Restricciones pandemia

El Liceu podrá reabrir con hasta 1.000 espectadores con nuevas medidas

El Auditori y el Palau de la Música ofrecen también conciertos con el doble del aforo permitido hasta ahora

Auditori y el Palau de la Música ofrecen también conciertos con el doble del aforo permitido hasta ahora

El Liceu podrá reabrir con hasta 1.000 espectadores con nuevas medidas

JOAN CORTADELLAS

Se lee en minutos

EL PERIÓDICO

El Procicat, órgano de la Generalitat competente en la definición de las restricciones por la pandemia, ha acordado este sábado mantener el 50% del aforo en los espacios de artes escénicas y musicales, pero ha introducido una modificación que permitirá que El Liceu pueda abrir con 1.000 espectadores, algo menos del 50% de su aforo. El Liceu reanudará este lunes día 14 las funciones de la ópera ‘La Traviata’ que hasta su suspensión había ofrecido con sólo un 21% del aforo, es decir 500 espectadores.  Finalmente, el Liceu podrá ofrecer las 14 funciones previstas con dos funciones adicionales los días 22 y 23 de este mes que han obligado a cambiar el concierto de Sondra Radvanovsky, cuya nueva fecha se comunicará próximamente.

El Procicat informó ayer en un comunicado que los locales y los espacios en que se desarrollen actividades culturales de artes escénicas y musicales, como teatros, cines y auditorios con programación estable y tanto en recintos cerrados como al aire libre, así como aquellos otros habilitados para la realización de espectáculos públicos, pueden abrir limitando el aforo al 50 % y con un número máximo de 500 personas por sesión o actuación, con los espectadores sentados y buena ventilación.

El Procicat precisa que, "para todas estas actividades, si cumplen con las condiciones de ventilación reforzada, que marca la propia resolución, y garantizando las medidas de control de aglomeraciones, podrán acoger hasta un máximo de 1.000 personas por sesión o actuación, todas sentadas, y con la asignación previa de asientos y registro previo, siempre respetando el límite del 50 por ciento del aforo máximo autorizado".

Para esa ampliación del número de espectadores, además, "los titulares de las actividades habrán de presentar una declaración responsable al departamento de Cultura y al ayuntamiento del municipio donde se ubique el espacio de la actividad, informando de las características de los sistemas de ventilación y calidad del aire, y de los controles de acceso y movilidad".

Tras la estela del Gran Teatre

El Liceu no será la única sala de grandes dimensiones de Catalunya que podrá contar con 1000 localidades a partir de ahora. El Auditori, que había vendido todo el papel -las 500 entradas a las que estaba limitado hasta ahora por el Procicat- para el concierto de Jordi Savall este lunes en la sala Pau Casals, podrá contar con otras 500 que ya ha puesto a la venta. Y los conciertos dedicados a La Marató de TV3 el próximo fin de semana, días 19 y 20, se harán con este nuevo tope de aforo de 1000 personas, casi el 50% de la capacidad de la sala más grande del recinto que también alberga el Museu de la Música y de la Esmuc (Escola Superior de Música de Catalunya).

Al igual que el Liceu y el Auditori, el Palau de la Música también amplía a 1000 localidades a partir de este lunes, con el recital del violinista Bernat Prat. Fue el primer auditorio en Catalunya en renovar su sistema de ventilación y obtener la certificación Global Safe Site de Bureau Veritas, que meses después también consiguió el Liceu. Se trata de un sello internacional que verifica tanto la adecuación del edificio como la implementación de medidas de seguridad contra el covid-19. El Palau, como el Liceu, renovó la maquinaria del sistema de ventilación antes de su reapertura al público este verano.

Noticias relacionadas

Teatros de grandes dimensiones como el Tívoli, el Coliseum y otras salas de Catalunya también quieren tener la aprobación del Procicat para ampliar el aforo a 1000 personas.

El subdirector de Protección Civil de la Generalitat, Sergi Delgado ha puntualizado que la ampliación a 1.000 espectadores, siempre que no se exceda el 50% del aforo, solo se permite en los actos culturales, religiosos y las ceremonias civiles cuando garanticen una correcta ventilación y el público permanezca "estático". Además, deberá existir un registro previo de los asistentes y garantizarse sistemas de control del aforo y de la movilidad en esos espacios.