Ir a contenido

CITA CINEMATOGRÁFICA

In-Edit: donde el contexto de la música importa tanto como la música

El festival reflexiona sobre la condición humana a través de documentales musicales

La muestra estrena cintas sobre Leonard Cohen, PJ Harvey, Miles Davis, ZZ Top y el trapero Lil Peep, entre otros

Nando Cruz

Lil Peep, en un a imagen de ’Everybody’s everything’.

Lil Peep, en un a imagen de ’Everybody’s everything’.

Detroit, años 70. Los críticos más prestigiosos de la prensa musical estadounidense se enzarzan en una discusión sobre la idoneidad de separar o no la música de su contexto. El entonces veinteañero Dave Marsh no da crédito y exclama: "¿Qué sentido tendría hacerlo? Si la separas de su contexto político y sociológico, la conviertes en otra pieza de música más". La escena, incluida en el documental ‘Boy howdy. The story of Creem magazine’, sintetiza uno de los cruces de caminos en los que se bifurcará la crítica musical moderna.

En las antípodas del periodismo musical funcionarial, el festival de documentales musicales In-Edit sigue obsesionado en demostrar, mediante imágenes e historias, que el contexto geográfico y sociopolítico donde surge y se desarrolla cualquier música es imprescindible para entender su fuerza y significado. De hecho, la muestra demuestra también que se puede explicar la historia del último siglo a través de la música popular. Y a eso consagra una decimoséptima edición que se inaugura este jueves y que se clausurará el domingo, 3 de noviembre.

Promotores y porteros

Durante diez días, el In-Edit proyectará una cincuentena de títulos protagonizados por músicos tan dispares como Miles Davis y David Bowie, ZZ Top y los Swans, Leonard Cohen y PJ Harvey, Suzy Quatro y Teddy Pendergrass, Suede y David Crosby, Kate Nash y Michael Hutchence, el cantante del grupo australiano INXS. Pero, como ya es habitual, el festival no centra su mirada solo en los músicos. Igual interés merecen promotores de conciertos como Gay Mercader, los porteros de discoteca de Berlín o un festival hippy en el Brasil de 1975.

Cuando parece imposible, después de 16 ediciones, encontrar escenas musicales sobre las que filmar un documental, este año aparecen ‘Murder in the front row’ (sobre el nacimiento del thrash metal en San Francisco), ‘It must schwing’ (sobre el prestigioso sello de jazz Blue Note), ‘Trapped in the city of the thousand mountains’ (sobre el rap en China) y 'The rise of synths' (sobre el género synthwave). Y sin embargo, el verdadero mérito del In-Edit es seguir encontrando títulos en los que la música sea el hilo conductor de historias que ahondan en la condición humana. Este año las hay que tratan de la depresión adolescente, de feminismos, de batallas conr la homofobia, de turistificación, de la precariedad en que viven los grupos de la parte baja de la tabla, de la no tan inexplicable capacidad de la música para alterar el estado de ánimo.

Son cintas que, además, invitan a la reflexión y abren nuevos debates. Incluso entre los espectadors del propio festival. En el 2017, el In-Edit estrenó el documental ‘Dub it yourself’ sobre la escena barcelonesa de reggae y dub. Más de una se llevó las manos a la cabeza: ¿cómo era posible que en más de una hora no hablase ni una sola mujer? La respuesta a aquella pregunta llega dos años después en el documental ‘The bass of women’, donde, por supuesto, no habla ni un solo hombre. Este es solo uno de los muchos títulos de producción estatal sobre Niño de Elche, Chicho Sánchez Ferlosio y el trío VVV, entre otros.

Otro año incierto

Si en el 2018, el In-Edit rozó las cifras de sus mejores ediciones (33.000 espectadores, solo dos mil por debajo del récord absoluto del 2015 y el 2016), el festival vuelve a celebrarse en días de máxima tensión en las calles como ya sucedió en el 2017, cuando la asistencia cayó un 25%. Precisamente por ello, y "sabiendo que la sentencia llegaría la primera quincena de octubre, hemos avanzado la estrategia de comunicación", explica el director de la muestra, Cristian Pascual. "Normalmente, un festival de cine no anuncia su parrilla hasta tenerla completa, pero este año nosotros hemos ido anunciando títulos y poniendo sesiones a la venta". Y, aunque reconoce que durante el fin de semana la venta anticipada se ha frenado, también señala que hasta el viernes "iba mejor que ningún año".