Ir a contenido

ESTRENO

Joan y Roger Pera reviven a los Mozart, padre e hijo

El espectáculo músico teatral cuenta con dramaturgia de Sergi Belbel y música del genial compositor interpretada por la Sinfónica del Vallès

Marta Cervera

Joan y Roger Pera, en un ensayo de ’Papá Mozart’ en Sabadell. 

Joan y Roger Pera, en un ensayo de ’Papá Mozart’ en Sabadell.  / ANNA MAS

La peculiar relación entre Leopold Mozart y su genial hijo que inmortalizó el apellido familiar  han inspirado 'Papà Mozart', un sugerente espectáculo músico-teatral interpretado por Joan y Roger Pera, también padre e hijo,  junto a la Sinfónica del Vallès, dirigida por Rubén Gimeno, ex titular de la formación vallesana y con destacados solistas: Júlia Farrés-Llongueras, soprano, Carles Pachón, barítono y Carles Marigó, piano. Las cartas entre el padre y exigente maestro con su discípulo, el compositor y pianista Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), son la base de la dramaturgia creada por Sergi Belbel para esta propuesta dirigida por Miquel Górriz que este viernes se estrena en el teatre de La Faràndula de Sabadell y el sábado, en el Palau de la Música. Fragmentos de las piezas musicales que se mencionan se integran en la propuesta, un viaje al pasado que también juega con la relación entre un padre y un hijo unidos por otra pasión, el teatro.

Será un concierto tan extraordinario como singular, con teatro y música. "Es una sinfonía de emociones, a partir de la vida y la obra de los Mozart", afirma el director escénico que también ha creado una versión de cámara del espectáculo. La parte musical incluye cuatro arias y un dúo, de óperas como 'Don Giovanni' y 'Las bodas de Fígaro', así como pasajes de algunas obras como 'Sonata alla turca' y la 'Sinfonía de los juguetes'.  

Relación compleja 

Belbel ha intentado trasladar a escena la compleja figura del autor de creaciones tan célebres como 'La flauta mágica' o su 'Réquiem' y plasmar la evolución de la relación padre-hijo. Se trata de una historia de talento, y no solo el del hijo sino también el del padre que supo canalizar profesionalmente las aptitudes de su hijo y perfeccionar su habilidad. Sin él Mozart seguramente no hubiera sido el que conocemos hoy.  "Amadeus es una persona de extremos. Su padre supo dirigir la 'rauxa' del hijo hacia la música a base de rigor, disciplina y severidad". 

En sus cartas, Mozart hijo produce simpatía y rechazo por igual. "Por un lado es un hombre que quiere disfrutar los placeres de la vida: del sexo, la comida y la bebida. Quiere divertirse. Por otro, es capaz de alcanzar la cota más alta de espiritualidad". En realidad tanto él como su padre encierran mucho misterio: "Me pregunto si Amadeus no sufría alguna patología porque esa conjunción de lo más sublime y lo más grosero es impresionante" -señala Belbel-. "Sus cartas permiten descubrirle como era: compulsivo, amante de decir palabrotas, de la escatología, de la sexualidad más primitiva, del juego. Era hedonista". Aunque Joan Pera es uno de los grandes cómicos catalanes, este montaje no persigue la risa del público, aunque haya situaciones divertidas. Belbel no abusa de los gags. "El humor va unido a la historia", apunta. Surge, por ejemplo, de esa convicción que Leopold tenía sobre la genialidad de su hijo que era motivo de burla en aquella época".    

Roger Pera y Joan Pera, también han tenido una relación complicada a veces. Roger, que ya interpretó al genio de Salzburgo en el musical 'Amadeus', aprendió el oficio de actor de pequeño junto a su padre. Mozart hijo fue mostrado como un niño prodigio por su padre en todas las cortes de Europa. En cambio fue Roger Pera quien de niño tuvo que seguir a su padre en los diferentes bolos por el país. Como Mozart, él también empezó a trabajar de pequeño. "Interpretar al mejor músico de todos los tiempos es un regalo. Además hasta podré dirgir la 'Serenata nocturna' y, dirigir por primera vez una orquesta sinfónica". Ya falta poco para que cumpla ese sueño.