25 oct 2020

Ir a contenido

ESTRENO

'La clemenza di Tito': poder y celos según Mozart, en el Liceu

Un elegante montaje de David McVicar y un sólido reparto sacan todo el jugo a la ópera menos popular del famoso compositor en el Gran Teatre

Myrtò Papatanasiu, Stéphanie d'Oustrac y Paolo Fanale protagonizan esta historia ambientada en la Roma del siglo I

Marta Cervera

La soprano Myrtò Papatanisiu (izquierda) y la mezzosoprano Stéphanie d’Oustrac, en ’La clemenza di Tito’, en el Liceu.

La soprano Myrtò Papatanisiu (izquierda) y la mezzosoprano Stéphanie d’Oustrac, en ’La clemenza di Tito’, en el Liceu. / ELISENDA PONS

La música de Mozart regresa este miércoles al Liceu con su última ópera, 'La clemenza di Tito', con un elegante montaje del reconocido director escocés David McVicar estrenado en el Festival de Aix-en-Provence en el 2011. Mozart compuso la obra, cuya trama transcurre en la Roma del emperador Tito Vespasiano, al final de su vida para conmemorar la coronación de Leopoldo II como emperador de Bohemia y en el Liceu cuenta con tres destacadas voces mozartianas: la soprano Myrtò Papatanasiu (Vitellia), la mezzo Stéphanie d'Oustrac (Sesto), el tenor Paolo Fanale (Tito). Anne-Catherine Gillet (Servilia) completa el reparto principal.

Marie Lambert, asistente de McVicar que ha trabajado casi un mes con los intérpretes para remontarla, destaca la importancia de haber dispuesto con ellos del tiempo necesario para penetrar en la "densidad de los recitativos". Es allí, en las partes habladas, donde se condensa la mayor parte del desarrollo de la acción en una pieza con muchas arias introspectivas "que siempre desvelan algo nuevo", apunta, y mucha música contemplativa. "Es un drama político que entraña una enorme complejidad pero también tiene mucha riqueza y calidez. En él se enlazan muy bien los conflictos entre la emoción y la razón". No en balde hay en la obra celos, violencia, sexo... 

Ambientada en la Roma del siglo I la obra refleja una lucha por el poder de Vitellia, hija del depuesto emperador, quien planea con ayuda de su amante Sesto acabar con Tito, el nuevo mandatario. Columnas y escaleras blancas de marmol sitúan al espectador en el palacio de imperial. El vestuario, sin embargo, no remite a esa época sino al estilo de otro imperio posterior, el de Napoleón Bonaparte. McVicar utiliza una escenografía monumental pero sobria donde destaca una gran escalinara y la reproducción de la fachada del Palacio de los Papas, la misma que sirvio de fondo cuando la producción se estrenó en Provenza, al aire libre. 

Ganando prestigio

Esta no es una de las óperas más populares de Mozart, autor de 'Così fan tutte' y 'Don Giovanni', entre otras. Pero en los últimos 30 años este título ha ido ganando prestigio. Para el maestro Phillipe Augin, que pilotará desde el foso a la sinfónica y el coro del Liceu y a los solistas, 'La clemenza di Tito' fue una ópera avanzada a su tiempo, compuesta en un año en el que Mozart creó una de sus obras más famosas: 'La flauta mágica'. "Es una obra prerromántica: podrías coger ciertas escenas, completas, ponerlas en 'Fidelio' y no verías diferencias", señala Auguin en referencia a la ópera de Beethoven. "Hallarías ciertas armonías que puedes ver también en Robert Schumann, compuestas 50 años después". Tampoco, según él, la ha beneficiado el hecho de haber sido calificada como "ópera seria" por su creador. 

'La clemenza di Titto' se representará en dos periodos de la temporada del Liceu: Del 19 al 27 de febrero y del 17 al 26 de abril. Diovlet Nurgeldiyev se alternará con Fanale en el rol de Tito; Vanessa Giokoetxea y Carmela Remigio lo harán con Papatanasiu como Vitellia. Maite Beaumont hará dos funciones en abril como Sesto y Sara Blanch asumirá el rol de Servilia en las cuatro funciones previstas ese mismo mes.  

Temas Ópera Liceu