Ir a contenido

CONCURRIDO ENCUENTRO

La filosofía de Gayatri Spivak cautiva en el CCCB

La pensadora y profesora de literatura india atrae a un millar de personas en la Biennal del Pensament

El éxito del ciclo de conferencias está demostrando que los barceloneses están ávidos de debatir ideas

Marta Cervera

Aspecto de la plaza Joan Coromines durante el encuentro de Marina Garcés y Gayati Spivac para hablar de educación del futuro. 

Aspecto de la plaza Joan Coromines durante el encuentro de Marina Garcés y Gayati Spivac para hablar de educación del futuro.  / ÁLVARO MONGE

"Todos somos filósofos", reconoció el martes la pensadora y profesora de literatura Gayatri Chakravorty Spivak (Calcuta, 1942) ante el concurrido auditorio, con muchos jóvenes, montado al aire libre en la plaza de Joan Coromines. Y es que para esta reconocida defensora de la cultura, la filosofía no es un dogma. La identifica con el pensamiento que está a pie de calle y que ayuda a ver la verdad, a entender quiénes somos y adónde vamos.

Su conversación sobre el futuro de la educación junto a la filósofa Marina Garcés (Barcelona, 1973) atrajo anoche a un nutrido público tan ávido de ideas como el que el día antes acudió en el mismo lugar para escuchar un diálogo en torno al género y el cuerpo que contó con Judith Butler, entre otras. Gayatri Spivak, autora del texto poscolonialista ¿Pueden hablar los subalternos?, empezó su discurso solicitando a la concurrencia que firmara en su página web la carta solicitando la liberación del fotoperiodista Sharidul Ala y recordando el holocausto de los Rohinyá, justo después de que Garcés recordara que hace un año entraron en prisión Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, aplaudidos por la audiencia. 

Marina Garcés y Gayatri Spivak / álvaro monge

Vestida como si fuera invierno, con gorro y anorak, Gayatri Spivak habló de las muchas formas que hay de educar según su dilatada experiencia en este campo pues tanto tutela a estudiantes de posgrado en la renombrada Columbia University de Nueva York como a alumnos de primaria en zonas rurales de India. La invitada a la Biennal del Pensament, que está demostrando el interés de los barceloneses por debatir ideas, destacó la necesidad de "escuchar". Para ella la base del conocimiento reside en entender a los alumnos y para eso has de conocerlos.

Con este espíritu desde el primer momento quiso que el público de Barcelona le hiciera preguntas, aunque estas llegaron solo llegron al final. La primera, de una chica que hablaba bengalí como ella -algo que la entusiasmó-, se interesó por cuántos de sus alumnos en las escuelas indias han prosperado en sus estudios. “Ninguno ha llegado a los estudios de ciencias”, reconoció la pensadora sin pizca de tristeza en su voz, en un perfecto inglés fruto de sus estudios y de sus años en EEUU. Llegó a ese país con solo 18 dólares en el bolsillo tras comprar solo billete de ida.

"Las Humanidades no son un suplemento del mundo globalizado", señaló cuando Garcés le preguntó por el futuro de enseñanzas que para la pensadora india son claves para mantener viva "la conciencia del mundo".

Falta imaginación

Crítica con todo, empezando por ella misma, esta activista marxista y feminista explicó el fracaso de la educación en Occidente. "En Columbia tengo a muchos capaces de analizarte un libro. Pero en realidad ¡no saben leerlo!".  Su problema principal es "la falta de imaginación", indicó. En India, en cambio, sus problemas con los alumnos son muy diferentes. Allí, en las escuelas de primaria deben enfrentarse a la realidad de unas familias que prefieren tener a sus hijos de cinco años cuidando de los animales que en clase. "Los hindús, casta a de la que provengo, hemos arruinado el instinto cognitivo de los intocables. Cuesta mucho avanzar porque son muchos siglos haciéndoles creer que no valían para el trabajo intelectual y que solo servían para el manual". A pensar de ello, anima a sus esforzados profesores. "A todos les digo que se concentren en los alumnos más difíciles, porque los que son más listos sobrevivirán seguro, siempre lo han hecho".

Desafío digital

Volviendo a Occidente recordó la necesidad de potenciar el pensamiento crítico para enfrentarnos al desafío digital. "No podemos acercarnos a este mundo digitalizado con una mentalidad de 1920", destacó esta habladora mujer que hizo reir en más de una ocasión con alguna idea o anécdota. Por ejemplo, cuando explicó que en su primera visita a Barcelona a los 21 años cantó en un tablao flamenco. "Me aseguré primero de que iban a pagarme, claro". Y es que, pese a sus ideas, es una persona pragmática. Vean sino qué le recomendó a una joven estudiante interesada en cómo enfrentarse a los sistemas jerárquicos de poder, relacionándolo con el problema de gobiernos poscoloniales que reproducen aquello que derrumbaron. "Hasta que te hayas graduado no te enfrentes a tus profesores. No intentes enfrentarte a una estructura si no tienes poder o, al menos, el apoyo de otros. No lo hagas sola", le contestó Gayati Spivak. Y es que su aventura americana, recordó, comenzó justamente a raíz de un artículo incendiario contra la universidad india donde, tras la publicación de dicho artículo, no pudo estudiar.

Temas: Filosofía CCCB