Ir a contenido

ENTREVISTA

Raül Fernández 'Refree': "Cantar bien no significa nada"

El músico y guitarrista culmina en el Palau su gira mano a mano con Rosalía, presentación del ovacionado disco 'Los Ángeles'

Jordi Bianciotto

Una imagen promocional de Raül Fernández, alias Refree

Una imagen promocional de Raül Fernández, alias Refree

Raül Fernández responde a este diario desde Londres, donde recala su gira europea de tres semanas con Lee Ranaldo, el exguitarrista de Sonic Youth. El músico barcelonés, aliado en los últimos años con artistas como Sílvia Pérez Cruz, Kiko Veneno, Christina Rosenvinge, Josele Santiago y Els Pets, se saltará uno de los conciertos, el de Amsterdam, para actuar este jueves en el Palau con Rosalía, punto y final de las presentaciones de ‘Los Ángeles’, el aplaudido debut de esta joven cantante neoflamenca. Un recital del festival Guitar BCN con las entradas agotadas.

Cierran un ciclo que se remonta a un par de años atrás. ¡O más! Todo empezó cuando vi a Rosalía cantando en el Mercat de les Flors y un tiempo más tarde, el periodista Luis Troquel, que tuvo una corazonada, nos presentó. Durante un tiempo nos limitamos a pasar tardes juntos escuchando música, enseñándonos canciones en el ordenador de mi estudio. Así pasó mucho tiempo, sin tocar ni un instrumento. Un día le dejé el disco ‘I see a darkness’, de Bonnie Prince Billy. Empezamos a tocar la canción y ahí nos dimos cuenta de que debíamos tocar juntos.

¿Qué vio en Rosalía? Hay mucha gente que canta bien, pero eso no significa nada, lo digo de verdad, me da bastante igual, pero Rosalía, además de un timbre vocal muy bonito, tenía algo que se escapaba de la mayoría y es su criterio musical muy avanzado. Y más aún a su edad. Ha escuchado mucha música y es capaz de tomar decisiones estéticas arriesgadas, experimentales. No piensa en gustar sino que toma la decisión más conveniente para la canción. Eso me impresionó.

¿De quién fue la idea de recuperar esos cantes flamencos antiguos? Yo tenía claro, ya antes de conocerla, que quería hacer un disco de reinterpretación del flamenco. Kiko (Veneno) y Rocío (Márquez) me enseñaron el flamenco antiguo y yo ahí vi la canción más que otra cosa. No me planteé si iba a hacer flamenco, sino reinterpretar esa música popular. Pero decidimos juntos que fuera un disco conceptual sobre la muerte y ella fue la que hizo la búsqueda de los cantes con su profesor, Chiqui de la Línea.

¿Un flamenco que, cuanto más antiguo y primitivo, más moderno? Pienso que mi manera de tocar enlaza de manera sorprendente con los primeros flamencos, de los años 20, que tenían una manera de tocar más salvaje, incluso punk, más sucia y menos académica. De los actuales reivindico a Dieguito de Morón, el sobrino de Diego del Gastor, a quien veo como el que más conserva el toque de los antiguos. A muchos flamencos no les gusta porque no es especialmente técnico, pero tiene un toque espectacular.

El flamenco puede ser intimidatorio para los profanos, incapaces a veces de distinguir un palo del otro. Yo no he querido que me intimidase. Ya hay muchos guitarristas flamencos que hacen los dibujos que hay que hacer en cada momento. Eso no quiere decir que no haya respetado los compases, que son importantes, pero no me interesó saber si el guitarrista tenía que hacer esa línea o aquella. Es una reinterpretación contemporánea. Entiendo que haya flamencos que digan “¡esto no es flamenco!”. ¡Pues claro que no! El disco ha causado controversia porque ha funcionado muy bien y algunos no lo entienden. Las indicaciones de los puristas no me interesan. Cuando oigo una seguidilla antigua no puedo dejar de escuchar a Black Sabbath, veo casi un ‘drone’ ahí, y eso es lo que he querido hacer, como en ‘De plata’.

¿Qué conecta a los ángeles que sobrevuelan el disco con la ciudad de Los Ángeles? La estética de Rosalía siempre ha sido la de mezclar el flamenco con la música urbana, es la primera cantaora que está ligada con su tiempo de una manera muy clara. Le propuse yo ese título y nos gustó a los dos. Los Ángeles también es la urbe soleada en la que ocurren muchas cosas en la música urbana, es una entelequia de la urbanidad.

