Ir a contenido

EN EL JUZGADO DE HUESCA

Santi Vila alega ante la juez que cumplió con la legalidad catalana en el litigio de Sijena

El 'exconseller' ha declarado como imputado por presuntos delitos de desobediencia y prevaricación por negarse a facilitar el regreso de las obras de arte

El exconseller Santi Vila llegando a los juzgados de Huesca / JAVIER BLASCO (EFE)

El exconseller Santi Vila llegando a los juzgados de Huesca
Santi Vila llega a los juzgados de Huesca con el abogado Juan Segarra

/

El litigio de Sijena ha vivido este miércoles un capítulo más con la declaración de Santi Vila como investigado (lo que antes se llamaba imputado) por los presuntos delitos de desobediencia y prevaricación. Una denuncia que puso en marcha el abogado del municipio de Villanueva de Sijena y a la que se sumó la fiscalía oscense, y que acusa al 'exconseller' de negar el traslado al cenobio de los 44 bienes provenientes del monasterio depositados en el Museu de Lleida. El pleito tenía un fallo en primera instancia, dictado en el 2015, favorable a Aragón y una ejecución de sentencia que obligaba a su vuelta provisional. Algo que acabó ocurriendo el 11 de diciembre pasado con la intervención de la Guardia Civil y el amparo del artículo 155.

Vila, que ha llegado al Juzgado de Instrucción número 3 de Huesca, a las diez de la mañana, la hora marcada para tomarle declaración, ha respondido a las preguntas de la jueza y de la fiscalía pero no a las de la acusación particular. El 'exconseller' ha afirmado "que se hizo todo lo que se podía hacer" y que la ejecución de sentencia se cumplió "parcialmente". Con ello se refería a la imposibilidad de acatar la resolución judicial sin incumplir la ley de patrimonio y de museos de la Generalitat, que protege la unidad de la colección y las obras catalogadas, como lo están las 44 que custodiaba el Museu de Lleida. Las 53 que albergaba el MNAC, que forman parte del mismo litigio, no gozaban de tal protección y por eso fueron trasladadas a Sijena en julio del 2016. De ahí el cumplimiento parcial de la sentencia.

Tema politizado

El 'exconseller' ha explicado que como representante de Cultura de la Generalitat, estaba "absolutamente obligado" a cumplir la legislación catalana, y que un 'conseller' siempre debe ser "leal y consecuente" en su manera de proceder con el marco legislativo. También ha subrayado que si no había "pasado algo en las últimas horas, la legislación catalana es legislación española". Vila espera que la jueza acabe archivando el caso contra él y contra quien le sucedió en el cargo, Lluís Puig. "Creo honestamente que hemos acreditado que ajustamos nuestra conducta a derecho, tanto yo mismo como el 'conseller' Puig, y que por tanto esta es una cuestión que, lamentablemente, se ha politizado mucho", ha apuntado. "Es muy triste y lamentable que temas tan sensibles acaben en manos de los jueces, sería necesario solucionar más cosas políticamente", ha añadido.

Puig, que también está investigado y que debía declarar una hora después, no se ha presentado al estar en Bruselas. Cosa que llevará al abogado de Villanueva de Sijena a pedir este jueves una orden de detención para el 'exconseller'. La acusación particular, así mismo, considera que ambos exresponsables de Cultura actuaron de una forma "rebelde". La instrucción se prevé larga, pero en caso de que la jueza considere que hay indicios para un juicio, Vila y Puig se enfrentarían a una pena de hasta 15 años de inhabilitación y tres de suspensión de cargo público, además de una multa que podría alcanzar los 36.000 euros.  

0 Comentarios
cargando