Ir a contenido

ENTREVISTA A UN EXPERTO EN EL EXTERMINIO NAZI

Michael Berenbaum: "Es difícil que se repita el Holocausto, pero no imposible"

El comisario de la exposición 'Auschwitz' de Madrid ofrece una conferencia en Barcelona y opina que el mayor pecado fue el silencio

Anna Abella

Michael Berenbaum, investigador y experto en el Holocausto y uno de los comisarios de la exposición sobre Auschwitz.  / FERRAN NADEU

Michael Berenbaum, investigador y experto en el Holocausto y uno de los comisarios de la exposición sobre Auschwitz. 
Gafas y zapatos de víctimas en la exposición sobre Auschwitz, en Madrid. 
La exposición sobre Auschwitz, en Madrid. 
La exposición sobre Auschwitz, en Madrid. 
Detalle de un zapato de mujer, en la exposición sobre Auschwitz, en Madrid. 
La exposición sobre Auschwitz, en Madrid. 

/

Aunque en el Holocausto “no todo es gris y hubo momentos de luz y resistencia”, cuando los soldados soviéticos liberaron Auschwitz el 27 de enero de 1945, donde fueron asesinadas 1,1 millones de personas,“venían de matar, de ver la muerte de otros, de verla en la nieve en el Este, pero cuando entraron en aquel campo sintieron que era algo terrorífico, les asustó más que toda la muerte que habían visto antes”, explica en una conferencia este lunes, en la facultad de Filología de la Universitat de Barcelona (UB), Michael Berenbaum. Es uno de los comisarios de la monumental y sobrecogedora exposición ‘Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos’, recién inaugurada en Madrid, en el Centro Arte Canal, que hasta el 17 de junio reúne 1.000 piezas (600 originales) del campo de concentración en 2.500 metros cuadrados. Invitado por el Observatori Europeu de Memòries de la Fundació Solidaritat UB (que está realizando gestiones para que la muestra recale en Barcelona), es uno de los máximos expertos en el exterminio nazi, en cuyo currículo figura la dirección del Museo Memorial del Holocausto de Estados Unidos, de la comisión sobre el Holocausto de Jimmy Carter o la fundación Shoah de Steven Spielberg.

¿Puede haber en el futuro otro Holocausto? Habrá genocidios y asesinatos en masa pero el Holocausto tiene unas características particulares: duró 12 años, involucró a 24 países, su objetivo más profundo era exterminar a los judíos no solo de Alemania sino del mundo y tuvo lugar en el seno de una de las sociedades más avanzadas del momento. Eso ha marcado a la humanidad. Es difícil que se repitan esas mismas circunstancias... es difícil que se repita el Holocausto, pero no imposible.

"El odio hoy no es mayor que entonces pero ahora es más poderoso y puede llegar a millones de personas a través de las redes sociales"

¿Es suficiente seguir rescatando la memoria y contar lo que fue el Holocausto para evitar que se repita? Es importante pero no suficiente. Esperemos que recuperando el pasado se genere un activismo en el presente y que personas que puedan frenarlo lo hagan. Hace falta energía para luchar contra el fascismo y el extremismo y por los derechos humanos, para que no pasa más, y si pasa, que al menos no sea por nuestro silencio. Recordar la memoria no solo tiene que ver con el pasado sino que es un compromiso con el futuro.

Trajes de los prisioneros, en la muestra de Auschwitz, en Madrid /EFE / EMILIO NARANJO

Se calló demasiado durante el nazismo. El pecado mayor es el silencio. No solo son culpables los asesinos sino también los que callaron, los que observaron y no hicieron nada ni denunciaron. ‘Cuando vinieron a por mí ya no quedaba nadie para denunciarlo’, dice el poema. Los inocentes se sienten culpables y los culpables se creen inocentes. Las víctimas por haber sobrevivido y las terceras generaciones de alemanes, que no mataron a nadie, se sienten hoy responsables, pero muchos gobiernos como los de Lituania, Hungría o Polonia o Francia quieren negar su responsabilidad. Para avanzar hay que enfrentarse a nuestro pasado. Para mirar hacia delante son necesarios los memoriales, los museos..., para conocer el pasado y tener fundamentos para entender el futuro

Los movimientos ultras y neonazis viven un preocupante auge en Europa y Estados Unidos y en la exposición de Madrid sobre Auschwitz se han recibido amenazas y mensajes de odio desde las redes sociales. ¿El mal sigue ahí? Sí, está ahí. Lo que pasa en nuestra sociedad es que ya no se tiene vergüenza de decir las cosas que se piensan en voz alta y de compartirlo con un click en las redes. Haces un click y tu comunidad virtual, la gente que piensa como tú, lo recibe amplificado. El odio hoy no es mayor que entonces pero ahora es más poderoso y puede llegar a millones de personas. Ya no se sienten incómodos al expresar su odio en 140 caracteres.

Zapato y calcetín de un niño asesinado en Auschwitz, en la muestra de Madrid /PAWEL SAWICKI-AUSCHWITZ-BIRKENAU STATE MUSEUM-MUSEALIA

¿Qué pieza de la exposición de Auschwitz cree que puede impactar más al visitante? Son importantes las voces de los presos del Sonderkommando, que se ocupaban de los cadáveres en el crematorio. Pero hay una que creo que es extraordinaria por lo que simboliza. Un zapato con su calcetín de un niño o niña de uno o dos años. Se halló en el suelo. Debieron de quitárselo antes de que fuera asesinado.

0 Comentarios
cargando