Ir a contenido

LA CITA MUSICAL DEL FÒRUM

Tame Impala, de la psicodelia al pop lánguido en el Primavera Sound

El grupo australiano desplegó su neosinfonismo con citas a sus dos recientes 'singles'

Jordi Bianciotto

Tame Impala, marejada neosinfónica en la madrugada del sábado en el Primavera Sound.

Tame Impala, marejada neosinfónica en la madrugada del sábado en el Primavera Sound. / FRANK VINCENT

La popularidad de su tercer disco, ‘Currents’, convirtió a Tame Impala en un grupo de gran formato festivalero y ahí sigue, cuatro años después, muy sujeto a aquel trabajo, el más representado en el concierto de este viernes. Empezando por uno de sus temas más celebrados, ‘Let it happen’, que abrió la sesión con su paciente ‘crescendo’ y sus invasivas marejadas neosinfónicas.

El relevo discográfico aún está por venir, pero en el camino ha lanzado la banda dos sencillos que refrescaron el ‘setlist’: las agradables ‘Patience’ y ‘Borderline’, con más teclados que guitarras y herencia, ¿herejía?, de Supertramp, con el toque de falsete de Kevin Parker como guinda del pastel. Pero Tame Impala siempre ha encontrado inspiración en el pasado: ese ‘Elephant’ con guitarras retorcidas, digno de Pink Floyd etapa Syd Barrett, y ciertas dinámicas algodonosas situadas en algún lugar entre Air y Yes.

Pero los australianos lucieron con resolución sus logros, entre ellos dos composiciones más antiguas y aventuradas, ‘Apocalypse dreams’ y ‘Feels like we only go backwards’. Ahí, el lenguaje con fondo psicodélico, a juego con las imágenes caleidoscópicas de las pantallas, se impuso felizmente al pop lánguido.