Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE

Varoufakis: "Una democracia seria no puede encarcelar a quienes ponen urnas"

El exministro de finanzas griego analiza para EL PERIÓDICO la situación europea con ocasión del estreno de 'Comportarse como adultos', de Costa-Gavras, adaptación de su libro de memorias

Nando Salvà

Yanis Varoufakis, fotografiado en Atenas en marzo del 2018

Yanis Varoufakis, fotografiado en Atenas en marzo del 2018 / REUTERS / ALKIS KONSTANTINIDIS

En el 2015, recién nombrado ministro de finanzas de Grecia tras al ascenso al gobierno del partido izquierdista Syriza, lideró las negociaciones que intentaron sin éxito renegociar los términos del pago de la gigantesca deuda con Bruselas acumulada por su país. Posteriormente detalló aquel proceso largo y kafkiano en su libro de memorias 'Comportarse como adultos: Mi batalla contra el establishment europeo', que ahora ha sido llevado a la pantalla por el director Costa-Gavras en la película que este viernes llega a los cines.

Cuatro años después de los hechos relatados en su libro, ¿en qué estado se encuentra la economía griega?
Obviamente, la deuda del país es aún mayor. El Estado sigue en bancarrota, los ciudadanos son más pobres. No hay consumo ni inversión. Todo el mundo debe dinero. Y la gente joven se sigue marchando del país, a razón de miles de personas cada mes. No había que ser un genio para saber que esto iba a pasar. Los dirigentes de la Unión Europea lo sabían, y no les importó. No teníamos dinero para pagar los préstamos y aun así nos dieron otro, el más grande de la historia. Nos usaron como cabeza de turco para rescatar a los bancos alemanes y franceses.

"La UE está despilfarrando recursos humanos, económicos y medioambientales; y así seguirá hasta que, dentro de 30 años, el sistema colapse"

Europa, igual que Grecia, también se está peor ahora que antes: el auge de la ultraderecha, el Brexit, la crisis de los refugiados… ¿Cree que hay futuro para la UE?
Para esta UE no, desde luego. Me recuerda a la Unión Soviética a finales de los 60, cuando se convirtió en algo insostenible económica y políticamente y aun así sobrevivió hasta 1989. Un sistema insostenible puede ser sostenido durante décadas. La UE está despilfarrando recursos humanos, económicos y medioambientales; y así seguirá hasta que, dentro de 30 años, el sistema colapse. Hay que hacer algo para salvar Europa de quienes la controlan hoy, y de sus medidas autoritarias y estúpidas.

Y la solución es DiEM25, el movimiento europeo de izquierdas que usted impulsó hace tres años…
Eso creo, sí. Proponemos una agenda de progreso transnacional para luchar contra la crisis bancaria, la creciente desigualdad de salarios y la pobreza, revocar las políticas de austeridad, impulsar la justicia social, el respeto al medio ambiente y la inversión en energías sostenibles, y combatir el auge del nacionalismo autoritario. O la Unión Europea se convierte en una verdadera democracia, o está muerta. 

DiEM25 obtuvo resultados muy pobres en las pasadas elecciones europeas…
Sí, me sentí bastante decepcionado. Lo cierto, eso sí, es que todos los partidos progresistas fracasaron. Solo triunfó la ultraderecha.

¿Cómo pretenden contrarrestar su auge sostenido?
Recordemos que la ultraderecha siempre ha estado entre nosotros, lo que pasa es que vivimos una crisis sistémica del capitalismo y, dado que la izquierda es incapaz de hacer propuestas creíbles, la derecha populista se aprovecha del sufrimiento y la rabia de la gente para venderles la necesidad de un liderazgo fuerte y de expulsar a los extranjeros. La culpa, insisto, es de la izquierda, que no está respondiendo a los problemas de la gente.

"Podemos nunca han tenido una política sobre Europa, y eso los convierte en un partido miope, y provinciano"

Como sabe, en España PSOE y Podemos han sido incapaces de llegar a un acuerdo, y eso ha abocado al país a nuevas elecciones. ¿Qué opina al respecto?
De PSOE no espero nada, ya hace tiempo que la socialdemocracia decidió que prefería estar al lado de los bancos que del lado de la ciudadanía. Mi gran crítica a Podemos es que nunca han tenido una política sobre Europa, nunca han hablado de propuestas económicas concretas para el continente, y eso los convierte en un partido miope, y provinciano. Y es a causa de la falta de pensamiento internacionalista que Podemos y PSOE han acabado peleándose por los ministerios, y abocando a España a unas nuevas elecciones que posiblemente acabará ganando la derecha.

¿Qué opina de las sentencias impuestas a los condenados por el proceso independentista en Catalunya?
Yo no soy quién para manifestarme a favor o en contra de la independencia catalana, pero que haya presos políticos en España es algo que, como europeo, me causa horror y vergüenza. Hicieron campaña pacíficamente, y como parte de un proceso democrático, así que no veo dónde está la sedición. Hay amigos españoles que me dicen que han violado la ley, y yo digo: si una ley castiga actos políticos, debe cambiarse inmediatamente. Una democracia seria no puede encarcelar a quienes ponen urnas. Y luego está la actitud de Europa frente a Catalunya, que básicamente es la de lavarse las manos. Me repugna.

"La actitud de Europa frente a Catalunya es básicamente la de lavarse las manos. Me repugna"

Señor Varoufakis, de usted se dice que es soberbio, arrogante y narcisista.
En cuanto te conviertes en figura pública te expones al escrutinio público. No me preocupa lo que digan de mí porque es incontrolable.

Boris Johnson ha tratado de presentarle a usted como uno de los suyos. ¿Lo entiende?
Supongo que es porque él aprendió de mí que nunca hay que entrar en una negociación si no se está dispuesto a abandonarla sin un acuerdo. Pero Johnson sabe que en el 2016 yo estuve de gira por su país haciendo campaña contra el Brexit. Y yo jamás defendí un Grexit. No soy un euroescéptico, soy un ardiente europeísta. Lo único que demandábamos era políticas razonables que nos permitieran permanecer en la unión monetaria en forma viable y con un mínimo de dignidad.

Su derrota frente al Eurogrupo debió de ser dolorosa.
Fui humillado y traicionado, pero valió la pena. Y yo no soy una víctima, las víctimas son los griegos que han perdido sus hogares y los europeos que no tienen esperanzas de futuro. Hoy sigo recibiendo el apoyo de gente, me dan las gracias por no haberme rendido, y eso reconforta. En última instancia, además, la historia se mueve a través de las derrotas, no de las victorias.

¿Y si, en lugar de perder, usted hubiera ganado?
Habrían pasado dos cosas: la primera es que Europa habría abandonado la austeridad y alcanzado la prosperidad, estaría más fuerte económicamente y no en vías de recesión como está; también más unida políticamente, y más capaz de dar respuesta a Donald Trump. La segunda es que el Brexit no habría prosperado. En mis mítines anti-Brexit me encontré con muchas personas que, aunque simpatizaban con mis tesis europeístas, iban a votar por abandonar la UE. Muchos me decían: "Después de lo que Europa le hizo al pueblo griego, no queremos quedarnos".