Ir a contenido

LA BANDA SONORA DE LOS INSTITUTOS

PAWN Gang, la mafia del trap catalán

La banda barcelonesa publica su primer disco "físico" después de que sus canciones cosechen millones de reproducciones en Youtube

Ignasi Fortuny

Cinco de los seis miembros de la PAWN Gang, de izquierda a derecha, Willfree, Yung Mare, Goodjan, Monrra y Teuma.

Cinco de los seis miembros de la PAWN Gang, de izquierda a derecha, Willfree, Yung Mare, Goodjan, Monrra y Teuma. / XAVIER GONZÁLEZ

Si usted tiene hijos adolescentes, es probable que haya escuchado cómo retumban en sus teléfonos móviles canciones en un idioma poco inteligible a oídos de un adulto. Puede, también, que haya visto cómo sus hijos se relacionan con sus amigos en una extraña jerga derivada del catalán. De ser así, estos jóvenes siguen la doctrina de la autodenominada "mafia catalana" (musical, cabe añadir). Aunque, como todo lo que rodea a este colectivo, esta definición no hay que tomársela al pie de la letra. Ellos son la PAWN Gang, acrónimo que significa Pretty Ass White Niggas (algo así como La Banda de los Negratas Blancos con el Culo Bonito), y son la banda sonora de muchos patios de instituto.

"No todo lo que decimos es literal; cuando nos conoces ya ves que no somos una banda de criminales, somos gente normal", defiende, para suspiro de madres y padres, Monrra, uno de los seis integrantes del grupo. "Creo que nos ven como los malotes que quisieran ser", añade Goodjan. La alineación de la PAWN Gang la completan Teuma Thug, Yung Mare, Lil Guiu y Willfree, todos en la veintena.

Catalunya es 'trapera'

Ahora llevan ya más de cinco años haciendo trap, un género derivado del rap surgido en EEUU y que ha arraigado con fuerza en España como fenómeno musical y también social. De Catalunya han salido muchos de los artistas que dominan el estilo y sus ramificaciones. Muestra de ello son los miembros del colectivo PXXR GVNG (ahora Los Santos), Yung Beef, Kaidy Cain y Khaled y los hermanos Kinder Malo y Pimp Flaco, así como Blondie y La Zowi, referentes femeninas del trap hecho aquí. Todos ellos cantan en castellano y sus temas acumulan millones de reproducciones en las plataformas digitales con un público casi exclusivamente joven.

La PAWN Gang, sin embargo, lucha desde el primer día desde la trinchera del trap en catalán, algo aún poco frecuente en el género. De hecho, básicamente se reparten el pastel con Bad Gyal, que utiliza este idioma en buena parte de sus canciones, aunque ella huye de la etiqueta trap y se sitúa en la del dancehall. "Nosotros fuimos los primeros en hacer trap en catalán", reivindica la PAWN Gang. "Nos salió natural, con letras menos forzadas, y nos podíamos expresar mucho mejor", apunta Teuma. Aunque más que catalán, lo suyo es una lengua propia. "En el grupo de Whatsapp que tenemos, nuestra mánager muchas veces no nos entiende".

Como banda musical, PAWN Gang nació a finales del 2011. "Escuchábamos un tipo de música que aquí no se hacía, y la idea era hacerla nosotros para poderla escuchar", explica Monrra. Y con "un micro del chino" y el sagrado y vital 'autotune' (un procesador que permite distorsionar la voz), empezaron a grabar y a compartir en Youtube sus canciones, que rápidamente fueron sumando millones de reproducciones. Ahora dan el salto al mercado discográfico tradicional publicando un disco "en formato físico" ('Pretty Ass White Niggas', Kirk Music) que saldrá a la venta la próxima semana. Y lo hacen a su manera: "Si nos tienen que decir cómo tenemos que hacer las cosas, no las hacemos". Un proyecto que querían "tachar de la lista" y que han compatibilizado con sus vidas y trabajos, pues ningún miembro se sustenta con la música. "Si fuésemos tres, a lo mejor podríamos vivir bien de esto", señala Willfree.

Drogas, sexo y trapicheo

Las canciones de la PAWN Gang, como las del resto de grupos de trap, dan vueltas a la vida cotidiana a través de "una exageración muy basta de la realidad". Drogas, sexo, trapicheo, piques, amor y otros narcóticos. "Lo que quieren los 'nais' (chicos)", puntualizan. "De hecho, lo nuestro contenido se parece mucho al rock and roll: contamos historias macabras, de drogas, de sexo... Hay un punto de personaje, dejamos ir al animalito que llevamos todos dentro", reflexiona Mare. "Hay mucha ironía y mucha broma en nuestras canciones", añade Monrra. Por ello han recibido muchas críticas y algunas de sus letras han sido tildadas de machistas. "Cuando decimos 'puta', no nos referimos a una mujer; puede ser un hombre, una cosa… Es la traducción del 'bitch' del rap", apunta Willfree. "Nuestro nombre lo dice: nos gusta cargarnos los géneros, las razas…, y nos cargamos el género cuando decimos 'puta'", añade Mare.

Los integrantes de la PAWN se conocen desde el instituto, donde ahora cosechan gran parte de su público, aunque también cuentan con seguidores de mayor edad. Es por eso, por su arraigo entre los jóvenes, que 'La Marató' de TV-3, que este año trata sobre las enfermedades infecciosas, les pidió un tema para divulgar esta problemática sanitaria entre sus seguidores. Será otra oportunidad para darse a conocer entre el gran público, como la que tuvieron el pasado mayo cuando colaboraron con Manel (una mezcla de agua y aceite) en la canción 'Io cumpateshu'. 

Kinder Malo y Pimp Flaco llevan el género a la gran pantalla

De Youtube a las salas de cine. Los hermanos catalanes Kinder Malo y Pimp Flaco, figuras del trap en castellano (más de 100 millones de reproducciones en su canal), han compuesto el tema principal de la banda sonora de la producción de Zeta Cinema 'Algo muy gordo', dirigida por Carlo Padial y protagonizada por Berto Romero, que se estrenó este viernes. En una semana en Youtube, la canción, 'Laberinto de amor', ya lleva más de medio millón de escuchas.


Surgido en Estados Unidos a principios del 2000, con una fuerte presencia en Chicago, el trap ha ido incorporándose poco a poco al mercado de la música como nuevo ritmo creado a partir de bases electrónicas, sintetizadores y uso y abuso del 'autotune'. Con las plataformas digitales, Youtube o Spotify, como laboratorio y rampa de salida, los artistas españoles surgidos del movimiento trap se han ido abriendo camino. Primero, haciéndose un hueco entre los jóvenes, para más tarde asentarse en la 'playlist' de muchas discotecas, estar muy presentes en algunos de los festivales más importantes de España e, incluso, firmar por grandes sellos discográficos y llegar a la radiofórmula. Y, ahora, el cine. ¿Veremos un tema de trap entre los candidatos al Goya a la mejor canción?

Temas: Trap Música

0 Comentarios
cargando