Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'El león duerme esta noche': el cine y sus fantasmas

Un festín no solo para los cinéfilos: es como si el mejor cine de Truffaut, el centrado en la infancia, renaciera bajo la mirada cómplice, atenta e igual de maravillada de un director japonés, Nobuhiro Suwa, para quien el cine es francés, o no es cine

Quim Casas

Tráiler de El león duerme esta noche (2018)

item

El león duerme esta noche ★★★★★

Dirección: Nobuhiro Suwa

Reparto: Jean-Pierre Léaud, Pauline Etienne, Adrien Bianchi, Louis Bianchi

Título original:  '‘Le lion est mort ce soir'

Países: Francia / Japón

Duración: 103 minutos

Año: 2017

Género: Drama

Estreno: 27 de abril del 2018

Nohujiro Suwa es un director japonés absolutamente fascinado e influenciado por el cine francés, sobre todo el de la Nouvelle Vague. Su obra es un recuerdo permanente de esta influencia, que cristaliza aún más si cabe -después de por ejemplo haber reinterpretado a su manera Hiroshima mon amoir en H Story (2001)- en su última y maravillosa propuesta.

En El león duerme esta noche, título tomado de una célebre canción popular africana de los años 30 que aparecía, por ejemplo, en El libro de la selva de Disney, cuenta la historia de un viejo actor, el fantasma que se le aparece de la joven que amó y un grupo de niños que, durante las vacaciones en una apacible localidad del sur, desean rodar una película de terror en la mansión abandonada donde se ha instalado el actor.

Este está encarnado por Jean-Pierre Léaud, pero no es el fantasma (ya que de una historia de fantasmas no aterradores se trata) del rostro icónico de la Nouvelle Vague, del cine de François Truffaut, Jean-Luc GodardJean EustacheJacques Rivette o Philippe Garrel. Es la presencia de alguien que se niega a desaparecer y transmite sus conocimientos, aunque lo haga de manera atropellada y a veces enfurruñada, a estos niños infectados del virus tan agradable de registrar imágenes y sonidos.

Tristeza sin lástima

La película tiene un evidente punto de tristeza, un cierto tono crepuscular (en esos planos iniciales en los que Léaud, durante un rodaje, no sabe como interpretar su propia muerte y recuerda los viejos tiempos de la Nueva Ola). Pero no es nostálgica ni lástima, todo lo contrario. La relación de Léaud con los niños es un prodigio de espontaneidad, como si el tono huraño del actor en la vida real quedase modificado al contacto con estos pequeños ávidos de hacer cine.

Hay también varios homenajes y recuerdos, el mejor de ellos la presencia de Isabelle Weingarten, musa del cine europeo independiente de los 70 y una de las protagonistas junto a Léaud de un filme seminal del cine francés de aquella época, La mama y la puta de Eustache.

Un festín no solo para los cinéfilos: es como si el mejor cine de Truffaut, el centrado en la infancia, renaciera bajo la mirada cómplice, atenta e igual de maravillada de un director japonés para quien el cine es francés, o no es cine.

0 Comentarios
cargando