Ir a contenido

LA GRAN CITA DONOSTIARRA DEL CINE

Carlos Saura, a pesar de sí mismo

Felix Viscarret presenta fuera de concurso el documental 'Saura(s)', reflexión sobre el cineasta a través de conversaciones con sus hijos

Nando Salvà

Fotograma del documental Saura(s), de Félix Viscarret

Fotograma del documental Saura(s), de Félix Viscarret

"No me gusta vivir del recuerdo; he hecho más de 40 películas y hago todo lo posible por no verlas. Hay que vivir del presente y proyectarse al futuro”, confiesa Carlos Saura en un momento de 'Saura(s)', que Félix Viscarret ha presentado este sábado fuera de concurso en el certamen donostiarra y en que reflexiona acerca de la vida y la obra del maestro aragonés a través de una serie de conversaciones con quienes mejor lo han conocido: sus hijos.

Desde las primeras escenas de la película, Saura se muestra como un objeto de estudio en todo momento amable pero también agresivamente reacio. Como resultado, el documental es una fascinante batalla de voluntades: por un lado Viscarret trata incansablemente de que su protagonista se abra a él, que le cuente recuerdos de infancia y sentimientos personales. Por otro, Saura muestra un empeño raya lo maniático en proteger su propia intimidad.

Toda la película se nutre de ese tira y afloja. La cámara de Viscarret hurga incansable en el despacho de Saura, cuyas paredes permanecen recubiertas de dibujos y fotografías. El director de 'La caza' empezó a documentar su vida en imágenes cuando, a los 8 años, se enamoró por primera vez. "Era una niña muy guapa, y quise hacerle una foto". Para ello, recuerda, le robó una cámara a su padre. "Revelé la foto y se la mandé a la niña con un mensaje: Te quiero".

Su papel de padre

Asimismo, tras encontrar pistas del modo en que Saura cultivó de niño su necesidad compulsiva de narrar -"mi padre era un hombre de gran imaginación que nos contaba cuentos estupendos"-, Viscarret explora su extensa filmografía en busca de pistas biográficas. El aragonés revisa junto a sus hijos fragmentos de títulos como 'Deprisa, deprisa', 'El dorado' y 'La prima Angélica; explica anécdotas de 'Carmen' -"yo pensaba que no la iba a ver nadie, y casi ganó el Oscar"- y de 'Boda de sangre -"el productor francés me pidió que no la hiciera, porque sería el final de mi carrera"-, y muestra algo de rubor cuando su hijo Adrián le reprocha que no le pusiera sus películas cuando era niño.

Carlos Saura no ha sido un padre perfecto. "He sido un desastre, nunca he dicho a mis hijos lo que tenían que hacer", reconoce él mismo en 'Saura(s)'. A él, añade, le educaron igual. "Le gusta la soledad. Si vas a verlo hace una pausa por ti pero sabes que lo único que quiere es volver a quedarse solo", dice de él Diego, fruto de su matrimonio con Mercedes Pérez. "Le conozco poco. No tengo malos recuerdos de él, y cuando vas a verlo es simpatiquísimo. Pero sabes que en cuanto te vayas no te va a llamar", opina por su parte Shane, que vive en Estados Unidos y es el único de la familia que no dedica su vida a la imagen. "Pero siempre ha estado ahí cuando yo lo he necesitado. Algunos de mis mejores consejos durante mis rupturas me los dio él", matiza Antonio. "Tiene la apariencia de un hombre frío e insensible, pero hay que conocerle", sentencia finalmente Ana, la más joven del clan. "En realidad todos los Saura somos así". 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.