Ir a contenido

ESTRENOS DE CINE DE LA SEMANA

'Girl', o cuando tu cuerpo es una cárcel

El director belga Lukas Dhont relata el proceso de tránsito de una adolescente transgénero que quiere ser bailarina en la multipremiada 'Girl', que llega este viernes a los cines

Beatriz Martínez

Victor Polster, en un fotograma de Girl, de Lukas Dhont

Victor Polster, en un fotograma de Girl, de Lukas Dhont

La película belga Girl se convirtió en una de las sensaciones del pasado Festival de Cannes. Ganó el FIPRESCI, la prestigiosa Cámara de Oro, es decir, el premio a la mejor ópera prima del certamen, y el galardón a la mejor interpretación, con la particularidad de que, por una vez, se eliminó el término femenino o masculino para ser consecuentes con el espíritu de esta historia que intenta derribar tabús en torno a la delimitación genérica.

En Girl, el joven director Lukas Dhont nos sitúa a la altura de los ojos de su protagonista, una adolescente transgénero que se encuentra embarcada en el proceso de tránsito. El cuerpo se ha convertido en su cárcel e intenta canalizar toda su rabia y frustración a través de la disciplina. Quiere ser bailarina profesional, para lo que tendrá que luchar contra su propia naturaleza e iniciar un camino de sacrificio que la conducirá a la tortura física y emocional.

Tráiler de Girl (2018)

“Uno de los grandes retos fue explicar bien todo este proceso de cambio”, nos cuenta el director durante su visita al Festival de San Sebastián donde ha presentado la película en la sección Perlas. “Queríamos fijar la atención en la angustia que suponía para ella sentirse atrapada en un cuerpo que no es el suyo”.

Se trata de un itinerario duro, un proceso revulsivo y doloroso. Dhont optó por la fisicidad a la hora de plasmar la representación de ese tránsito. “Todos los adolescentes pasan por esa experiencia. Se trata al fin y al cabo de construir la personalidad. Así que para una persona trans todavía resulta más delicado”. Pero quizás lo más complicado para hacer de verdad creíble esta historia era encontrar a la protagonista adecuada. El director hizo un cásting de más de 500 jóvenes que incluían chicos, chicas y transexuales. “Algunos sabían actuar, pero no bailar y viceversa. Y cuando encontramos a Victor Polster, todo terminó encajando”.

El trabajo de Polster es realmente impresionante, pero su condición de hombre interpretando a una mujer trans podría levantar las críticas del colectivo LGTBI. “Es un tema muy delicado, pero para nosotros era más importante que pudiera representar todos los elementos de ese papel. No solo es una chica trans, es una bailarina, una hija, una soñadora, una luchadora…”.

Por el momento, la película no ha recibido muchas críticas en este sentido, pero Dhont y su guionista, Angelo Tijssens, reconocen que no todas las personas transexuales se sentirán representadas. “Pero en el fondo esto nos gusta. No queríamos hacer algo en nombre de todo un colectivo, habría sido arrogante y presuntuoso, ¿no? Queríamos hacer una historia para acercar este proceso a la gente y celebrar la excepción y la valentía de las personas que lo llevan a cabo. Hay que seguir luchando por la normalización”.

Representante belga para los Oscar

La película, será la encargada de representar a Bélgica en los próximos premios Oscar y se perfila como una de las grandes favoritas para entrar en la terna final de seleccionadas. El director nos introduce con sensibilidad y empatía en el calvario de la protagonista, casi de manera inmersiva. Sentimos su dolor y su rabia, también su fuerza para seguir adelante. Y además ofrece otra perspectiva fundamental, la de la familia que la acompaña a través de la figura paterna. “Es un rol complicado porque tiene que despedirse de una persona y dar la bienvenida a otra nueva y hacerlo desde la más absoluta comprensión, desde el amor incondicional. Buscamos un entorno que fuera solidario para centrarnos en ella y no perdernos demasiado en aquellos que la rodean, pero por supuesto son personas fundamentales a la hora de atravesar esa experiencia”.

Girl se aparta del victimismo para introducirse en la vertiente del cine que desde lo más íntimo y experiencial nos ofrece una mirada social, de tolerancia y respeto hacia un colectivo que lucha día a día por la visibilización. Por eso se trata de una película tan importante.