Ir a contenido

GALARDÓN DE PRESTIGIO

El dramaturgo Peter Brook, premio Princesa de Asturias de las Artes 2019

El jurado ha destacado su papel como "maestro de generaciones" y le ha considerado "el mejor director teatral del siglo XX"

Agencias / Oviedo

El dramaturgo Peter Brook, premio Princesa de Asturias de las Artes 2019. / CLAUDIO ONORATI (EFE / VÍDEO: EFE)

El director de teatro, películas y ópera, Peter Brook (Londres, 1925), ha sido galardonado este miércoles con el premio Princesa de Asturias de las Artes 2019. El jurado ha ensalzado la figura del dramaturg británico como "maestro de generaciones" y le ha calificado de "mejor director teatral del siglo XX".

El acta leída por el presidente del jurado, el director del Bellas Artes de Bilbao, Miguel Zugagaza, destaca que Brook (Londres, 1925) es "uno de los grandes renovadores de las artes escénicas" con montajes de "alto compromiso estético y social", como en su día fueron 'Marat-Sade' y 'Mahabharata'.

Según el jurado, Brook "abrió nuevos horizontes a la dramaturgia contemporánea, al contribuir de manera decisiva al intercambio de conocimientos entre culturas tan distintas como las de Europa, África y Asia". El dramaturgo inglés, añade el acta, "continúa emocionando de forma intensa a través de puestas en escena de gran pureza y simplicidad, fiel a su concepto de espacio vacío".

"Alegría caída del cielo"

Brook, que ha recibido importantes premios a lo largo de su dilatada carrera, ha acogido la noticia con agradecimiento: "es una alegría caída del cielo". "Gracias, gracias, gracias. Gracias es una palabra bonita", ha añadido antes de afirmar que "si puede", acudirá en persona a la ceremonia de entrega en Oviedo.  A sus 94 años, ha subrayado que seguirá trabajando "mientras pueda ser útil". "Si no, la vida no tiene interés", ha apuntado este polifacético artista director, escritor y actor, a quien la noticia le ha sorprendido en Suiza, donde prepara su nuevo montaje, 'Why', un cara a cara entre dos intérpretes que se preguntan por qué han consagrado toda su energía al teatro.

Larga trayectoria

El galardonado con el Princesa de Asturias de las Artes 2019 fue director de la Royal Opera House y la Royal Shakespeare Company a mediados del siglo pasado. Allí trabajó con artistas como Laurence Olivier y Paul Scolfield antes de trasladarse a París y fundar un grupo internacional de creación y teatro experimental, el Centro Internacional de Creaciones Teatrales (CICT) con el que empezó a trabajar en un nuevo espacio, Les Bouffes du Nord, convertido en teatro de referencia. "Nunca he creído en una única verdad, fuera mía o de otros. Creo que todas las escuelas y todas las teorías pueden ser útiles en determinado momneto y lugar," son las palabras con las que el creador da la bienvenida a quien consulta la web del teatro.

El trabajo de Brook se caracteriza por el mestizaje cultural, la sencillez de líneas, la utilización de elementos simbólicos y la capacidad para crear espacios con escasos elementos.  

Brook, que también ha dirigido ópera y cine, ha trabajado en escenarios de toda Europa y en países como India, Sudáfrica e Irán, entre otros. De sus obras, que abarcan casi todos los estilos teatrales, destacan títulos como 'Medida por medida' (1950), 'La tempestad' (1955) o 'La visita' (1958), además de 'El rey Lear' (1962), 'The Screens' (1964), 'Marat-Sade' (1964), 'Timón de Atenas' (1974) y 'El jardín de los cerezos' (1981), entre otras.

En 1985, y tras diez de preparación, presentó 'Mahabharata', un montaje teatral de seis horas de duración que supuso su consagración definitiva. La obra, que trajo al Mercat de les Flors fue revisada hace unos años para crear 'Battlefield', una versión más esencial que presentó en el festival Temporada Alta de Girona. Allí también ha estrenado algunas de sus últimas creaciones 'Warum Warum', 'The suit' y  'The valley of astonishment', una obra sobre los misterios del cerebro humano. En muchos de ellos ha trabajado con Marie-Hélène Estienne, su fiel colaboradora desde hace 40 años