Ir a contenido

FESTIVAL

Brillante balance de la 25 Schubertiada de Vilabertran

La interpretación de la integral de los cuartetos de Beethoven del Quartet Casals y la calidad de las estrellas del lied marcan una edición con el 83,5% de ocupación

César López Rosell

El Quartet Casals, en la Canònica de Santa Maria de Vilabertran.

El Quartet Casals, en la Canònica de Santa Maria de Vilabertran.

Con dos brillantes conciertos de piano a cargo de Nicholas Angelich y Javier Perianes, y las actuaciones de la Camerata 432, dirigida por la violinista Muriel Canteruggi, y el Cor de Cambra de la Diputación de Girona, concluyó el pasado fin de semana  la 25ª edición de la Schubertiada de Vilabertran. La muestra, que ha ofrecido un balance artístico de una calidad excepcional con hitos como la interpretación de la integral de los cuartetos para cuerda de Beethoven a cargo del Quartet Casals y el desfile de grandes figuras del lied, ha registrado un 83,5% de ocupación y ha mantenido la línea de incremento de público iniciada en la edición anterior, en la que la afluencia aumentó en un 27% y que este año se ha traducido en un 8% más de venta de entradas.

Los acuerdos internacionales con el Wigmore Hall de Londres, la Schubertíada de Schwarzenberg y el Heidelberger Frühling de Alemania han contribuido también a atraer a nuevos espectadores, sobre todo el Alemania y Holanda, que han viajado exclusivamente para asistir a los recitales, además de incrementar en un 25% el público procedente del sur de Francia. Consolidado este crecimiento, el festival que dirige Jordi Roch y coordina Víctor Medem, se propone en el 2018 profundizar todavía más en un modelo basado en los grandes recitales de 'lied' combinados con la música de cámara y los conciertos de destacados solistas de piano, además de seguir dando oportunidades a los nuevos talentos.

Un gran acontecimiento

La Schubertiada ha acogido al que ha sido el gran acontecimiento clásico en formato cámara de este verano con el inicio de la interpretación por el Quartet Casals de la integral de los cuartetos para cuerda de Beethoven, que ofrecieron en cinco conciertos, rematados clamorosamente el pasado 26 de agosto. La agrupación catalana ha confirmado con el ascenso a este Everest de la música que es una de las mejores del mundo en su género. Abel Tomàs y Vera Martínez (violín), Arnau Tomàs (violoncelo) y Jonathan Brown (viola) mostraron su fidelidad a una cita en la que han estado presentes desde el primer año de su fundación como grupo. Ahora, y dentro de la celebración de su 20º aniversario, continuarán con este reto en Barcelona, Madrid, las principales capitales europeas y Tokio.

Capítulo aparte merece las selección de estrellas del lied que han dejado huella de su arte en la canónica de Santa Maria de Vilabertran, empezando por el espectacular debut del tenor Ilker Arcayürek, acompañado por un magistral Wolfram Rieger, en un concierto inaugural cargado de emociones al celebrarse el día de los atentados en Barcelona y Cambrils. La presencia del fiel Matthias Goerne junto al pianista Alexander Schmalcz, con obras de Schumann, Eisler y Wolf, volvió a ser un acontecimiento, así como la presencia de la magnética Sarah Connolly, con un variado repertorio que inició con Richard Strauss y concluyó con obras de Copland y Britten. Fue el primero de los tres conciertos respaldados por el británico Malcolm Martineau. El maestro estuvo al lado de la deslumbrante soprano Kate Royal, que también debutaba en Vilabertran, y del impactante Cristoph Prégardien, recreando con acento propio y hondura dramática el 'Winterreise' de Schubert. Poesía y música al más alto nivel.