FESTIVAL DE TEATRO

Rigola se enfrenta a la muerte en el Temporada Alta

El director explora el fin de la vida sin dramatismo a partir de entrevistas realizadas con un enfermo de cáncer y su hija, que protagoniza la obra con Pep Cruz

El estreno coincide con el fin de semana más potente de la muestra con obras de Christiane Jatahy, Angelica Lidell y El Conde de Torrefiel

Pep Cruz y Alba Pujol, en un momento de ’Aquest país no descobert que no deixa tornar de les seves fronteres cap dels seus viatgers’.

Pep Cruz y Alba Pujol, en un momento de ’Aquest país no descobert que no deixa tornar de les seves fronteres cap dels seus viatgers’. / IRENE VICENTE

3
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

El director Àlex Rigola regresa al Temporada Alta con un montaje muy diferente pero sobre un tema que a todos nos concierne: la muerte. Su largo título, 'Aquest país no descobert que no deixa tornar de les seves fronteres cap dels seus viatgers', es un verso de Shakespeare del monólogo final de Hamlet porque su propuesta, "que no tiene nada de tétrico", explica Rigola, tiene mucho de poesía. Se verá en el Teatre de Salt a partir de este jueves y después se programará en la Beckett de Barcelona a finales de enero. Esta es una de las sorpresas de un fin de semana álgido en el festival gerundense donde coinciden propuestas como 'O agora que demora', de Christiane Jatahy; 'Una costilla sobre la mesa. Madre', de Angelica Liddell; 'Kultur', de El Conde de Torrefiel, y 'Dimonis', de Cabosanroque, entre otros espectáculos. Un centenar de programadores de diferentes continentes ya han confirmado su asistencia.

Rigola lleva los últimos años intentando hablar de temas que nos afectan transmitiendo la máxima verdad y con un enfoque diferente. En este caso acerca la muerte al público a través de una experiencia real: el fallecimiento del padre de Alba Pujol, una de sus colaboradoras, asisente de dramaturgia y actriz. Josep Pujol, un catedrático de Historia de la Economía de más de 60 años, aceptó hablar con él sobre la muerte y el proceso que implica su aceptación después que los médicos le anunciaran que ya no había tratamiento posible para su cáncer de pulmón. Era consciente de que tal vez no llegaría al estreno del espectáculo, algo que por desgracia se cumplió cuando la muerte se lo llevó a finales del mes pasado.

Íntimo y humano

Todo el texto de la obra surge de la síntesis de conversaciones que Rigola grabó con él y con su hija. Los temas de los que hablaron se funden en el montaje con la poesía de Shakespeare y de Gil de Biedma, entre otros. "Tuve la suerte de contar con alguien muy cultivado", dice Rigola en referencia al catedrático. Aunque su cuerpo no aguantaba más quimioterapia y no podía hacer nada más para seguir luchando, accedió a traspasar sus vivencias y reflexiones ante el inevitable fin que cada día tenía más cerca.

Llanto catártico

"La obra provoca momentos de risa y de llanto catártico pero no es lacrimógena, más bien habla de amor y de vida", señala Rigola. "Cuando tienes cerca la pulsión de la muerte todo cambia". En sus entrevistas hablaron mucho sobre qué representa el fin y cómo se encara pero también se habló de la vida y su significado. En escena el director reproduce una conversación entre padre e hija a partir de los testimonios de ambos, con Alba Pujol y con Pep Cruz que encarna al difunto padre en un espacio muy sencillo con una mesa y una pantalla. "Es como un puzle donde se mezclan vida, muerte y relaciones familiares pero también hay poesía, filosofía y hasta una miniconferencia de un médico especialista en paliativos, Enric Benito, exoncólogo mallorquín que es una eminencia en el tema". 

Noticias relacionadas

Si con 'Macho Man' concienció sobre el machismo, en esta nueva propuesta Rigola se enfrenta al tabú de la muerte con ganas de "ayudar a reflexionar y a hablar de un tema totalmente anticomercial". Lo bueno para el director es que "la obra te obliga a reflexionar y repensar tus propios miedos".

La pieza penetra territorios muy ínitmos. "Mi padre creía en este proyecto porque pensaba que podía ser útil. Él y yo tuvimos un año y medio de aprendizaje increíble. Para nosotros la experiencia ha sigo megasana", afirma Alba Pujol. "Más que de la muerte, la obra acaba hablando de todo el amor que puedes llegar a generar y de la vida. Ha resultado ser una propuesta reconfortante, nada morbosa". Y añade: "Al final te das cuenta de que las cosas más pequeñas son universales". 

Otras perlas del Temporada Alta

La brasileña <strong style="font-family: PTSerif-Bold;">Christiane Jatahy</strong> acostumbra a utilizar el cine y las proyecciones en sus espectáculos teatrales de forma original. Su nuevo trabajo . 'O agora que demora' (El presente que se alarga) conecta 'La Odisea' de Homero con la actualidad a través del teatro y de imágenes filmadas por la directora en comunidades indígenas de la Amazonia y en campos de refugiados de Grecia, Líbano, Palestina y Sudáfrica.