Ir a contenido

FESTIVAL TEMPORADA ALTA

Alain Platel, la esencia de la danza

El venerado coreógrafo belga presenta 'Out of context. For Pina' en el Teatre Municipal de Girona

Marta Cervera

Escena de Out of context-For Pina, de Alain Platel, eNn el festival Temporada Alta.

Escena de Out of context-For Pina, de Alain Platel, eNn el festival Temporada Alta. / B. MUELLER / P. KOROLEVA / C. VAN DER BURGHT

Alain Platel (Gante, 1959), venerado coreógrafo belga creador de los Ballets C de la B, regresa a Temporada Alta con una de sus producciones más singulares: 'Out of context. For Pina'. El Teatre Municipal de Girona acoge el jueves y el viernes esta obra, la única de sus piezas que se ha mantenido en activo desde el nacimiento en 1984 de su compañía, gran referente de la danza contemporánea. "Nunca antes había tenido obras en repertorio. Nuestra compañía suele trabajar dos años con una pieza y dejarla después para hacer otra cosa", explica Platel. "Los bailarines me pidieron poder seguir bailando 'Out of context'. Les interesaba experimentar cómo envejecían con esta obra, algo que me gustó. Además, muchos eran 'free lance' procedentes de países muy diferentes y para ellos era una forma de poder reencontrarse una vez al año aproximadamente".

El coreógrafo también tiene muchas ganas de volver a reunirse con ellos, esta vez en Girona, donde el público ya conoce sobradamente a Platel. El año pasado, los Ballets C de la B impactaron con 'Nicht schlafen' y anteriormente habían presentado obras tan diferentes como 'Gardenia' y 'Coup fatal'.

Un proyecto especial

'Out of context' ha sido un espectáculo especial desde el principio. No solo porque es el único que se mantiene vivo, sino por su accidentada concepción. "La obra fue un encargo de Gérard Mortier", dice en referencia a su fallecido compatriota, exdirector artístico del Teatro Real, de la Monnaie de Bruselas y del Festival de Salzburgo cuyo atrevimiento y pasión revolucionaron el mundo de la ópera. Mortier propuso a Platel quea montara algo con su compañíaa para el MET de Nueva York. Cuando el coreógrafo ya tenía a todo el equipo reunido y listo para inciar esta nueva aventura, Mortier le comunicó que había rechazado la dirección del MET y, por tanto, cancelaba el encargo.

"Me encontré con todo el equipo de bailarines pero sin medios ni un lugar donde representar la pieza". Aun así, decidieron seguir adelante. Empezaron a ensayar con lo puesto. "No había idea ni posibilidad de decorado, vestuario o música en vivo. Tenía que ser un espectáculo lo más puro posible. Además, nacía sin un contexto, de ahí el título del espectáculo", apunta. Al coincidir el proceso con la muerte de Pina Bausch en el 2009, decidieron dedicarlo a la mítica coreógrafa alemana. "Es curioso, porque la gente piensa que hay movimientos y guiños a Pina en la obra, y puede ser, porque es una de mis influencias, pero no es algo buscado".

Antes de dedicarse a la danza, Platel fue psicopedagogo, y en sus obras destacan la fuerza del movimiento y la gestualidad extrema como transmisores de emociones profundas.  En esta ocasión, buscaba un nuevo tipo de lenguaje. "Realizamos mucho trabajo de investigación. Empezamos con meses de improvisación muy abierta. En los ensayos probamos diferentes formas de lenguaje físico hasta crear una especie de danza bastarda que después hemos desarrollado en otras piezas". Todo vale si transmite emoción, ya sean espasmos o tics.

Al final, la ausencia de contexto sirvió para materializar muchas cosas y crear uno propio a partir de elementos básicos. Los bailarines optaron por deshacerse de su ropa y utilizar unas mantas de yoga rojas que había en el estudio. Así, con lo más mínimo, surgió una creación sorprendente ovacionada durante 15 minutos en su estreno en el Festival de Aviñón en el 2010. "Una vez acabada, pude ver el puzle completo. La obra es una composición físicia y psicológica. En ella veo refelejada la historia de la humanidad en una hora y media". 

La música popular del cantante argelino Khaled se integra en una banda sonora ecléctica que también incluye las famosas interpretaciones de Bach de Glenn Gould, arias de Vivaldi cantadas por la mezzo Cecilia Bartoli y hasta canciones pop interpretadas por los bailarines.  "Lo más curioso es que en este espectáculo surgido de cosas muy diferentes, todo acaba teniendo una unidad. ¡Es un espacio donde todo es posible!"

"La diferencia entre valones y flamencos es mucho mayor que entre españoles y catalanes"

Alain Platel

Coreógrafo belga

Platel, que también ha visitado regularmente Barcelona con sus montajes, está al tanto de la situación en Catalunya. "Me incomoda el apoyo de grupos de extrema derecha y derecha de mi país que ha recibido su presidente, porque aquí [en Catalunya] el independentismo es más de otro color político", apunta este creador acostumbrado a diseccionar las contradicciones del ser humano en sus espectáculos. "Una parte de la lucha catalana tiene que ver con la evolución de la democracia en España", añade. "Bélgica es un experimento surgido del compromiso de unir a pueblos muy distintos. Las diferencias entre nosotros son mucho más grandes que entre españoles y catalanes. Y además, hay que contar también con todos los emigrantes: en mi país tenemos hasta 150 comunidades diferentes". 

El momento actual le resulta "fascinante". "Toda mi vida he visto cómo se ha luchado para eliminar las fronteras, algo que también está muy presente en mis trabajos. Sin embargo, ahora hay quienes luchan para defininirse de nuevo a nivel nacional, para tener una identidad clara". Él, que utiliza tres o cuatro idiomas a diario, dice no creer en banderas e ni himnos. 

0 Comentarios
cargando