Ir a contenido

David Bestué divide a Madrid en su exposición 'Rosi Amor' del Reina Sofía

EuropaPress

El Espacio 1 y la Sala de Bóvedas del Museo Reina Sofía acogerán hasta el próximo 26 de febrero la exposición 'Rosi Amor' del artista David Bestué, una mirada a Madrid con una presencia relevante de la escultura y en la que la ciudad queda dividida en norte y sur, "una zona corporativa y la otra existencial", tal y como ha explicado el autor.

Mediante técnicas como el corte láser o la reutilización de materiales de distintas épocas, la idea de Bestué gira en torno a las diferencias dentro de la propia Madrid, atendiendo a su arquitectura y espacios. Así, en la primera sala, la del norte, los objetos se relacionan "con el poder o las corporaciones".

"Aparecen fachadas, escaparates...un ambiente mucho más frío y una estética asociada al 'photoshop'", ha señalado Bestué, para quien estas imágenes están "hechas para distraer al ojo más que a la cabeza". Un gato subido a un mueble o otros objetos que simulan una oficina pretenden recordar a espacios de Las Tablas o Sanchinarro.

Por el otro lado, una sala que evoca a Vallecas, con "una influencia máxima" del sur madrileño. "Hablo de lo que se deshace, del yeso o la harina o de Valdemingómez, donde todos los materiales terminan fundiéndose con el paisaje", ha explicado el artista.

En cualquier caso, Bestué ha recordado que en su trabajo tiene una función predominante el lenguaje --de ahí algunos recipientes como metáforas de "palabras que se llenan de significados"-- y que la forma de los objetos es "la excusa" y el material "es lo auténticamente real".

Así, gran parte de las piezas recogidas en la exposición están formadas por materiales de lugares relevantes. Por ejemplo, la pieza 'Manzana de ceniza del 11-S sobre un taburete con partículas del muro de Berlín' usa materiales de esos lugares concretos y que recuerdan los acontecimientos que allí sucedieron.

La tercera sala será como "un descenso a un lugar pesado, cerrado", en palabras del director del museo, Manuel Borja-Villel. "Esta exposición reinterpreta el legado histórico, la idea de la Historia como algo afectivo", ha apuntado Borja-Villel.

'Rosi Amor' se complementa con '00.00h', una escultura situada en el exterior del museo que se activa durante un corto periodo de tiempo en el momento del cambio del día.

0 Comentarios
cargando