Ir a contenido

CRÓNICA DE CONCIERTO

La Casa Azul, extensa lección de cultura musical

Guille Milkyway incluyó en su repertorio algunos temas de un esperado nuevo álbum que nunca acaba de llegar

Juan Manuel Freire

La Casa Azul, extensa lección de cultura musical

FERRAN SENDRA

De ídolo indie pop, Guille Milkyway, el hombre detrás del proyecto La Casa Azul, ha pasado en los últimos tiempos a inesperada figura mediática: jurado de 'Oh happy day!', colaborador del extinto 'Tips', ahora profesor de 'cultura musical' en 'Operación Triunfo'… El sábado, en Apolo (entradas agotadas), quedó claro que la edad media de un fan de LCA es más propia de maestro que de alumno. Pero, sea como sea, el público se volvió adolescente en cuanto arrancó la música. Todo funcionó, lo viejo y lo nuevo.

Porque hubo nuevo: aunque cueste creerlo, 'La gran esfera', disco anunciado y postergado desde el 2016, existe. No solo sonó el primer avance, 'Podría ser peor', como arranque del concierto, sino también una selección adicional de temas bastante prometedores, en los que se aprecia un intento de renovar sonido y acercarse a un estilizado disco-funk con toque francés. Mucha atención a 'El momento', cuyos eficaces giros melódicos y sonido futurista deberían sacar a La Casa Azul del underground. Ojalá.

Todo un espectáculo

Milkyway mira hacia el mañana en lo musical y lo estético. De nuevo, líder y banda (guitarra, batería, técnico de sonido) miran al público a través de unas gafas-casco de realidad virtual. Los cuidados visuales pueden cobrar rasgos distópicos, como con esos anuncios infantiles de los 80 que ilustran histéricamente 'El momento más feliz'. Sin necesidad de tirar la casa por la ventana, La Casa Azul ofrecen todo un espectáculo, algo que pocos proyectos pop de aquí se preocupan en contemplar.

La actuación fue, como era de esperar, una sucesión de 'hits' hipervitaminados, del 'sunshine pop' de 'Siempre brilla el sol' a la eurovisiva 'Esta noche solo cantan para mí', pasando por el frenesí J-pop de 'Los chicos hoy saltarán a la pista': en total nada menos que dos horas de lección cantada de cultura musical. El temario incluía la canción melódica, explicada por Milkyway a solas al piano, primero con una 'Yo también' desprendida de su ADN rumbero, luego con arrebatos como 'C'est fini' y 'Como un fan'. En esos momentos buena parte de los espectadores prefirió hablar a escuchar. ¡Como para ponerles un negativo!

Temas: Sala Apolo

0 Comentarios
cargando