CULTURA Y CORONAVIRUS

Macron presenta un plan ambiguo de apoyo a la cultura que despierta recelos

El presidente francés crea un fondo de indemnización para los rodajes y lanza un programa de compra pública de obra cultural

El presidente francés, Emmanuel Macron.

El presidente francés, Emmanuel Macron. / EFE / JEAN-FRANCOIS BADIAS

2
Se lee en minutos
Eva Cantón
Eva Cantón

Periodista

ver +

La industria cultural francesa, en la que trabajan 1,3 millones de personas, lleva semanas quejándose de ser la gran olvidada del Gobierno en la crisis provocada por el coronavirus. Mientras el país se prepara para iniciar el 11 de mayo una cauta desescalada del confinamiento, teatros, salas de concierto, grandes museos y cines ignoran todavía su futuro.

Para calmar al sector, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha anunciado este miércoles un plan todavía ambiguo de apoyo al mundo de la cultura que, entre otras medidas, habilita un fondo temporal del Estado para indemnizar las producciones de los rodajes de cine anulados.

Año blanco

Además, los artistas intermitentes dispondrán de “un año blanco”, es decir, que hasta finales de agosto del 2021 mantendrán su derecho a paro cuando no puedan ejercer su labor. El régimen de los intermitentes es una especificidad francesa que afecta a unos 100.000 artistas y técnicos.

Para cobrar el desempleo tienen que haber trabajado 507 horas en 12 meses, algo que parece imposible con la cascada de actos anulados y las malas perspectivas si la pandemia se prolonga y con ella las estrictas medidas de distancia social. El "año blanco" era una reclamación de los afectados así que el anuncio del presidente ha sido celebrado unánimemente.

Compra pública

Macron se ha comprometido igualmente a lanzar un programa para que el sector público encargue producciones literarias, de artes plásticas o espectáculos en vivo que fomenten especialmente la labor de los creadores menores de 30 años.

Además, ha intentado estimular la creatividad de los artistas. "Debemos inventar una temporada fuera de lo común. Si hay menos gente, puede que haya que ir a buscar a los que no vienen nunca. Hacer de las limitaciones de capacidad un motivo para inventar una nueva relación", les ha dicho a los representantes del sector con los que se ha reunido en el Elíseo.

"Arreglaros como podáis"

Noticias relacionadas

La sugerencia no ha convencido a los implicados. El director del Teatro Rond-Point de París, Jean Michel Ribes, ha resumido en una frase el mensaje del presidente: "Hay un poco de 'arreglaros como podáis'". “Cuando hay 70 personas que trabajan en un local en el que nos dicen que hay que quitar uno de cada cuatro asientos, ¿cómo vamos a inventar?”, se ha preguntado.

Librerías, tiendas de discos, bibliotecas, mediatecas, galerías de artes y museos pequeños podrán abrir a partir del 11 de mayo, pero el resto de centros culturales tendrán que esperar a finales de mes para saber cuándo y en qué condiciones reanudarán la actividad tras el parón decretado a mediados de marzo.

Temas

Francia