05 ago 2020

Ir a contenido

Seísmo en el cine francés

Criticada por su gestión autoritaria y en medio de la polémica de Polanski, la dirección de la academia de los César dimite en bloque

Eva Cantón

Protesta de activistas de Femen en París, el 6 de julio del año pasado.

Protesta de activistas de Femen en París, el 6 de julio del año pasado. / Efe / Christophe Petit Tesson

A quince días de la gala de entrega de los premios César, la dimisión en bloque de la dirección de la academia del cine francés ha caído como una bomba. Aunque la sacudida venía gestándose desde hacía semanas avivada por la polémica en torno a Roman Polanski, ha sido una tribuna publicada en Le Monde por 400 personalidades del mundo cinematográfico la que ha provocado la explosión.

Realizadores como Bertrand Tavernier, Omar Sy o Jacques Audiard figuran entre los firmantes que exigen una reforma en profundidad del modo de funcionamiento de la academia y denuncian la opacidad en las cuentas, unos estatutos que no han evolucionado en años y una gestión autoritaria que no tiene en cuenta las voces que reclaman mayor paridad, diversidad y democracia.

Denuncian, en definitiva, un modelo de gestión obsoleto. “No tenemos ni voz ni voto, ni en el funcionamiento de la academia ni en la organización de la ceremonia”, se lamentan. En el punto de mira estaba el presidente de la academia de los César desde 2003, el productor Alain Terzian, quien había intentado en vano salvar los muebles prometiendo una reforma estatutaria y cambios en el sistema de admisión.

El ministro francés de Cultura,  Frank Riester, se ha sumado a las peticiones de renovación para que la gestión de la academia se guíe por criterios democráticos y de apertura, transparencia, paridad y diversidad.

“El consejo de administración de la Asociación para la promoción del cine (Academia de artes y técnicas del cine) ha decidido dimitir de manera unánime”, señalaba un comunicado remitido este jueves a la prensa. “Esta dimisión colectiva permitirá realizar una renovación completa de la dirección de la Asociación”, agrega la nota. La nueva dirección será elegida tras la gala de la 45 edición de los premios César que tendrá lugar el próximo sábado 28 de febrero en la prestigiosa sala Pleyel de París.

Boicot a Polanski

Las asociaciones feministas han hecho un llamamiento para concentrarse a las puertas de la sala en protesta por la decisión de la academia de otorgar 12 nominaciones a la película J’accuse del director franco-polaco Roman Polanski (‘El oficial y el espía’ en España), acusado de violación y prófugo de la justicia norteamericana.

En una carta abierta publicada por el diario Le Parisien, varias asociaciones piden a los profesionales del cine no votar por el  filme de Polanski. “Con esas doce nominaciones, el mundo del cine da un apoyo franco e incondicional a un violador fugado que ha reconocido haber drogado y violado a una niña de 13 años y que ha huído de la justicia norteamericana”, sostienen las asociaciones firmantes. El ya ex presidente de la academia, Alain Terzian, justificó en su momento las nominaciones de Polanski diciendo que los César no tienen “posiciones morales”.