25 oct 2020

Ir a contenido

SÁTIRA POLÍTICA

La Calòrica dispara contra el populismo neoliberal con 'Els ocells'

La premiada compañía se inspira en una comedia de Aristófanes sobre la democracia para crear un montaje alocado y gamberro en la Sala Beckett

Marta Cervera

Xavi Francés en un momento de ’Els ocells’.

Xavi Francés en un momento de ’Els ocells’. / ANNA FÀBREGA

¿Son los ciudadanos realmente libres en una democracia? ¿Quién saca mayor provecho del sistema, ellos o los gobernantes? ¿Cómo combatir el populismo? ¿Qué queda de realmente democrático en las democracias occidentales? Estas son algunas de las cuestiones que plantea 'Els ocells', un montaje muy gamberro de la compañía La Calòrica que se estrena en la Beckett este jueves, donde estará hasta el 26 de mayo.

Si en su anterior y premiado montaje 'Fairfly' desnudaban el mito capitalista del emprendedor, ahora se enfrentan a los mitos de la democracia con 'Els ocells', una obra de Aristófanes que utilizan como punto de partida para denunciar el auge del populismo neoliberal.  "Tras lo ocurrido el 1-O, empezamos a hacernos muchas preguntas acerca de la democracia", explica Israel Solá, director del montaje. Y descubrieron que mucho antes que ellos Aristófanes, autor satírico de la Grecia clásica, ya había cuestionado en el siglo V a. C. el sistema democrático apenas 50 años después de su puesta en marcha con una divertida parodia de la que toman el espíritu y el título del espectáculo para crear una versión moderna que arremete contra el auge de los populismos.

La obra muestra las técnicas que utiliza el protagonista para seducir a las masas. "Los líderes populistas son capaces de hacer creer que trabajan por el bien común cuando lo único que persiguen es el beneficio propio", apunta Joan Yago, dramaturgo de la compañía. Pero La Calòrica no ha querido identificar al protagonista con un político determinado. En realidad tiene elementos de dirigentes varios y nombran a algunos como Donald Trump, Emmanuel Macron, Albert Rivera... "Nuestro protagonista representa a esa gente que busca el chollazo para hallar la manera de seguir enriqueciéndose". Pero también critican el principal fallo de la democracia: la falta de reacción de la sociedad frente a quienes abusan del poder. "Intentamos disparar contra todos y divertir", resume el director.

Pijos hartos de Europa

En la obra de Aristófanes son dos atenienses adinerados quenes deciden alejarse de la sociedad ante la ingerencia pública en asuntos privados y acaban montando su mundo ideal en las nubes, un espacio entre el cielo y la tierra donde acaban dominando a las aves, aprovechándose de sus dotes para la manipulación. En el montaje de La Calòrica Marc Rius interpreta a Pisteter, joven empresario que junto a su compañera Evèlpides (Esther López) decide abandonar una Europa para ellos demasiado controladora que no soportan. Su encuentro con un pájaro les llevará a diseñar un plan para crear una sociedad diferente con ayuda de las aves en una naturaleza que intentarán organizar a su propia conveniencia y medida que se regirá por tres principios sagrados: individuo, propiedad y competencia. Xavi Francés y Aitor Galisteo-Rocher completan el reparto.

"Respetamos la estructura de la fábula pero el 99% del texto es creación nuestra", explica Joan Yago. Si Aristófanes hacía referencias a personajes de su época, de la historia y de la mitología griega, ellos hacen lo mismo con referentes cercanos al público de hoy. "La libertad que se tomó Aristófanes nos ha inspirado para incluir todo tipo de elementos para hacer más divertida la obra y que se entienda mejor, no solo desde el texto sino desde la puesta en escena". El humor de los Monty Python, el programa televisivo 'Little Britain' y el teatro político de micro en mano conviven en este montaje que juega con el ridículo y donde los pájaros hablan. "Hemos creado un espacio y una convención que el propio espectáculo va constantemente pisando y destruyendo para que el público se abandone y se deje atrapar por esta comedia tan loca", afirma el director.