25 sep 2020

Ir a contenido

ESTRENO MUNDIAL

El chute sinfónico de Dudamel

CosmoCaixa acoge el estreno mundial de 'Symphony', un filme inmersivo protagonizado por el célebre maestro venezolano y la Mahler Chamber Orchestra realizado por Igor Cortadellas con tecnología de realidad virtual

Marta Cervera

Gustavo Dudamel, en la presentación de ’Symphony’ en CosmoCaixa.

Gustavo Dudamel, en la presentación de ’Symphony’ en CosmoCaixa. / JORDI COTRINA

"Un viaje virtual al corazón de la música", así definen sus creadores 'Symphony', ambicioso filme inmersivo que descubre otra dimensión de la música de la mano del director venezolano Gustavo Dudamel y de la joven Mahler Chamber Orchestra, así como de otros jóvenes músicos de la Jove Orquestra Nacional del catalunya (JONC) y del Reina Sofía con impresionantes imágenes de Igor Cortadellas, director de este gran proyecto que empezó a gestarse hace cuatro años. Ambos maestros -uno de la clásica, otro de la imagen- han estado este martes presentes en CosmoCaixa con la directora general adjunta de la Fundación la Caixa, Elisa Durán, en el estreno mundial de esta soprendente producción que propone al espectador vivir y disfrutar de la música como nunca antes. Para Dudamel (Barquisimeto, 1981), prestigiosa batuta de la Filarmónica de Los Ángeles y la Sinfónica Simon Bolívar de Venezuela, descubrir nuevas formas para acercar la música al público siempre resulta interesante: "Soy un firme creyente de la música como elemento de transformación social. La inspiración y la belleza de la música son un derecho. 'Symphony' es un viaje que permite a la gente conectar con ellas."

La experiencia es gratuita pero requiere reserva previa y estará disponible hasta el 8 de octubre en CosmoCaixa. Después viajará de forma itinerante por toda España y Portugal. "La música no es solo un entretenimiento ni algo para el disfrute de la élite. La música nos une porque rompe barreras", ha destacado Dudamel. "Es un poderoso instrumento de transformación social". Él mismo pudo comprobarlo en su país, Venezuela, donde empezó formando parte de las orquestas del Sistema, proyecto social y artístico donde aprendió a tocar el violín antes de despuntar en la dirección y acabar al frente de las principales formaciones internacionales.

"Symphony' es un elemento inspirador, una llave para descubrir nuevas sensaciones y para que las nuevas generaciones no vean la clásica como algo antiguo"

Gustavo Dudamel

Director musical

Para él 'Symphony' es "un elemento inspirador, una llave para descubrir nuevas sensaciones para que las nuevas generaciones no vean la clásica como algo antiguo sino como algo que está siempre vivo". Dudamel es uno de los principales protagonistas de la 'rentrée' musical en Barcelona: este viernes dirigirá a la Sinfónica de Galicia y al Orfeó Català y el Cor de Cambra en el Palau con la 'Novena' de Beethoven y dos semanas después debutará en el Liceu con la versión en concierto de 'Il trovatore', de Verdi. Precisamente en el Liceu se grabó la parte orquestal de 'Symphony', que incluye famosos pasajes de sinfonías de Beethoven, de Mahler y del mambo de Bernstein de 'West Side Story', obras muy inspiradoras para seducir al espectador con una impactante mezcla visual y sonora, con imágenes reales combinadas con diseños creados por ordenador.   

Symphony: viaje inédito al corazón de la música bajo la batuta de Gustavo Dudamel. / LA CAIXA

Penetrar en el mundo orquestal, sentirse como un músico más dentro de la orquesta es algo difícil de transmitir, pero la tecnología de realidad virtual (VR) utilizada por Cortadellas fusiona sonido e imágenes para poder sentir algo difícil de expresar con palabras. Una experiencia singular, inédita, impresionante para disfrutar de la música desde una nueva perspectiva. Dudamel nunca pensó que el resultado final de 'Symphony' pudiera emocionar tanto. "Yo me he conmovido porque me ha llevado a conectar con mi parte más primigenia como músico", reconoce. En el proyecto también participa David Bagué, destacado 'luthier' cuyo arte para crear instumentos es pura magia. "Soy antitecnología pero 'Symphony' logra crear un nuevo orden místico, un humanismo virtual", ha dicho el constructor de instrumentos, impresionado también con el resultado final. 

19 personas por pase

Siguiendo los protocolos de seguridad por el covid-19, solo 19 personas pueden acceder a cada pase, que se divide en dos partes. En la primera, el público entra en una sala con una pantalla de diez metros por tres donde descubre el origen de la música, ese nexo que liga los sonidos de la naturaleza a la creación musical. Tres jóvenes músicos provenientes de Catalunya, Nueva York y Colombia son los protagonistas en esta introducción. Después, el público pasa a una sala contigua donde continua la experiencia allí donde la dejó, con los tres intérpretes llegando a Barcelona para actuar con su orquesta en el Liceu. En esta segunda experiencia uno penetra dentro de la música con gafas de realidad virtual y auriculares, sentado en unas cómodas butacas que permiten una visión circular de 360 grados. Vivir la 'Quinta sinfonía' de Beethoven como si uno fuera un músico más es una de las muchas sensaciones provocadas por este chute sinfónico. 

Todo sea para descubrir un nuevo mundo y picar la curiosidad para que las nuevas generaciones quieran conocerlo de verdad: en una sala de conciertos. "La tecnología es fundamental en la educación pero no lo es todo. La interacción del público con los músicos en el escenario es clave para que surja la magia de la música". Y ahora, después de tantos conciertos anulados a causa del covid-19 es más necesaria que nunca.