Ir a contenido

CRÓNICA DE MÚSICA

Stefano Palatchi triunfa 'in swing'

El popular bajo se consolida en Luz de Gas como un 'crooner' cosmopolita

Pablo Meléndez-Haddad

Stafano Palatchi, en Luz de Gas

Stafano Palatchi, en Luz de Gas / BERNAT RUEDA

Con las entradas agotadas, el bajo Stefano Palatchi volvió a llenar la sala Luz de Gas en una nueva incursión del popular cantante lírico barcelonés en el mundo del jazz. Su faceta de crooner comenzó hace un par de años consolidándose el martes con este aplaudido concierto en el que saboreó un repertorio plenamente asimilado demostrando una sorprendente facilidad para moverse con total soltura en un ámbito que está a mucha distancia de su medio habitual, la ópera. Palatchi, un gentleman con todas sus letras, derrochó simpatía y tablas llevando a su público por estándares y clásicos del jazz y del blues en sus versiones americana, francesa e italiana, tres flancos en los que conquistó con rotundidad.

Palatchi in swing es un espectáculo con una hora y media de buena música –que pasa volando– que el público vitorea, con todo detalle muy bien planteado ya que al talento, musicalidad y dominio del cantante se une un equipo de excelentes músicos encabezados por Bernat Hernández en el contrabajo como gran concertador, apoyado por un también virtuoso Filippo Fanò en el piano y en los arreglos, con Josema Martín en la batería, el hábil trompeta Matthew Simon y un potente Jordi Santanach en el saxo y clarinete.

Palatchi, como intérprete, ha conseguido dotar a su voz de los colores, el timbre y los acentos propios de este género que complementa su trayectoria artística. Una voz atractiva, aterciopelada, que construye frases largas y que sube al agudo o baja al grave sin artificios –herencia de su dominio lírico– y según sus necesidades, coronando algún tema con una impostación mixta que recuerda su cuerda de bajo y que, aplicada en las dosis justas, crea un gran efecto sobre todo en piezas tan populares como Let me try again o My way, ambas llevadas al imaginario universal con la maestría inigualable de Frank Sinatra. Con ambas versiones Palatchi puso al público en pie. Pero, lo más importante, el versátil crooner dejó claro que su repertorio no nace y muere con Sinatra, ni mucho menos, ya que en su voz revivieron con igual potencia Gershwin, Stevie Wonder, Charles Trenet, Duke Ellington, Fred Buscaglione o Renato Carosone. Una fiesta cosmopolita coronada con una deliciosa versión de The shadow of your smile y por esa My way que ya forma parte de la segunda piel del cantante.

Temas: Música