ESTRENO EN AMAZON PRIME

Alan Ball: "Intenté ser heterosexual con todas mis fuerzas"

El guionista de 'American Beauty' estrena su nueva película como director, 'Uncle Frank', su ficción más personal

Alan Ball, que estrena ’Uncle Frank’.

Alan Ball, que estrena ’Uncle Frank’. / BROWNIE HARRIS

Se lee en minutos

Alan Ball saltó a la fama cuando ganó el Oscar por el guion de ‘American Beauty’ (1999), y se convirtió en uno de los inspiradores de la edad dorada de la ficción televisiva gracias a series como ‘A dos metros bajo tierra’ y ‘True Blood’. Ahora estrena en Amazon Prime su nueva película como director, ‘Uncle Frank’, en la que medita sobre el trauma y el perdón a través de la historia de un profesor gay que, a principios de los 70, regresa al hogar para asistir al funeral de su padre y con la intención de salir del armario.

Usted asegura que ‘Uncle Frank’ es la ficción más personal que ha creado nunca. ¿Por qué lo es?

Cuando, a los 33 años, volví a casa de mi madre para confesarle que era homosexual, ella me dijo: “La culpa es de tu padre. Creo que él también lo era”. No había forma de comprobar si sus palabras eran ciertas porque mi padre ya había muerto, pero me dejaron petrificado. Y eso no es todo. Al día siguiente, mi madre me habló de una relación que mi padre había tenido en su juventud con otro muchacho, y que había acabado en tragedia. Desde entonces, he pasado años preguntándome acerca de las repercusiones de ser gay en una época en la que serlo era inaceptable. Ese es el punto de partida de ‘Uncle Frank’.

Aunque la película no es autobiográfica, ¿le resultan familiares los sentimientos de culpa y miedo al rechazo que siente su protagonista?

Claro que sí. Cuando yo crecí, en la década de los 60, lo hice muy consciente de que para la mayoría de la gente la homosexualidad era lo peor que le podía pasar a una persona. Había sido preprogramado por todas las ideas homófobas que transmitían los medios, la escuela y la religión. Intenté ser heterosexual con todas mis fuerzas pero, por supuesto, no pude; me avergoncé de mí mismo desde muy niño. Salir del armario es el mayor favor que le he hecho a mi salud mental en toda mi vida.

"Mi madre me confesó que creía que mi padre también era homosexual. Me pregunto las repercusiones de serlo en una época en que eso era inaceptable"

Sus ficciones están pobladas por personajes que cargan con el recuerdo de acontecimientos traumáticos. ¿De dónde proviene ese interés?

Mi hermana mayor, Mary Ann, murió al volante cuando yo tenía 13 años. Chocó contra otro vehículo y murió inmediatamente, y yo iba en el coche con ella. He pasado buena parte de mi vida tratando en vano de olvidar aquello. Y, aunque es absurdo, no he dejado de culparme por lo que pasó, porque aquel día mi hermana me acompañaba a mi clase de piano. Así que soy muy consciente del peso de la culpa y de la importancia de perdonarse a uno mismo. Y, en ese sentido, mi trabajo ha sido muy terapéutico.  

Cuando usted creó ‘A dos metros bajo tierra’, seguro que no podía imaginarse el auge que la ficción televisiva experimentaría años después. ¿Qué opina de él?

Hay que reconocer que gracias a las plataformas de ‘streaming’ han visto la luz grandes títulos. El problema es que se crea demasiado contenido. Siento usar esa palabra, “contenido”; la odio. Se estrenan tantas series que, inevitablemente, la mayoría de ellas no reciben la atención que merecen. Cuando hicimos ‘A dos metros bajo tierra’ eran otros tiempos. Pudimos obtener un reconocimiento por ella sin obsesionarnos por buscarlo. Ahora, en cambio, hay tanta competitividad que los ‘showrunners’ y guionistas se preocupan menos por crear que por vender lo que crean.

"Gracias a las plataformas de 'streaming' han visto la luz grandes títulos. El problema es que se crea demasiado contenido"

¿Tiene intención de volver a trabajar el formato seriado?

Preferiría centrarme en hacer películas, porque desarrollar una serie requiere una gran inversión de tiempo y yo ya tengo 62 años. Sin embargo, quién sabe qué pasará. Tengo cuatro guiones cinematográficos que llevo tiempo moviendo, y en los que nadie parece suficientemente interesado. Las películas que yo quiero hacer hablan de personas y no de superhéroes, así que supongo que no tienen cabida en el panorama cinematográfico actual. Resulta bastante descorazonador pensar que, probablemente, hoy ni siquiera sería posible hacer una película como ‘American Beauty’; nadie la querría financiar a menos que incluyera más violencia o más intriga.

Te puede interesar

Su trabajo más reciente para la televisión, ‘Here and Now’, se basaba en la ansiedad que muchos estadounidenses sintieron tras el ascenso de Donald Trump. ¿Cómo se siente ahora al respecto?

Obviamente siento mucha menos ansiedad, pero no estoy del todo tranquilo. No olvidemos que el tipo es un psicópata. Me creeré que deja la Casa Blanca cuando lo vea.

Temas

Cine