Ir a contenido

REACCIONES

Salvador Alemany: "Sin Caballé el Liceu sería hoy otra cosa"

Marta Cervera

Las banderas del Liceu ondean este sábado a media asta tras la muerte de Montserrat Caballé. 

Las banderas del Liceu ondean este sábado a media asta tras la muerte de Montserrat Caballé.  / ACN / NAZARET ROMERO

El Liceu, teatro donde Caballé reinó e interpretó la mayoría de sus roles, lamentó la pérdida de la diva. Salvador Alemany, presidente de la Fundación del Gran Teatre del Liceu, ha reconocido lo mucho que la institución debe a la cantante. "Sin Caballé el Liceu probablemente hoy sería otra cosa", declaró. No es extraño que la institución ofreciera a los familiares disponer la capilla ardiente de la soprano en el recinto, algo que fue rechazado por la familia pues ella prefería "una despedida normal". Los restos mortales de Caballé estarán en el Tanatorio de Les Corts donde se realizará el funeral el próximo lunes. Allí podrá dirigirse quien quiera darle el último adiós a la diva. 

En su entierro el próximo lunes coincidirán el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, pues ambos han confirmado su asistencia al funeral.

Libro de condolencias 

Este sábado por la mañana algunos fans de Caballé se han acercado al Liceu para recordarla con ramos de flores. “Quienes quieran rendirle homenaje mejor que le lleven las flores al velatorio de Les Corts”, surgirió Alemany. El Gran Teatre, que de momento ha recogido las ofrendas depositadas, ya ha colocado a disposición del público un libro de condolencias en la entrada y dedicará a la aclamada cantante todas las funciones de 'I Puritani', ópera que abrió la temporada la noche antes de su muerte, a la memoria de Caballé.

Las banderas de la fachada del Gran Teatre del Liceu están a media asta como muestra de duelo desde este fin de semana hasta el lunes, día del funeral.

Montserrat Caballé en su último concierto en el Liceu en enero del 2013 / JONATHAN GREVSEN.

La historia del Liceu está muy vinculada a Caballé. Su fama internacional atrajo a grandes cantantes al coliseo lírico para actuar con ella. Su hermano, Carlos Caballé, representó durante una época no solo a ella sino a primeras espadas de la lírica lo que permitió contar en el Gran Teatre con las mejores voces. Caballé actuó en más de 200 ocasiones en el Liceu convirtiéndose en “una referencia para el coliseo, Barcelona y el país”. En este sentido, Joan Matabosch, exdirector artístico del Liceu y actual director del Teatro Real recordó: "Si no fuera por la Caballé, en los 70 es posible que el Liceu hubiera tenido que cerrar". Y es que, pese a algunas épocas donde hubo desavenencias, en los momentos difíciles del teatro ella siempre estuvo allí. Cuando se quemó el teatro tras el último incendio en el 1994, ofreció una emotiva actuación entre las ruinas para recaudar fondos para la reconstrucción.

Caballé forma parte de la historia del Liceu de los últimos 50 años donde interpretó casi todo su amplio repertorio. Su última actuación fue el 3 de enero del 2012, para conmemorar los 50 años de su debut attístico. Acompañada de la Orquestra y el Cor del Liceu, dirigida por José C. Collado, cantó acompañada de su hija, Montserrat Martí, y estuvo arropada por cantantes de diversas generaciones como Juan Diego Flórez, Carlos Álvarez, Joan Pons y Josep Carreras.

Tras triunfar como Elvira en 'I Puritani' la noche del viernes, Pretty Yende, discípula de Caballé ganadora del concurso Caballé de Zaragoza, recordó así a su mentora: "Fue una de las cantantes que más me animó a seguir mi corazón y a cantar repertorio belcantista. Nunca olvidaré su amabilidad conmigo y su contagiosa risa. Su hermosa voz resonará eternamente. Su muerte es una gran pérdida para el mundo de la ópera y para la humanidad."

Temas: Ópera Liceu