23 feb 2020

Ir a contenido

DOS VISIONES

Lynch y Fellini, los misterios de la litografía

Una exposición en Filmoteca de Catalunya muestra las litografías de David Lynch inspiradas en 'Ocho y medio' junto a varios dibujos de Federico Fellini

Quim Casas

David Lynch descubre su pasión por el grabado en la Filmoteca.

David Lynch descubre su pasión por el grabado en la Filmoteca.

Como complemento al ciclo que la Filmoteca de Catalunya está dedicando a Federico Fellini, ayer se inauguró la exposición 'Somnis: homenatge a Fellini', una muestra de 10 litografías realizadas por David Lynch inspirándose la secuencia final de 'Ocho y medio'; fue estrenada en la Fundación Fellini de Sion (Suiza) a finales de 2018. Esta simbiosis entre dos grandes creadores visuales para quienes el sueño fue (en el caso de Fellini) y sigue siendo (en el de Lynch) fundamental, podrá verse en la sala de exposiciones de la Filmoteca hasta el 31 de mayo. La entrada es gratuita y junto a las litografías de Lynch se exhiben 12 dibujos de Fellini que ha escogido el director de 'Terciopelo azul'. También se proyecta en bucle el final de 'Ocho y medio', un reportaje sobre la labor de Lynch en el campo de la litografía y el documental 'David Lynch: The Art of life'.

Tras décadas dedicado al cine, la pintura y la fotografía, además de diseñar muebles, dibujar cómics, grabar discos, rodar anuncios publicitarios, crear varias series de televisión y gestionar su propia y dinámica web (hoy prácticamente cancelada), Lynch descubrió en París el arte de la litografía. Lo hizo en 2007, cuando estuvo en la ciudad francesa para presentar la macro-exposición que le dedicó la Fundación Cartier. Fue el director del parisino Estudio Idem, por el que pasaron artistas como Picasso, Matisse y Giacometti, quien le reveló a Lynch los misterios de la litografía.

Apertura de miras

El creador de Twin Peaks siempre se ha mostrado abierto a cualquier nueva manifestación expresiva. En la entrada de la exposición puede leerse este texto suyo: "Existe como una especie de magia en esta tinta, en este color negro. Cuando hay algo que no sabes del todo, la imaginación se pone en marcha y los sueños pueden entrar en escena". Lynch ha depurado su técnica de litografía, ha creado distintas series y ha sido residente en diferentes estudios. Ya sabemos que no volverá al cine, según confesión propia -su último filme, 'Inland empire', es de 2006-, pero de estar inactivo, nada de nada. El noviembre del pasado año se exhibió en Gijón su colección fotográfica titulada 'Small stories', ahora recalan en Barcelona los sueños fellinianos, sigue pintando y quien sabe si volverá el agente Cooper.

Lynch es un artista de lo intangible. Llámenlo también soñador, surreal, abstracto… Para él, 'Ocho y medio' y 'La strada', sus dos filmes preferidos de Fellini, construyen un mundo muy personal, único, y tienen lo que define como "un no sé que intangible". En sus litografías ha dado forma, trazo, volumen e imaginación a diez momentos del circense y luminoso final de 'Ocho y medio'. 

La apariencia es la de una extrema fidelidad al motivo original. Lynch se aparta de los objetos, seres, composiciones y combinaciones nada impresionistas de la mayoría de su obra pictórica para capturar en primer plano a Anouk Aimée y Marcello Mastroianni en dos momentos de la película. Parecen esbozos de un retrato muy realista, pero nos revelan expresiones y sugerencias difíciles de apreciar en las imágenes en movimiento.

Lo mismo ocurre con la litografía que muestra a todos los personajes cogidos de la mano y bailando en la pista circular, la composición de Mastroianni junto a un carrete de hilo gigante o los planos generales del escenario final, que a partir de la tinta de Lynch parecen pertenecer a otra época y otro espacio.

Lynch y Fellini tienen muchos puntos en común: "Cada imagen de sus filmes es un dibujo, es un cuadro, es una fotografía", apunta el director estadounidense. Él empezó a hacer cine para dotar de volumen, movimiento y sonido a sus lienzos. Fellini realizaba películas para hacer realidad sus imaginaciones previamente vertidas en un papel. Los dibujos fellinianos que ha seleccionado Lynch son preciosos: simples trazos a lápiz o bien entintados que realizó como ilustraciones preparatorias para algunos de sus personajes, aunque también incluye un autorretrato con abrigo y gabardina y otro autorretrato titulado 'Fellini mujer'. 

Un corto de Lynch en Netflix

Diecisiete minutos de puro delirio. Esto es lo que dura 'What did Jack do?', el interrogatorio que un policía encarnado por el propio David Lynch realiza a un sospechoso llamado Jack, en realidad un mono capuchino de expresiones entrañables. Está filmado en un blanco y negro propio del film noir. El sonido también recuerda a una película clásica de los años 40. La conversación es más o menos abstracta hasta que Lynch le pregunta al mono… ¡si tiene el carné del Partido Comunista! Incluye una canción del simio sobre la dicha, el fulgor y la llama del verdadero amor, con una de esas letras flotantes con las que Lynch adorna sus canciones de pop vintage-electrónico.

El corto fue rodado en 2016 pero sólo se había visto en 2018 en el Festival of Disruption, un certamen apadrinado por Lynch. Netflix le hizo un regalo al cineasta y pintor incluyéndolo en su plataforma a partir del pasado 20 de enero, día en el que Lynch cumplía 74 años. Y ahí sigue instalada esta pequeña joya artesanal y divertimento absoluto.  

  

Temas Cine