Ir a contenido

GRAN MUESTRA EN LA TOSCANA DEL PINTOR BARCELONÉS

Pepe Moll de Alba comparte territorio con Goya en Italia

El artista español inaugura en la Toscana la exposición 'Romper viejos hábitos'

La muestra reflexiona sobre la transición entre un tiempo viejo y el que está por llegar

El pintor Pepe Moll de Alba, con el Monte Santa Maria Tiberina al fondo. 

El pintor Pepe Moll de Alba, con el Monte Santa Maria Tiberina al fondo.  / EL PERIÓDICO

La exposición 'Territorio Goya', que exhibe en la provincia italiana de Perugia autorretratos, dibujos y pinturas del maestro aragonés, además de obras que le influenciaron en su juventud (e incluye unas jornadas de conferencias), acoge desde este sábado, como contraste audaz, la apuesta creativa de Pepe Moll de Alba (1966), materializada en una muestra que, con el título 'Romper viejos hábitos', conecta con Goya, uno de sus referentes, y su tiempo, «cuando lo viejo aún no ha desaparecido y lo nuevo no termina de llegar», en palabras del artista barcelonés, que opina que vivimos en una época de transición de este tipo. «¿Cómo nos podemos adaptar a lo nuevo sin perdernos del todo? ¿Cómo vamos a convivir con robots si aún llevamos pelucas rococó invisibles?», se pregunta quien ha usado una de esas pelucas como imagen central de la exposición. 

En el marco del Palacio Museo Bourbon del Monte, en Monte Santa Maria Tiberina, 'Romper viejos hábitos', reúne los cuadros que alimentaron un volumen homónimo publicado por Vegueta Ediciones. Pepe Moll, que vive parte del año en la Toscana (desde su ventana divisa el Monte Santa Maria Tiberina donde expone su obra), estudió pintura en Múnich, diseño gráfico e ilustración en Stuttgart y terminó su formación artística en Roma. Director artístico de Alba Editorial, ha diseñado más de un millar de cubiertas de sus libros, que lograron el Premio Nacional al Libro Mejor Editado y han sido expuestos en la Biblioteca Nacional de Madrid.

​Las luces en la pintura

Lo más importante como pintor, señala Moll, es la luz: «Las luces de los lugares en los que he vivido, aquellas que lleva uno dentro. En mi caso, sería la luz de Barcelona, de Canarias, de Múnich, de la Toscana y de Umbría. La luz atlántica y la luz mediterránea, de esa mezcla vengo yo».