CRÓNICA DE MÚSICA

David Bisbal, íntimo pero a lo grande

El cantante almeriense mostró todo su poderío en Fes Pedralbes, donde presentó su reciente álbum 'En tus planes' con una banda de cuatro músicos sin pasar por alto hitos como 'Bulería' o 'Ave María'

David Bisbal, el miércoles en Fes Pedralbes.

David Bisbal, el miércoles en Fes Pedralbes. / FERRAN SENDRA

2
Se lee en minutos
Jordi Bianciotto
Jordi Bianciotto

Periodista

ver +

Una constante de este verano es el enfático gesto de agradecimiento del artista al público desde los primerísimos compases del concierto. Como este miércoles en Fes Pedralbes, donde David Bisbal, nada más terminar el tema de bienvenida, ‘No amanece’, se dirigió a la amplia platea, a esos 800 asistentes con mascarillas y asientos aireados. “¡Por todos vosotros, los valientes! Us estimo molt”, dedicó el almeriense, sumándose así a las “muchísimas, muchísimas gracias” que el director del festival, Martín Perez, brindó minutos antes, al comienzo de la noche, cuando apuntó cuál debe ser el camino: “No podemos parar el carro, o esto se nos llevará por delante”.

David Bisbal indicó que podría haberse quedado en casa este verano y “esperar al 2021”, pero que prefirió plantar cara a la situación. “Quisimos esforzarnos para inventarnos esta gira íntima”. Íntima, pero no deshuesada: ante la proliferación de conciertos ‘unplugged’ y formatos ‘mini’, el almeriense se presentó con una banda de cuatro músicos de registros tanto acústicos como eléctricos, batería completa incluida. Con ella pudo hacer justicia al ajetreo rítmico de su clásico ‘Camina y ven’ o presentar con amplias prestaciones el reciente álbum ‘En tus planes’.

Latinidad y ‘power ballads’

Bisbal sin amortiguador, con su gesto arremolinado y el brazo apuntando al horizonte, paladeando una proximidad inédita en su carrera. Él, que nació poco menos que balbuceando en el Palau Sant Jordi. “Me encanta cantar así, teniéndoos cerca”, hizo saber mientras se introducía en una sección de temas recogidos y asentados en el piano de Gabriel Peso, como ‘Como la primera vez’, ‘La tenga o no’ y ‘Mi princesa’. Aunque Bisbal se abrió paso en su día bajo el paraguas del pop latino, uno de sus puntales es el receso sentido a lo ‘power ballad’: ahí estuvo el trayecto ‘in crescendo’ de ‘El ruido’.

En el otro extremo, las cadencias libidinosas de ‘Amor, amé’, pieza compuesta con Antonio Orozco. Era el momento de “recordar un temita que, madre mía...”, deslizó al presentar la siempre aparatosa ‘Bulería’, que levantó al público de sus asientos (sin desplazarse ni un palmo más allá) y dio cancha a una ráfaga de ‘tumbao’ al piano. Y de deleitarnos con perlas poéticas para dejarnos un rato en el rincón de pensar: “tú eres la frontera entre estar vivo y vivir” (‘La necesidad’). Bisbal filósofo, compartiendo sus más insondables dolores del alma: “Why está herida que sangra en mi interior / Why esta espina clavada sin razón” (‘Silencio’).

Noticias relacionadas

Respuestas rápidas y entusiastas

Y Bisbal presto al parloteo y a ponerse un poco nostálgico al abordar ‘Dígale’, pieza de su primer disco, ‘Corazón latino’ (2002), que grabó “aquí, en el Montseny”, recordó, añadiendo que Catalunya acogió “los primeros pasos” de su carrera. De ahí a ese rutilante ‘Si tú la quieres’ con el que se ha llevado YouTube por delante en su dueto con Aitana. Aunque en la tanda de propinas no faltó otro gran ‘oldie’, ‘Ave María’, David Bisbal nos vino a decir que, casi dos décadas de ‘OT’, es un señor profesional que no vive de rentas y que sabe dar respuestas rápidas y entusiastas a las circunstancias menos simpáticas.