29 oct 2020

Ir a contenido

Novedad editorial

'Simón', un héroe con toalla y paraguas

La cuarta novela de Miqui Otero reivindica y actualiza con astucia el hoy semiolvidado género de las historias de capa y espada

Rafael Tapounet

Mel Ferrer y Stewart Granger en una escena de la versión cinematográfica de ’Scaramouche’ de 1952, dirigida por George Sidney. 

Mel Ferrer y Stewart Granger en una escena de la versión cinematográfica de ’Scaramouche’ de 1952, dirigida por George Sidney. 

Simón, el héroe en cursiva que presta su nombre al título de la cuarta novela de Miqui Otero, da sus primeros pasos en la ficción (y en la vida, podría decirse) disfrazado de mosquetero con una toalla roja de Marlboro a modo de capa, unas botas katiuskas taraceadas con chapas de cerveza y una ballesta de paraguas como espada. Y ataviado de esta guisa, y con solo ocho años, sale al mundo para vivir la aventura que pondrá en marcha este libro que también es su vida.

Porque 'Simón', entiéndase, es, a su manera retorcida e inteligente, una novela de aventuras en la que un héroe con toalla y paraguas va lanzando estocadas a la realidad desde una lámpara de araña que no deja de balancearse, para acabar aprendiendo que "la vida es un rosario de pequeñas miserias que el filósofo desgrana riendo" y que "lo único serio en el mundo es el amor y la felicidad que el amor da".

Ninguna de estas dos frases es de 'Simón', la novela, aunque bien podrían serlo. La primera es de 'Los tres mosqueteros', de Alexandre Dumas, y la segunda, de 'La cartuja de Parma', de Stendhal. Ambos títulos forman parte del peculiar programa de introducción a la lectura (y a la vida) que ha dispuesto para el pequeño Simón su primo hermano Rico. Son libros adquiridos en el mercado dominical de Sant Antoni en los que Rico ha subrayado los pasajes que contienen las claves para que Simón pueda hacer realidad todas esas promesas de gloria con las que su más-que-primo ha ido envolviendo su infancia.

El juego de las frases subrayadas

Constituye un pasatiempo entretenido tratar de imaginar, a la luz de lo que acontece en la novela y de la evolución que experimenta su protagonista, qué frases ha subrayado Rico en esas historias de espada y aprendizaje que le regala a Simón, asunto este sobre el que Miqui Otero se abstiene de dar demasiadas pistas para no cargar innecesariamente de citas un libro que se defiende la mar de bien con solo unas pocas.

Sabemos, porque así se nos indica, que a Rico le fascina el celebrado pasaje con el que se abre 'Scaramouche', de Rafael Sabatini (el propio Otero lo utiliza como cita introductoria en su novela): "Había nacido con el don de la risa y la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese era su único patrimonio". Por la similitud del discurso, no parece muy aventurado suponer que también tenía subrayada esta otra frase: "Sabía que la presunción no es más que la máscara de la debilidad y de la mediocridad". Y aun del mismo Sabatini, aunque de otro libro ('El capitán Blood'), esta otra: "Un hombre debe reírse de sí mismo de vez en cuando si no quiere volverse loco. Es algo que pocos comprenden y por eso hay tantos locos en el mundo".

Stendhal, Dumas, Orczy...

El ejercicio podría continuar con 'La cartuja de Parma' (¿cómo iba a resistirse Rico ante algo como esto: "En medio de los mezquinos intereses de dinero y de los pensamientos vulgares que llenan nuestra vida, los gestos inspirados por una verdadera pasión rara vez dejan de producir su efecto"?); con 'Los tres mosqueteros' ("los locos y los héroes, dos clases de imbéciles que se parecen bastante"); con 'El tulipán negro', también de Dumas ("a veces uno ha sufrido suficiente para tener el derecho a no decir nunca: 'soy demasiado feliz'"), y hasta con 'La Pimpinela Escarlata', ese libro de la baronesa Orczy que atrajo las iras de Umberto Eco por su abierto espíritu contrarrevolucionario ("el presente no es tan esplendoroso como para que no sienta deseos de remover un poco el pasado"). Lecturas todas ellas que Simón, el personaje, devora y que 'Simón', la novela, digiere (y actualiza) de una manera admirable.

Temas Libros