Ha trabajado sucesivamente con varias cantantes femeninas en torno a la canción popular y el flamenco: Sílvia Pérez Cruz, Rocío Márquez y ahora Rosalía. ¿Es una casualidad? Si miramos la cantidad de gente con la que he trabajado no diría que haya más mujeres que hombres. Pero es cierto que a nivel personal hay una línea muy clara entre ‘granada’, que hice con Sílvia, y ‘Los Ángeles’ en cómo yo toco y entiendo la música. Dos discos a dúo, proyectos propios en los que me enfrentaba a las canciones con una guitarra y ya está. La idea de ‘Los Ángeles’ viene de haber adaptado a Morente en ‘granada’. Ahí me di cuenta de que había un camino a explorar.

"La estética de Rosalía siempre ha sido la de mezclar el flamenco con la música urbana, es la primera cantaora ligada con su tiempo de forma muy clara"

Su carrera no ya como productor sino como artista, como Refree, ha dado un giro en el epé experimental de guitarra ‘Jai alai vol. 01’. ¿Se ha terminado el Refree cantautor pop? Todo está en movimiento. Quien me ha seguido ya sabe que después de ‘La matrona’, muy pop, hice ‘Els invertebrats’, que era experimental y ‘free’, y luego ‘Nova creu alta’, que era más rock… Refree no es una sola cosa, va de hacer lo que me apetece a cada momento. Ahora estoy preparando un concierto de música electrónica para el Sónar y seguirá siendo Refree. Me gustaría que cuando la gente vea un cartel anunciando un concierto de Refree fuera sin saber qué voy a hacer. Por otra parte, no tenía ganas de hacer un álbum y planteé a la discográfica comenzar una colección de discos de diez pulgadas. Este primero es de guitarra sola, pero el siguiente, en otoño, será distinto. No quiero estar ligado a un formato sino hacer un ‘work in progress’. Pero no he matado al cantautor, no.

No sé si sabrá que una producción suya, ‘Transilvania’, de Josele Santiago, fue elegida disco español del año en este diario. ¿Qué ha significado este trabajo para usted? Hacía tiempo que, cuando me preguntaban con quién me gustaría trabajar, mencionaba a Josele. Trabajamos hace años en ‘The Rockdelux Experience’ y conectamos mucho, aunque eso no quiere decir nada. Yo nunca le he pedido a nadie que me deje producirle porque me parece que es hacer la faena al revés y se rompe todo. Y con Josele hicimos un disco que le reivindica a él, lo cual era fundamental. Al hacerlo pensé que tenía que demostrar que Josele solo hay uno, que es un narrador impresionante, un muy buen compositor.

El segundo de la lista, por cierto, fue el de Maria Arnal i Marcel Bagés, a quienes se asocia a veces con su dúo con Sílvia Pérez Cruz en ‘granada’. ¿Qué le parece su disco? Me gusta mucho, aunque no he tenido todavía la oportunidad de verles en directo, estoy fuera muy a menudo. Pero espero que pasen mucho tiempo haciendo música juntos porque son un muy buen dúo. Me sabe mal cuando veo que les comparan tanto con lo que hacíamos con Sílvia, porque es muy diferente. Ellos han apostado por algo nuevo, en el disco hay más instrumentaciones… No es del todo justo que les comparen solo por ser un dúo.

Por cierto, el disco de Rosalía está firmado en solitario mientras que en los conciertos se les anuncia como un dúo. ¿Cómo es eso? En un principio se planteó que el disco saliera como Rosalía y Raül Fernández y yo dije que mejor Rosalía solo, y creo que fue una de las mejores decisiones que podíamos tomar. Yo cada vez estoy más cómodo detrás, y el disco es una cosa nueva. Y por otra parte, el directo es algo suyo y mío también, y está bien que la gente sepa que en el concierto estaré yo.

¿Tiene nuevas producciones en cartera? He producido el nuevo del grupo 77, de rock duro, ralentizándolo un poco y dándole otro aire. Estoy muy contento. Y luego, un disco a dúo con el cantautor escocés Richard Youngs. Y haré otro, también a dúo, con Cheikh Lô, tocando yo la guitarra y él cantando. Canciones africanas, muy experimental. Y pronto haremos el nuevo de Lee Ranaldo.

¿Se dispone a estar más en el estudio que en los escenarios, entonces? Sí, necesitaba frenar un poco. Me gusta estar en casa, en mi estudio, y estos años han sido vertiginosos.

0 Comentarios
cargando