para ello. De hecho, los asistentes consideraron que se comportaron con normalidad, según un cuestionario que respondieron al finalizar el evento, aunque los investigadores han admitido que siempre hay un sesgo de comportamiento en este tipo de ensayos. El Primavera Sound ha valorado muy positivamente el resultado del estudio, que ha calificado como "el inicio del camino de la reapertura", pero ha reconocido que siguen existiendo muchas incógnitas.