29 nov 2020

Ir a contenido

FESTIVAL DE VERANO DE BARCELONA

Pere Faura explora la muerte en 'Rèquiem nocturn'

Una decena de intérpretes se encerraron en el Mercat para poder bailar y cantar la nueva coreografía inspirada en el icónico filme 'All that jazz' de Bob Fosse

Marta Cervera

El actor Pere Arquillué (izquierda) junto a bailarines y cantantes en un momento del ensayo de ’Réquiem nocturn’, en el Mercat de les Flors.

El actor Pere Arquillué (izquierda) junto a bailarines y cantantes en un momento del ensayo de ’Réquiem nocturn’, en el Mercat de les Flors. / TRISTAN PEREZ-MARTIN

Encerrarse y convivir durante 15 días en el Mercat de les Flors ha sido el peaje que han tenido que pagar los intérpretes de 'Rèquiem nocturn', del coreógrafo Pere Faura, para poder estrenar allí la obra este martes. Subirá a escena tras un largo y complejo periplo marcado por la incertidumbre provocada por el covid-19. 

Siguiendo los protocolos de seguridad, la decena de intérpretes de entre 20 y 63 años convivieron dos semanas en el Mercat para poder tocarse en escena y bailar. "Fue como pasar unas colonias en el Mercat", recuerda Faura. Dormir en literas y comer las delicias del Soleá, uno de los bares con más asiduos del Montjuïc teatral, "fue divertido al principio", admite. "Pero al cabo de dos semanas ya teníamos suficiente. Superada la prueba nos alegramos mucho de poder volver a ir a domir a nuestras casas y reunirnos solo para ensayar", dice el coreógrafo y bailarín, admirador declarado de Fosse, de quien recupera algún número de su premiado filme. 'All that jazz' (1979), ganadora de cuatro Oscar y de la Palma de Oro en Cannes, siempre le ha fascinado por la actitud vital de su protagonista, un coreógrafo y director entregado totalmente a su pasión por la danza, que decide vivir a tope hasta el final pese a sus problemas de salud.

Enfrentarse a la muerte de una forma alegre y personal era el objetivo de Faura cuando hace tres años empezó a pensar en 'Rèquiem nocturn', montaje que califica de "musical contemporáneo". Está interpretado por veteranos y noveles de la escena, con profesionales muy conocidos como la coreógrafa Montse Colomer y el actor Pere Arquillué. En la obra, Faura le convierte en una especie de deus ex machina que filosofa sobre la muerte, la danza y el teatro. También cuenta con dos sólidos músicos en directo, Pere Jou y Aurora Bauzà, creadores de la banda sonora con bases grabadas con teclados, saxo, trompeta y guitarra. 

Una visión "más luminosa y sexy"

"En 'Rèquiem nocturn' quiero ofrecer una visión más luminosa, sexy, cercana, familiar y personal de la muerte". Nunca olvidará cómo la presencia cotidiana de la amenaza de la muerte a nuestro alrededor alteró la sociedad. "Mucha gente lo pasó mal y tenía miedo. Fue brutal ver cómo la mayoría pasó de ignorar la muerte a preocuparse realmente por ella primero y a quedar aturdida después". Como en la guerra, la sociedad se acostumbró al parte de víctimas y heridos. "La pandemia ha obligado a adaptar la coreografía, a repensarla. El covid-19 atraviesa de manera transversal toda la obra porque era imposible hablar de la muerte y obviarlo después de todo lo ocurrido". Faura decidió realizar importantes cambios en la dramaturgia y la escenografía. También tuvo que buscar sustituto para uno de sus bailarines -seleccionado entre los más de 200 que se presentaron al 'casting'- que optó por la sanidad. "Era enfermero y prefirió tomar otro camino", aclara el coreógrafo. 

La escenografía juega con el público a tres bandas y como en un box de hospital, unas cortinas traslúcidas dividen el espacio. "En escena ves lo que pasa delante tuyo pero intuyes y escuchas todo lo que ocurre cerca fuera de ese espacio", destaca Faura, cuya obra volverá al Mercat la próxima temporada. "Antes, la gente vivía de espaldas a la muerte, sin ni siquiera rituales para el duelo, porque después de alejarnos de la religión y sus ritos no nos hemos preocupado de reemplazarlos ni de cuidar nuestra parte espiritual", reflexiona. El virus y el confinamiento han hecho pensar a muchos sobre la mejor manera de enfrentarse al inevitable destino. Faura ya lo tenía claro: si hay que despedirse, mejor hacerlo de forma festiva.

Temas Danza