Ir a contenido

ENTREVISTA

Amaia: "La música es para lo que valgo. Nunca he tenido un plan b"

La joven cantante lanzará en septiembre su primer disco y a partir de octubre comenzará gira, aunque hará un aperitivo en agosto en Porta Ferrada

Beatriz Martínez

Amaia Romero, fotografiada en EL PERIÓDICO

Amaia Romero, fotografiada en EL PERIÓDICO / XAVIER GONZÁLEZ

El lanzamiento del primer disco de Amaia Romero, la triunfadora de la edición de 'Operación Triunfo' 2017, se ha convertido en uno de los acontecimientos musicales más esperados de la próxima rentrée. La joven promesa ha dedicado su tiempo a componer los temas y a definir su estilo. Quizás por eso, durante el proceso cambió de productor, de Raúl Refree (que contribuyó al lanzamiento de Rosalía y a la confirmación de grandes nombres como el de Silvia Pérez Cruz) a Santiago Barrionuevo, del grupo de rock argentino Él mató a un policía motorizado. El álbum ‘Pero no pasa nada’ contendrá diez temas, entre ellos los singles ya presentados, ‘El relámpago’ y ‘Nadie podría hacerlo’. A partir del 5 de octubre, comenzará la gira de presentación, que pasará por el Liceu de Barcelonael 22 de diciembre, aunque durante este verano la artista ofrecerá un aperitivo que incluye una cita catalana en Sant Feliu de Guíxols, en el Festival Porta Ferrada el 11 de agosto, en un singular programa doble con Los Hermanos Cubero.

¿Siente vértigo ante la salida del disco?
Ahora estoy mejor, porque lo más difícil ya se ha hecho, que han sido las canciones y todo el proceso hasta llegar a la grabación el disco. Estoy más tranquila porque se ha terminado y ya no se puede cambiar nada. Saldrá en septiembre y pase lo que pase, va a estar bien. Ahora estoy más preocupada por los conciertos, porque voy a presentar las canciones del disco. Y eso. Muy bien, la verdad.

Será la primera vez que sus fans escuchen las nuevas canciones, eso no suele ser habitual.
Bueno ya… es verdad. De hecho, me daba un poco de miedo cantar las canciones en los conciertos antes de que saliera el disco. Pero bueno, yo creo que todo tiene sus pros y sus contras.

También se trata de su primera gira en solitario, ¿cómo la afronta?
Me da bastante respeto, pero bueno, es algo que me encanta hacer, disfruto el directo un montón. Además, me gusta mucho la banda que me acompaña, con la guitarra de Núria Graham, que también hace cosas en solitario muy chulas.

¿Le ha afectado de alguna manera la presión que se ha generado a su alrededor en el último año y medio?
Bueno, hubo un momento en el que estuve un poco agobiada. Era la primera vez que hacía un disco y no sabía muy bien cómo hacerlo porque no tenía experiencia. Pero no sé, yo creo que es normal sentir esa presión. Me he dejado aconsejar bastante, pero también he podido decidir yo todo, y eso me alegra bastante. Y en cuanto a las opiniones… depende.Hay algunas que me dan como rabia, pero en general tampoco me afectan mucho.

¿Siempre ha tenido claro lo que quería y lo que no quería a la hora de enfrentarse a este primer álbum?
Qué va, de hecho, nunca se tiene claro del todo, ¿no? Porque hay tantas formas de hacer las cosas que al final… no sé, hay muchas formas de hacer las cosas. Y es difícil decidir cuál es la mejor. Al final, nada está bien o mal, siempre hay extremos, siempre hay gustos diferentes para todo. Y no pasa nada. Habrá a quienes les parezca guay y a quienes les parezca fatal, como pasa con todo.

¿Se considera parte de una generación musical? ¿Se siente próxima a algún género o estilo?
Pues no lo sé, la verdad… no sé qué decirte. Supongo que sí formo parte de una generación, pero hay un montón de artistas que me gustan, no solo de ahora, sino también de antes. Todavía no me he decidido por un único estilo. El hecho de que haya sacado ahora esto, no significa que vaya a hacer lo mismo siempre.

¿Cuándo empezó a componer las canciones del disco y cómo se sintió durante ese proceso?
Empecé a componer el verano pasado. Yo quería tomármelo con calma, no hacerlo rápido y mal. Al principio me costaba un poco, pero le fui cogiendo el gusto. Al final, todo es cuestión de práctica. Tenía muchas inseguridades y fueron desapareciendo. Las últimas canciones me han salido súper rápido.

¿Cómo ha sido su inmersión en la industria discográfica?
Hay puntos bastante oscuros que me dan un poco de miedo, porque yo al final quiero controlarlo todo, y claro, es que hay muchas cosas que no las puedo controlar porque no tengo conocimiento sobre ellas. Pero bueno, siempre quiero seguir aprendiendo.

En ese sentido, ¿se deja aconsejar?
Hay cosas que las tengo más claras a nivel artístico, pero hay otras en las que no me queda más remedio que dejarme aconsejar, porque al final yo no sé cómo funciona este mundo, acabo de empezar.

Por ejemplo, usted gestiona sus redes sociales. ¿Son una fuente de diversión o cree que pueden volverse en su contra?
Las utilizo un poco para todo, yo creo que son necesarias. Me gusta Instagram, a veces lo utilizo para cotillear a gente, a veces para subir cosas relacionadas con la promoción o cosas que me apetecen.

¿Cómo lleva que se inmiscuyan en su vida privada?
Al principio se me hacía raro, como que no me acostumbraba. Pero yo creo que eso se va relajando más, normalizando un poco a poco.

¿Es siempre tan auténtica como parece? Es una imagen que choca con una industria en la que todos parecen construirse una máscara a medida.
Yo también intento protegerme. Muchas cosas que pienso, no las digo.

¿Cree que estamos en un momento en el que por fin se da valor a la juventud?
Yo creo que depende. Se han quitado algunos prejuicios, pero hay gente que lo ve como algo negativo. Somos una generación que está ahí, existe, nadie se la ha inventado.

¿Qué estaría haciendo si no se dedicara a la música?
Yo creo que la música es para lo que valgo. Si no estuviera dedicada a esto, estaría haciendo otra cosa, pero no sé qué sería. Nunca he tenido un plan B.