Ir a contenido

RECONOCIMIENTO

Rayco Pulido se alza con el Premio Nacional de Cómic gracias a 'Lamia'

El autor de 'Nela' logra el galardón con una crónica negra ambientada en la Barcelona de los años 40

Anna Abella

Viñeta de Lamia, de Rayco Pulido. 

Viñeta de Lamia, de Rayco Pulido. 
Página de Lamia, de Rayco Pulido. 
Página de Lamia, de Rayco Pulido. 
Página de Lamia, de Rayco Pulido. 
Página de Lamia, de Rayco Pulido. 

/

‘Lamia’ es una crónica negra en la Barcelona de los años 40 protagonizada por una mujer de 32 años embarazada que trabaja en la radio de la posguerra. Con esta historia oscura y trágica Rayco Pulido se ha alzado con el Premio Nacional de Cómic 2017, dotado con 20.000 euros. 

El jurado del galardón que concede el Ministerio de Cultura ha elegido esta obra por "su capacidad de innovación formal y estética, que aprovecha el andamiaje de una historia de género negro para relatar una parte de nuestro pasado, y por su tratamiento del papel de la mujer en dicho periodo".

“Es una alegría enorme que te valoren”, responde un aún abrumado Pulido tras conocer el premio, al teléfono desde Canarias, "cerquita de la playa", donde vive y trabaja como profesor. “Acabo de empezar las clases y tenía el cómic algo parado pero ahora seguiré buscando ideas para sacar al menos un par de libros más”.

Pulido se inspiró en el histórico consultorio de Elena Francis de Radio Barcelona para la historia negra de ‘Lamia’, sobre la que "no hay que desvelar demasiado para no caer en ‘spoilers’ ni destriparla", alerta, pero en la que sí se puede contar que, además de la joven Laia, hay un detective privado (Mauricio ‘Herr Doktor’) y un asesino sanguinario, mentiras y farsas.

El cómic le llevó tres años de trabajo delante del pupitre de dibujo, recuerda sobre un libro que tiene “muchos giros, poco texto, un par de sopresas y es muy visual”. “Tenía un final y varios elementos. Tenía un personaje femenino y por entonces leía mucha novela negra. Y con esas ideas empecé a apuntar posibles escenas. Pero al oír hablar del consultorio de Elena Francis, eso fue el pegamento que hacía que el engranaje funcionara. El programa, que se hacía en Radio Barcelona me ubicó también el lugar y la época”, explica Pulido, que vivió siete años en Barcelona después de estudiar Bellas Artes en la UB, lo que le ayudó a documentar la ciudad.

La Iglesia y la mujer

“En aquellos años era casi una religión tener la radio encendida con aquel consultorio sentimental y de belleza que encubría la moral de la iglesia de la época”, señala. Con sus consejos se intentaba moldear cómo debían ser las mujeres en el franquismo. Por ello el “personaje femenino es el motor de la historia, como lo era la protagonista de ‘Nela’, basado en el personaje de Pérez Galdós. Tiene mucha determinación y le preocupa lo que a cualquier mujer de su edad, tiene 32 años, está casada y no tiene hijos y por ello siente la presión social por no ser madre, presión que aún hoy se deja sentir. Ella hará lo que sea para cumplir lo que desea”.

Mito de la vampiresa moderna

El título de ‘Lamia’ se refiere a un mito grecorromano antecedente de la vampiresa moderna, una amante humana de Zeus que la celosa diosa Hera convirtió en un monstruo mitad mujer y mitad serpiente. 

‘Lamia’ (Astiberri), que hace pocos días ganaba el Premio de la Crítica, organizado por la revista ‘Dolmen’, como mejor guionista nacional, ha sido en gran parte realizado en Francia al ganar Pulido una residencia de Acción Cultural Española en la Maison des Auteurs de Angulema.  

Rayco Pulido (Telde, Gran Canaria, 1978), licenciado en Bellas Artes por la Universitat de Barcelona (UB), alterna la docencia con el dibujo de cómic. En 2004 empezó a publicar historietas largas, primero como dibujante y luego como autor completo. Antes de ‘Lamia’, su tercer trabajo en solitario, ha publicado los cómics ‘Nela’ (en Astiberri, sobre ‘Marianela’, de Benito Pérez Galdós) y ‘Sin título 2008-2011’ (De Ponent). Como dibujante, cuenta con ‘Final feliz’, con guion de Hernán Migoya, y ‘Sordo’, junto al guionista David Muñoz (ambas en De Ponent).